Fortalecer lazos en Navidad

6 consejos para que esta Navidad fortalezcas tus vínculos

En esta Navidad tan atípica y este fin de año tan extraño todos hemos aprendido a valorar aquello que tenemos y la salud y la familia entra dentro de lo más importante. Así podéis fortalecer vuestra relación

por hola.com

La Navidad, y sobre todo, esta tan extraña, es un buen momento para fortalecer los vínculos de pareja, familia y amigos. Y es que necesitamos apoyarnos en los más cercanos. Así lo señala el estudio de Cigna, ‘COVID-19 Global Impact’, que vio que el 63% de los españoles reconocía en abril tener una familia cercana en la que apoyarse a nivel emocional, 10 puntos más que los datos obtenidos antes del confinamiento. Sin embargo, tal y como muestra el análisis de la aseguradora de salud, esta sensación de conexión comenzó a decrecer cuando se fueron relajando las restricciones sanitarias en junio (56%), volviendo a incrementarse durante las vacaciones de verano (61%). Una vez se regresó a la rutina y a las obligaciones del día a día, este disminuyó en octubre, de nuevo, al 56%. De ahí la necesidad de aprovechar estos días libres para fortalecer lazos

- Leer también: Cómo celebrar la Navidad con la familia sin riesgo de contagio

Atender a los más vulnerables 

La población de riesgo, los mayores y, sobre todo, aquellas personas que están aisladas, bien sea en sus casas o en residencias necesitan, más que nunca, este contacto y este vínculo, ya que, tal como ha advertido la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, el aislamiento y las escasas relaciones sociales que están experimentando podrían tener graves consecuencias para este grupo poblacional, tanto en su bienestar psicológico como físico. Si no es posible visitarles o estar con ellos, hay que intensificar el contacto bien sea por teléfono o por videoconferencia. 

Los expertos recuerdan que es necesario estar atentos y preguntar cómo se encuentran nuestros familiares y amigos, dado el enorme impacto emocional de esta pandemia, así como tratar de empatizar con ellos e intercambiar emociones y escucharse mutuamente. Gracias a este contacto constante será posible afrontar con resiliencia los nuevos retos que surjan en el camino, reducir los niveles de estrés y disminuir la sensación de soledad.

- Leer también: Así podemos aliviar la soledad y tristeza de los mayores en Navidad

 

6 consejos para llevarse mejor en familia 

Cigna nos ofrece unos 'tips' que nos ayudarán a comunicarnos mejor y a fortalecer el vínculo que ya nos une 

  1. Comunicación atenta: fuera dispositivos electrónicos. Para poder mantener una conversación activa, es necesario que los participantes estén concentrados en el diálogo y que sientan que son escuchados con atención. Ambas condiciones son imposibles si alguna de las personas está manejando un dispositivo electrónico al mismo tiempo. Transmite falta de interés y puede generar en el interlocutor sensaciones de indignación o de baja autoestima. Declarar un periodo de tiempo libre de distracciones tecnológicas y dedicarlo a realizar actividades offline en común, o simplemente a charlar, es una estrategia muy eficaz para reforzar vínculos.
  2. Sinceridad y asertividad. Una comunicación eficiente requiere plena atención, pero también sinceridad y asertividad. Inconscientemente, en muchos casos es frecuente la creencia de que los demás son capaces de adivinar los pensamientos de uno mismo, tanto si son positivos como negativos. Esto suele ser una causa bastante habitual de desencuentros en las familias. Ser asertivo significa comunicar las ideas y necesidades propias con respeto y empatía hacia los demás. 
  3. Expresar los sentimientos positivos y dejar salir las emociones negativas. Algunos consideran que no es necesario expresar el afecto a través de palabras o gestos, pero esas muestras de cariño reconfortan a las personas (activan sus niveles de oxitocina, serotonina y dopamina), en especial a los niños, ayudan a mejorar la autoestima y mejoran la fluidez de las relaciones. En el lado contrario, las emociones negativas también deben ser exteriorizadas para que la causa que las ha provocado pueda ser resuelta. En ocasiones, las personas se recrean en un sentimiento negativo y no se dan cuenta de que quien lo ha provocado no es consciente de ello. Hay que comunicarse, exponer aquello que genera malestar y explicar a los demás qué es lo que se espera de ellos.
  4. Organizar planes comunes. Una planificación previa será muy útil para crear una lista de actividades de ocio que realizar durante estos días de vacaciones. La lista deberá contener propuestas de todos los miembros de la familia, así se afianzará el sentimiento de pertenencia. Al practicarlas juntos, cada uno aprenderá sobre los gustos de los demás y se reforzará la conexión familiar. Teniendo en cuenta el contexto actual, los planes al aire libre (deportes, entornos naturales…) serán la mejor elección.
  5.  Respetar el tiempo y espacio individual de cada uno. Dedicar tiempo a uno mismo es tan necesario para la salud mental como pasar tiempo de calidad con otros convivientes. Por ello, para que exista una armonía familiar, será preciso también respetar los tiempos y espacios propios de cada persona cuando lo necesite.
  6.  Aprender a gestionar posibles conflictos. Aprender a solucionar los problemas fortalece el crecimiento emocional individual y la relación familiar. Hay que tratar de relativizar y concienciarse de que la realidad es subjetiva y cada persona la experimenta desde su propio punto de vista. Mantener la calma es indispensable para que la situación no se descontrole y que todos puedan hablar y ser escuchados. Una vez que se hayan expuesto los diferentes enfoques, será el momento de buscar una solución que satisfaga a todos.

- Leer también: Consejos para que no te sientas triste en Navidad

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie