Chica cocinando verdura

Nutrición de precisión, clave en el manejo de la diabetes

Según los expertos, una buena dieta debe ser personalizada, incluyendo no solamente lo que se come sino también cuándo se toma

por Gtresonline

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce porque el páncreas no consigue sintetizar la cantidad de insulina que el cuerpo necesita. La diabetes tipo 2 es la más común y casi siempre se presenta en la edad adulta. Sin embargo, debido a las tasas altas de obesidad, cada vez se está diagnosticando con más frecuencia en niños y adolescentes. Se trata de una patología multifactorial sobre la que inciden factores modificables, como la dieta y la actividad física, y no modificables, como la genética y la edad. No obstante, incluso si el riesgo genético es alto, una dieta apropiada, un control cuidadoso del peso y un plan de actividad física personalizado podría evitar la aparición de diabetes. Esta es una de las principales conclusiones del doctor José María Ordovás, quien ha hablado de la importancia de la dieta en la mesa redonda que ha cerrado el XXXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED), celebrado íntegramente de forma virtual. 

Leer: Menú semanal de 1.500 calorías para adelgazar y controlar la diabetes

Qué comer y cuándo

La diabetes tiene un fuerte componente genético. No obstante, según los expertos, los factores modificables como los no modificables tienen un peso equivalente, "pero a nivel individual esta relación varía tremendamente". Es decir, mientras que en algunas personas la genética puede tener un peso mucho mayor, en otras los factores ambientales pueden ser más determinantes. Uno de estos factores ambientales es la dieta, que en pacientes con diabetes constituye uno de los pilares fundamentales para el control y prevención de la enfermedad. "Este conocimiento de los factores de riesgo individuales es esencial para una mejor prevención y terapia mediante la llamada 'Medicina de precisión' o, particularmente, la nutrición de precisión", ha indicado el doctor, quien ha insistido en que "una buena nutrición debe ser personalizada, incluyendo no solamente lo que comemos en general sino cuándo lo tomamos".

Dieta mediterránea

La dieta mediterránea, mundialmente conocida por ser sana y equilibrada, con un gran aporte de nutrientes y una baja presencia de grasas, consigue disminuir el riesgo genético inicial de diabetes y de otras enfermedades relacionadas, neutralizarlo o, al menos, retrasar unos años la aparición de la patología. "Estamos viendo cómo personas con la misma susceptibilidad genética desarrollan o no diabetes según tengan o no una mayor seguimiento de la dieta mediterránea", ha explicado la doctora Dolores Corella, investigadora del CIBEROBN (Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición). "Esto es importante para intensificar más los esfuerzos de recomendaciones preventivas con dieta en estas personas, y formaría parte de lo que denominamos nutrición de precisión", ha continuado la doctora, quien lidera un grupo de investigación que está multiplicando las investigaciones en este ámbito. La nutrición de precisión consiste en la personalización integral de la dieta para prevenir enfermedades

Sin embargo, la alimentación no ha sido el único tema que los especialistas han tratado en la mesa redonda virtual. El doctor José María Ordovás también ha querido incidir en la importancia de mantener otros hábitos saludables, como un buen descanso: "Es muy importante la calidad y cantidad de sueño, ya que la falta de descanso, bien sea por pocas horas o por mala calidad, se asocia con un riesgo mayor de desarrollar enfermedades". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie