coronavirus piel

Coronavirus: ¿puede afectar también a nuestra piel?

En los últimos días se han multiplicado las consultas sobre lesiones dermatológicas que podrían ser un síntoma más de la Covid-19

por Pilar Hernán

Llevamos semanas en las que el coronavirus se ha convertido en el eje alrededor del que parece girar todo. La pandemia ha afectado a todas las esferas de nuestra vida, siendo, sin duda, la salud, la más importante. Los expertos trabajan contrarreloj para conseguir una vacuna y, mientras, los profesionales sanitarios se dejan la piel para tratar y curar a los pacientes de Covid-19. A lo largo de estas semanas, poco a poco se van teniendo más certezas sobre el virus y su forma de actuar y de manifestarse, pero lo cierto es que aún quedan muchas dudas por resolver. Si hace unos días, te hablábamos sobre cómo la pérdida de olfato y de gusto podía considerarse un síntoma de la enfermedad, ahora han saltado a la luz casos en los que aparecen lesiones en la piel que podrían vincularse con la infección. Tanto es así que los dermatólogos de la Clínica Dermatológica Internacional se preguntan incluso si se puede llegar a diagnosticar la infección a través de la piel. Así, los expertos de este centro madrileño apuntan a que la infección por el Covid-19 puede afectar a la piel de distintas formas.

Erupciones y vesículas

"El SARS-Cov-2, como muchos otros virus, tiene manifestaciones a nivel dermatológico. Las más frecuentes parecen ser lesiones que pueden aparecer con cualquier otra infección o con casi cualquier fármaco, como la urticaria y los exantemas (“erupciones”). El tratamiento es sintomático, con antihistamínicos o corticoides tópicos si existe picor, y con las medidas de hidratación habituales. No hay datos concluyentes sobre si el desarrollo o no de estas lesiones influye en la evolución de la enfermedad", nos cuenta el doctor José Luis Ramírez Bellver. Así, se pueden producir lesiones cutáneas propias y específicas de la infección. Parten de un artículo publicado hace pocos días por un grupo italiano, en el que los autores analizan 88 pacientes infectados de los cuales el 20% tenían lesiones cutáneas: 14 pacientes tuvieron una erupción generalizada similar a las erupciones que se ven en otras infecciones por virus, 3 pacientes tuvieron una urticaria y 1 tuvo una reacción con vesículas similar a la varicela. Coincidieron en apreciar que la zona más frecuente de lesiones fue el tronco, así como que la gravedad de la enfermedad no se relacionaba con este tipo de lesiones. También hay un caso publicado de paciente de coronavirus con lesiones cutáneas que fue erróneamente diagnosticado de padecer dengue. Además, cada vez más dermatólogos están reportando casos de lesiones de piel rojas lineales y en forma de red o “reticulares”, lo que los expertos llaman livedo reticularis.

Lee también: 10 preguntas y respuestas para entender mejor qué es el coronavirus

El aumento de los 'sabañones' en los pies

Pero aún hay más, pues en las consultas de teledermatología, los expertos de CDI -algo que está sucediendo en diversas clínicas en los últimos días- esta viendo pacientes, normalmente jóvenes, con lesiones oscuras en dedos de manos y pies similares a los “sabañones” o perniosis. ¿Están relacionados con el virus? Se cree que pueden deberse a microtrombos producidos por el virus, que impiden la circulación sanguínea. Normalmente el pronóstico es bueno y no se han visto casos de necrosis hasta el momento. "En el caso de estas lesiones, que además de en niño afectan a adultos jóvenes, también parecen tener relación con el virus, posiblemente en gente que ha estado en contacto con él, o gente que ya lo haya pasado; el mecanismo puede ser una reacción inmunológica frente al virus, aunque lo ideal será realizar biopsias cuando sea posible para entender mejor el mecanismo etiopatogénico. Parece que los pacientes con estas lesiones tienen baja probabilidad de contagiar el virus, pero es pronto para estar seguros, por lo que, aunque las recomendaciones pueden variar, en general se aconseja intentar que se hagan pruebas para ver si hay infección por el virus en estos pacientes, y que se extremen las precauciones en el caso de tener contacto con personas de riesgo (personas mayores, hipertensas, inmunodeprimidas…)", cuenta el experto de CDI.

La importancia de mantener la calma

También se ha hecho eco el Consejo General de Colegios Oficiales de Podólogos​ ante esta situación, estableciendo un protocolo de actuación para detectar estos casos​ ​y evitar un alarmismo infundado en la población.​ Los expertos apuntan que se están observando numerosos casos en distintos países​, como  Italia, Francia​ o España. Se trata de lesiones de color púrpura (muy similares a las de la varicela, el sarampión o los sabañones) que se suelen manifestar en torno a los dedos de los pies y que, normalmente, curan sin dejar marcas en la piel.​ ​El Consejo de Podólogos insta a sus Colegios y a sus colegiados a estar muy atentos porque este puede ser un signo de detección de la enfermedad que puede ayudar a evitar el contagio.​ Eso sí, quiere transmitir un mensaje de tranquilidad a los padres y posibles afectados, dada la benignidad de las lesiones y recordar que deben vigilar la aparición de los demás síntomas clínicos característicos, como la tos, la fiebre, la dificultad respiratoria, etc.

Lee también: Covid-19: desmontando los bulos más habituales sobre el coronavirus

Lee también: ¿Qué importancia tiene la carga viral del coronavirus?

La influencia de los fármacos usados para tratar el virus

También hay que tener en cuenta las erupciones cutáneas debidas a los fármacos. En opinión de los expertos de CDI, muchas erupciones cutáneas pueden deberse a reacciones a fármacos que se toman durante la infección. No se trata de reacciones en la piel ocasionadas por el propio virus, sino por los fármacos. En tercer lugar, apuntan a la presencia de lesiones debidas al empeoramiento de enfermedades dermatológicas previas. Las personas que tienen tendencia a padecer acné, rosácea, psoriasis, eccemas seborreicos, pérdida de pelo, etc, tienen más tendencia a que debido al estrés, ansiedad, miedo o tristeza estas patologías empeoren. Y sin duda, estamos viviendo una situación de incertidumbre en la que afrontamos estas circunstancias.

Y no hay que olvidar las enfermedades debidas a los nuevos hábitos que nos han venido impuestos como medidas de seguridad frente al virus. El hecho de tener que lavarse las manos con tanta frecuencia, así como la utilización de equipos de protección, como mascarillas o guantes, hace que puedan aparecer eccemas y otras dermatitis irritativas sobre la piel. "El uso de guantes con las manos húmedas o con restos de jabón puede favorecer la aparición de dermatitis irritativa, así como el uso de algunas mascarillas “caseras”, que si llevan algún pegamento, aprietan mucho, o rozan en lugares sensibles durante largos periodos de tiempo (dorso de la nariz, párpados inferiores) pueden igualmente producir irritación", nos cuenta el doctor Ramírez.

Lee también: ¿Cómo hay que proteger las manos en estos días para que no se sequen?

¿Y si usamos fármacos inmunodepresores?

Los expertos también apuntan a que en dermatología se usan fármacos inmunodepresores, es decir, aquellos que bajan las defensas, para controlar determinadas enfermedades de la piel, desde enfermedades autoinmunes como algunas alopecias y el lupus eritematoso, hasta la psoriasis y la dermatitis atópica. ¿Se deben suspender estas medicaciones a pacientes durante la pandemia para evitar que estos sean más sensibles a infectarse? Tal y como explican los expertos, en principio no hay que suspender estas pautas de medicación si no hay síntomas de Covid-19. La clave está en tomar todas las precauciones necesarias para evitar el contagio e individualizar cada caso. Por ello es fundamental que el paciente contacte con su dermatólogo, el cual le explicará las indicaciones y los pasos que tiene que seguir.

Por último, desde CDI apuntan a otro aspecto importante: otro fármaco también usado en dermatología es la hidroxicloroquina, que se utiliza para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como puede ser el lupus eritematoso. A lo largo de estas semanas de convivencia con el Covid-19, se ha visto que dicho fármaco, además de tratar enfermedades como el lupus o el paludismo, podría prevenir y tratar la infección por coronavirus. Como sucede con otros productos, el problema es que, debido a este uso en la pandemia, los pacientes de lupus están encontrando dificultades para encontrar este fármaco para tratar su enfermedad. Parece que las compañías farmacéuticas están fabricando más medicación para que se pueda disponer de ella si se necesitara.

Lee también: Alergia en tiempos de coronavirus: ¿cómo podemos diferenciar ambos problemas?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie