meditación en verano

Así es como la meditación puede ayudarte a disfrutar más de tus vacaciones

Nos ayuda a reconectarte, descansar y reponer nuestra mente y, al mismo tiempo, disfrutar de nuestro descanso veraniego

por hola.com

Piensas en vacaciones y de inmediato viene a tu mente el relax. Son semanas en las que aprovechamos para desconectar, para descansar, aunque no es mal momento para plantearse cambios de cara al nuevo curso. Pero sin prisas, disfrutando, viviendo el presente y deleitándonos con el entorno, con el sonido del mar, el aire de la montaña, la necesaria pausa de la siesta tras una agradable comida. El placer del no hacer nada, en definitiva, algo que es, no hay duda, positivo. Incluso la ciencia lo corrobora, pues un estudio de la Universidad de Harvard ha demostrado que el “efecto vacaciones” reduce el estrés y mejora el sistema autoinmune a corto plazo. Un buen momento, no hay duda, para reencontrarnos con nosotros mismos, dedicando un tiempo a la meditación, aprovechando los beneficios de esta práctica. Más aún en este verano extraño, lleno de incertidumbres y, por qué no decirlo, algunos miedos. Hay que intentar ponerle remedio. “Este verano tenemos la misión de hacer todo lo posible por sentirnos bien. La intensidad de los últimos meses nos ha dejado exhaustos. Merecemos descansar y reponer nuestra mente, cuerpo y alma”, recomienda Ilana Ospina, experta en mindfulness y colaboradora de la app  de meditación Petit BamBou, quien da una serie de consejos que seguro que nos ayudan a conseguir nuestro objetivo de disfrutar también en este verano atípico de 2020.  

Lee también: ¿Meditación guiada o en solitario? Claves para elegir tu mejor opción

La importancia del descanso

Puede que estés durmiendo peor, por el verano en sí (las altas temperaturas no ayudan) y por la incertidumbre. Y es que hasta un 35% de la población adulta sufre insomnio transitorio debido al estrés y las preocupaciones cotidianas. “Hay muchos estudios que avalan los beneficios de un sueño profundo y reparador, esencial para estar de buen ánimo y con la mente despejada. Si aún de vacaciones nos toca madrugar, es bueno reservarse un par de días a la semana y permitimos un horario más relajado”, aconseja la experta.

Lee también: ¿Qué debes hacer si estás durmiendo peor durante estos días?

Una dieta sana también ayuda

“Consumir abundante agua a primera hora y tener una dieta equilibrada facilitará un óptimo funcionamiento del cuerpo y mayor tranquilidad mental, así como comer de forma consciente, compartiendo y disfrutando”, apunta. Las frutas y las verduras se deben convertir en un pilar fundamental de nuestra dieta.

Lee también: Apunta los alimentos que no pueden faltar en tu dieta de verano

Détox digital, la importancia de desconectar

Hay que desconectar de móviles, portátiles y demás aparatos tecnológicos. Grábatelo en la mente. “Nada nos aporta más satisfacción que compartir tiempo de calidad con los demás; poder escuchar, sin la distracción propia de las pantallas, crea una sensación de vínculo”, dice la experta.

Lee también: Verano, tiempo de desconexión digital: te damos las claves para conseguirla

Disfruta más de los tuyos

Hemos vivido momentos complicados en los últimos meses. La pandemia ha marcado la agenda y hay quien la ha vivido muy de cerca. “La cercanía con la enfermedad, algo presente en plena pandemia, despierta la conciencia de lo frágil que puede ser la vida y lo grato que es amarse más”, añade Ilana Ospina.

Lee también: ¿Cómo gestionar la relación entre abuelos y nietos en tiempos de coronavirus?

Medita en tu lugar de descanso

Sin duda, la meditación puede echarte una mano. Meditar durante el verano te puede ayudar a vivir plenamente estos días y, además, te echa una mano a la hora de preparar tu mente para la vuelta a la “nueva” rutina. Si estás empezando, es posible que pienses, ¿cómo y cuándo podré yo meditar?

  • En la playa. El sonido del mar puede ser tu aliado. Prueba a bajar a una hora temprana para disfrutar de la calma. Presta atención a los sonidos de las olas, la brisa, siente cómo el sol va calentando más, etc.
  • En la montaña o en el campo. Lo ideal en este caso es buscar un rincón que te transmita paz y dejarse llevar por los sonidos de los pájaros, de los árboles. No dudes en empaparte de los olores y de las sensaciones.
  • ¿Y si te quedas en tu ciudad? También en el entorno urbano puedes encontrar tu momento para la meditación. Tal vez puede ser al levantarte, con la tranquilidad de la mañana, o al irte a dormir. Si ya meditabas antes, puede que te resulte más fácil. Puedes hacerlo al aire libre, en un banco del parque a la sombra o incluso mientras haces running. Ten en cuenta que en la meditación en movimiento, estar pendiente de las sensaciones corporales y poner los 5 sentidos a trabajar puede ser muy gratificante.

Lee también: Consejos para iniciarte en el 'mindfulness'

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie