¿Qué es la hipocondría y cuáles son sus síntomas?

Sentir miedo y ansiedad por diversas enfermedades y pensar que se pueden padecer pueden ser señales de ser hipocondríaco. La buena noticia es que tiene tratamiento

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

La mayoría de las personas tenemos una idea aproximada del funcionamiento de nuestro organismo y, por tanto, somos conscientes de si nuestro estado de salud es el idóneo o cuándo los síntomas que padecemos pueden ser una señal de enfermedad. También es normal que tengamos miedo a enfermar. Pero la preocupación constante y patológica no lo es y puede deberse a la hipocondría.  

La persona hipocondríaca está obsesivamente atenta al funcionamiento de su organismo, e interpreta síntomas banales derivados de su permanente ansiedad, como signos de una enfermedad física grave. La hipocondría, pues, es un trastorno de la mente y del comportamiento por el cual el individuo que lo padece presenta un miedo irreal y persistente a sufrir una problema grave, en contra de la opinión de los innumerables médicos que lo han atendido.

Este desasosiego exagerado por la salud le aparta de sus intereses y ocupaciones habituales, le hace perder interés por todo lo que le rodea excepto por sus enfermedades imaginarias y es entonces cuando la situación se puede convertir en un problema de salud mental

Causas de ser hipocondríaco 

El origen de la hipocondría, como todas las enfermedades de la mente, está poco claro. Esta condición suele presentarse en personas que presentan una personalidad obsesiva, con tendencia a la melancolía y a preocuparse por todo. De hecho, estos pacientes pueden encuadrarse en el grupo de patologías que abarcan la ansiedad, las fobias, y las conductas obsesivo-compulsivas.

El problema suele tener su origen en una marcada fobia a la enfermedad, con una exagerada sensibilidad ante el dolor y un temor excesivo a padecerlo, lo que genera un estado de ansiedad permanente por sentirse enfermo y una conducta obsesiva e insistente para realizar exhaustivos estudios médicos y acudir a diferentes especialistas para que le diagnostiquen su pretendido proceso.

VER GALERÍA

 

Síntomas de la hipocondría

El paciente hipocondríaco está dominado por la ansiedad y el miedo a la enfermedad y sus consecuencias. Refiere permanentemente trastornos diversos de variable localización, aduce molestias múltiples y sus conversaciones giran siempre alrededor de la salud o de las enfermedades. Acaba por abandonar sus ocupaciones habituales y toda su vida gira alrededor de sus patologías imaginarias.

Tienen permanente temor a contagiarse. Evitan el contacto con el mundo exterior, son muy escrupulosos y mantienen su cuerpo en permanente estado de observación. Acuden al médico con frecuencia y son muy proclives a realizarse pruebas médicas, análisis y otras exploraciones.

Son muy aficionados a las medicinas y frecuentemente se automedican o acuden a medicinas alternativas.

Perfil psicológico

Estas son algunas de las caracerísticas de la persona hipocondríaca:

  • Temperamento ansioso y obsesivo.
  • Interés desmedido por las enfermedades y los síntomas.
  • Autoobservación permanente.
  • Interpretación errónea de síntomas banales.
  • Tendencia a la depresión.
  • Permanente busca de consejo médico.

Tratamiento

Muchas personas de débil constitución, con mala salud presentan síntomas de hipocondría leve. Estos casos son los más frecuentes y, en general, no necesitan tratamiento, pues la mayoría de ellos mejoran tan solo acudiendo al médico y siendo escuchados.

Para los casos más graves de hipocondría, que tengan repercusiones en la vida afectiva, laboral y social de las personas, el tratamiento entra dentro del ámbito de la psiquiatría. La psicoterapia y las terapias de exposición suelen dar buenos resultados. Los fármacos, como los ansiolíticos y tranquilizantes, tambien tienen su aplicación en esta patología.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie