chica con mascarilla

Cómo utilizar bien las mascarillas

Un uso correcto de estos equipos de protección puede evitar que nos contagiemos. Un mal uso, todo lo contrario

por hola.com

El reparto de mascarillas por parte del Gobierno ha sido una medida para evitar, en la medida de lo posible, un repunte de la pandemia en nuestro país, dado que miles de españoles han vuelto a sus puestos de trabajo. Este tipo de equipos de protección individual (EPIs) pueden contribuir a mantener a raya la expansión del coronavirus y evitar el contagio de la enfermedad Covid-19. Sin embargo, llevarlas también nos puede dar la falsa sensación de seguridad frente a este virus. Por ello, debemos saber que tan importante es tener mascarillas como saber utilizarlas correctamente, así como tener muy claro que estas o los guantes no eximen del contagio si nos olvidamos de otras medidas de protección. 

- Relacionado: Coronavirus: las lesiones en la piel, un posible síntoma

Composición de mascarillas quirúrgicas

Existen diferentes tipos de mascarillas. Las que se están repartiendo, fundamentalmente, en los medios de transporte, son mascarillas quirúrgicas. La forma de protección de estas es de dentro hacia afuera, es decir, evitan que una persona contagiada propague la enfermedad. Las mascarillas quirúrgicas tienen varias capas: 

  • Externa (generalmente de color azul o verde), impermeable
  • Intermedia, con filtro antibacteriano
  • Interna, para absorber la humedad

La parte azul o verde es la que tiene que ponerse hacia afuera. Es muy importante que no se haga caso a algunos bulos como que para protegerse del exterior se deba poner la parte coloreada hacia adentro. De hecho, una mala colocación podría restar la función protectora. 

La mascarilla debe ajustarse lo máximo posible a la cara, en concreto, a la zona de la nariz y la boca. De esta manera se evitará que nuestras secreciones respiratorias se propaguen al toser, estornudar o, incluso, al hablar. 

- Relacionado: Coronavirus: cómo evitar el contagio al entrar en casa 

¿Cómo colocarse correctamente la mascarilla? 

Las mascarillas son un equipo de protección individual para los demás y para reducir la probabilidad de infección por el coronavirus así como otros agentes patógenos o vapores que puedan resultar nocivos para nuestra salud. Sin embargo, tan importante como llevarla puesta es saber cómo manipularla.

Tal como explica la doctora enfermera Blanca Fernández-Lasquetty, Secretaria de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) y Patrono de la Fundación HUMANS, esta es la manera correcta colocarse una mascarilla: 

  • Lee las instrucciones del fabricante
  • Lávate las manos antes de ponértela
  • La parte coloreada tiene que quedar visible. 
  • La parte de la banda metálica corresponde a la zona superior, para ajustarse a la nariz
  • Para colocártela, cógela por los elásticos
  • Intenta que quede lo más ajustada posible a la cara 
  • Evita quitártela y ponértela varias veces. Solo cuando sea necesario y siempre con las manos limpias
  • Para retirarla, lávate las manos. 
  • Inclina la cabeza hacia delante 
  • Retírala por las gomas
  • Si tienes más de una, tira la mascarilla en una bolsa de plástico y ciérrala 
  • Si tienes que reutilizarla, sigue los consejos de cuidado y conservación de mascarillas 

- Relacionado: Coronavirus: ¿Cómo recibir un paquete de forma segura? 

Cómo desinfectar una mascarilla 

Dado que no contamos con suficiente stock como para cambiarlas, es posible que nos toque utilizar la misma en varias ocasiones. De hecho, cómo desinfectar mascarillas es una de las preguntas que se hacen, ahora mismo, miles de españoles que deben utilizarlas para ir al trabajo, la compra o para sacar al perro. En este caso, podemos servirnos de diferentes métodos de 'desinfección' que, pese a no haber una evidencia clara frente a este coronavirus, sí parecen eficaces frente a otros. Por ejemplo, estas son las indicaciones para la desinfección de mascarillas N95 O FFP2 (no son las mascarillas quirúrgicas, estas deberían desecharse una vez se han usado):  

  • Desinfección por calor: meter la mascarilla en el horno a 70 grados durante 30 minutos. 
  •  Desinfección por vapor: Calentarla al vapor sobre agua hirviendo durante 10 minutos. 

Hay que tener en cuenta que estas mascarillas pueden perder parte de su sujeción. 

Por otro lado, no se recomienda la desinfección con cloro, con alcohol o con agua oxigenada. Asimismo, si la mascarilla solo se va a usar un tiempo limitado, es mejor meterla en una bolsa cerrada hasta su nuevo uso, puesto que con el tiempo, la posible carga viral disminuye. 

Las medidas de protección que sí protegen 

Por último, si bien hay mascarillas con filtro que sí puede ejercer protección, aunque no al 100%, este tipo de artículo, sobre todo las quirúrgicas, son eficaces para proteger a otros. De hecho, si todos las lleváramos el riesgo de contagio disminuiría. Sin embargo, hay que tener en cuenta las medidas que verdaderamente protegen y que insisten los expertos que debemos cumplir a rajatabla: 

  • Lavarse bien las manos y siempre que podamos con agua y jabón. 
  • Evitar tocarse la cara. 
  • Mantener una distancia de seguridad de unos dos metros. 
  • Toser o estornudar sobre la manga. 
  • Respetar las normas de confinamiento y solo salir para lo imprescindible o si debemos ir a trabajar. 
  • Si tenemos síntomas, quedarnos en casa. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie