paciente de cáncer de espaldas

Día mundial contra el cáncer

En primera persona: así ha afrontado una paciente de cáncer la pandemia de la COVID-19

Hablamos con María Dolores, una paciente oncológica, sobre estos meses complicados, en los que ella no ha perdido la esperanza. Y lanza un mensaje claro: hay que seguir apostando por la investigación

por Pilar Hernán

Llegamos a este 4 de febrero, Día Mundial de la lucha contra el Cáncer, después de vivir meses especialmente complicados. Hace aproximadamente un año, nuestra vida daba un vuelco, con la irrupción de la pandemia motivada por la COVID-19. Una preocupación añadida para muchos pacientes oncológicos, que han afrontado estos meses con desasosiego e incertidumbre, pero confiados en que sus doctores estaban haciendo todo lo posible para continuar con el tratamiento que su enfermedad requiere. Con ciertas limitaciones, inevitables claro está, pero sin perder la esperanza. Remando, que es lo que tocaba. En un año tan complejo como este, hemos querido hablar con una de esas pacientes, María Dolores, de 73 años, que lleva desde 2011 plantándole cara al cáncer, primero en su mama izquierda, luego en la derecha en 2015 y, desde 2017 con una recidiva y dos adenopatías patológicas paratraqueales. Pero, si algo nos queda claro después de leer sus palabras, es su energía, su positivismo, sus ganas de seguir adelante. Sin duda, el mejor mensaje que podemos transmitir en este 4 de febrero.

Lee también: El cáncer de mama hoy ya no es lo que era (y estos son los motivos para alegrarte)

¿Cómo ha afrontado a nivel personal esta etapa tan complicada que nos ha tocado vivir, con la aparición de una pandemia como la de la COVID, sumada a una enfermedad como el cáncer?

Con tranquilidad, llevo muchos años peleándome con diferentes cánceres y me lo tomo todo con paz. Lógicamente hay momentos de desánimo y cierta soledad, pero pasan rápido.

¿Ha podido continuar con sus revisiones y tratamientos a lo largo de estos meses?

Sí, perfectamente. Estoy en un Grupo de Ensayo y la atención ha sido impecable, es más, con más precauciones y cuidados para evitar contagios.

¿Ha sentido, en cualquier caso, cierta desesperanza en estos meses pensando que al monopolizarlo todo la COVID, podían verse afectados los tratamientos y diagnósticos de pacientes oncológicos?

En principio sí, después según pasaban los días y ver que todo seguía igual que antes, me quedé tranquila.

Lee también: Cáncer y coronavirus: ¿qué precauciones tienen que tener los pacientes oncológicos?

El papel del oncólogo es fundamental, imaginamos, en momentos como este, para transmitir tranquilidad y esperanza, ¿no es así?

Efectivamente, es fundamental, mi oncóloga es y ha sido una pieza clave en el desarrollo de mi enfermedad. Su realismo y humanidad me trasmiten mucha seguridad y confianza. Su actitud y firmeza en el tratamiento que llevo es esencial. Le muestro mi gratitud siempre que puedo, no sé si lo suficiente.

¿Qué le diría a una persona que se enfrenta a un diagnóstico de cáncer en momentos tan complejos como los que estamos viviendo?

En un primer momento en el que te dicen que tienes cáncer es fuerte y hay que “vivirlo”, “llorarlo”, “sentir el dolor…". En cuanto sea posible, y cada persona con las ayudas y medios que disponga (familia, amigos, psicólogo, lecturas, terapeuta, etc.), llega el momento de aceptar, reconocer, ver la realidad… pero esa aceptación tiene que estar “impregnada” de esperanza, de confianza... Yo siempre me estoy diciendo: confía, confía en ti, confía en la vida, confía en la medicina (esencial) y confía en Dios, no importa cuál sea tu idea de él. ¡Hay que confiar!

Lee también: Cáncer: cómo afrontar una recaída según los psicólogos

La investigación es un pilar fundamental en los avances contra una enfermedad como el cáncer, ¿no lo cree?

Totalmente, lo puedo ratificar con mi experiencia… llevo diez años con esta “lucha” y después de un cáncer, otro y un tercero…estoy aquí, ¡viva! Físicamente me encuentro bien (no estoy curada, sigo en tratamiento, -esto en muchos casos se convierte en una enfermedad crónica-) y con una calidad de vida muy aceptable, buena diría yo. Bien, pues todo esto es gracias a la Investigación, a los nuevos tratamientos que día a día están apareciendo y con muy buenos resultados, gracias a ellos estoy viva y como decía me encuentro con una buena calidad de vida.

Lee también: Verse bien para sentirse mejor: la importancia de los cuidados estéticos para pacientes con cáncer

Un pilar vital para avanzar en la cura de la enfermedad

En relación a la investigación, María Dolores quiere añadir, además, un mensaje que no debería caer en saco roto. “Me gustaría insistir en la importancia que tiene la Investigación, es fundamental seguir investigando, queda mucho por recorrer. Una vez leía que todos los trabajos de Investigación actuales que están desarrollándose, están 'cortando', 'podando' muchas 'malas hierbas', pero es necesario que la Investigación siga trabajando en esa 'tierra' donde se extiende las raíces de esas 'mala hierbas', ahí es donde hay que llegar y todavía queda mucho camino por recorrer", nos cuenta.

“Y, por último, me gustaría mandar un mensaje de esperanza y decir que cada persona, esté donde esté, tiene que poner su grano de arena, tiene que ayudar y apoyar a la Investigación, siento que es una responsabilidad y un compromiso que tenemos, por nosotras y por supuesto porque se lo merecen las futuras generaciones”, concluye.

Lee también: Biopsia líquida: ¿estamos ante la gran revolución en el diagnóstico y tratamiento del cáncer?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie