diabetes

La contaminación podría ser una nueva causa de diabetes y obesidad, según los expertos

Al igual que la mala alimentación o la falta de ejercicio, la exposición a un aire de mala calidad podría incluirse en la lista de factores de riesgo de estos dos grandes problemas sanitarios

por Gtresonline

Los ojos del mundo están puestos sobre la Covid-19, el virus procedente de Asia que ha transformado por completo nuestras vidas y con el que estamos aprendiendo a convivir. Sin embargo, a pesar de que ha quedado relegada a un segundo plano por culpa de la pandemia, la contaminación del aire continúa siendo uno de los grandes retos para la salud pública mundial. La contaminación atmosférica no solo daña notablemente el medioambiente, sino también la salud de las personas. Tanto es así que, según un estudio reciente publicado por la Universidad Case Western Reserve en Cleveland (Estados Unidos), la mala calidad del aire, tanto exterior como en el hogar, eleva el riesgo de patologías como la diabetes y la obesidad, grandes problemas sanitarios de nuestro tiempo.

Esta nueva investigación, llevada a cabo en ratones y publicada en el Journal of Clinical Investigation, relaciona la exposición a la contaminación del aire con un mayor riesgo de sobrepeso. "A nivel mundial, la prevalencia de la obesidad se ha triplicado tanto en la población adulta como en la infantil desde 1975. Si bien la dieta y la actividad física son fundamentales en el control del peso, los factores ambientales, incluida la contaminación por tráfico, se han pasado por alto en su obesogenicidad, debido fundamentalmente a la escasa evidencia epidemiológica", reza el estudio, que incide en que la contaminación del aire puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de enfermedades crónicas asociadas con el exceso de peso

Además, los investigadores añaden que la exposición a partículas contaminantes contribuye al desarrollo de otros problemas graves, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La nota positiva la encontramos en que, según los autores, los efectos fueron reversibles con el cese de la exposición. "La buena noticia es que estos efectos fueron reversibles, al menos en nuestros experimentos", agrega Sanjay Rajagopalan, uno de los autores del estudio: "Una vez que se eliminó la contaminación del aire del medio ambiente, los ratones parecían más saludables y el estado prediabético pareció revertirse".

¡No prescindas de ellas! Las frutas más recomendadas si eres diabética

Nuevo factor de riesgo

Sobrepeso, inactividad, edad, antecedentes familiares o presión arterial alta eran algunos de los factores de riesgo de esta patología, que ya afecta a 420 millones de personas en todo el mundo. Ahora, tras numerosas investigaciones, los científicos añaden a la lista una más: la contaminación del aire, ya que podría reducir la producción de insulina.

En esta misma línea, otro estudio reciente, elaborado por la Universidad de Washington y publicado en la revista especializada The Lancet Planetary Health, también incide en vínculo que existe entre la mala calidad del aire que respiramos y el aumento de la diabetes. "Nuestra investigación muestra un vínculo significativo entre la contaminación del aire y la diabetes en todo el mundo", señala Ziyad Al-Aly, autor principal del estudio y profesor de medicina en la Universidad de Washington. Según el experto, se estima que la contaminación atmosférica aumentó en 3,2 millones los nuevos casos de diabetes en el mundo, solo durante el año 2016.

Los expertos han alertado del preocupante aumento de casos de diabetes por contaminación en los países con menos recursos, como Afganistán, Papúa Nueva Guinea o India, donde cuentan con una pésima calidad de aire y pocas herramientas para purificarlo.  

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki y qué relación tiene con el coronavirus?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie