La ciencia le da la razón a Popeye, las espinacas pueden producir energía

Medio ambiente

La ciencia le da la razón a Popeye: las espinacas pueden producir energía

Las fuentes de energía renovables son el futuro, sin embargo aún existen retos cruciales para que puedan ser utilizadas de forma eficiente. Uno de ellos es el almacenamiento, que implica no depender de que haga sol o viento para poder aprovechar estas fuentes de energía.

por Cristina Soria

El cambio del modelo energético del planeta es una de las grandes asignaturas pendientes para el futuro de la humanidad, pues hasta hace muy poco hemos dependido únicamente del petróleo, gas y carbón. Con el paso de las décadas se ha constatado que las reservas de estos combustibles fósiles no solo empiezan a escasear, sino que su prospección, sustracción y transporte implica también una huella ecológica inasumible por el planeta a largo plazo.

En este sentido, las nuevas formas de conseguir energía, mediante las renovables, garantizan una sostenibilidad que contrasta radicalmente con los combustibles fósiles, pues cuando utilizamos el sol o el viento para generar energía estamos recurriendo a una fuente ilimitada, que no tiene impacto negativo sobre el medio ambiente, y que puede ayudar a que países en vías de desarrollo se desprendan de las cargas energéticas y puedan recurrir a una fuente barata y segura.

Pero el gran reto de las energías renovables es almacenamiento. Las centrales eléctricas producen energía que debe ser suministrada en el acto, y eso implica que cuando hace sol podemos aprovecharnos de las placas solares, pero por la noche o en días nublados careceríamos de esa fuente energética. Algo parecido ocurre con la energía eólica, ya que si hace viento produciremos energía que estará disponible, pero en ausencia de este tampoco tendremos energía.

Leer: Estos son los alimentos que pueden llegar a desaparecer del planeta

Una energía híbrida a base de espinacas

El gran reto de los científicos es descubrir un método que almacene la energía solar o eólica, y que la convierta en combustible, es decir, en un material que es capaz de liberar energía cuando se oxida mediante el calor. 

VER GALERÍA

Un equipo multidisciplinar del Instituto de Tecnología Technion-Israel parece haber dado con la clave para aprovechar una célula de las espinacas que reacciona sensiblemente a la luz solar, y mediante esta, convertir esta energía en combustible de hidrógeno. De esta manera estaríamos ante un nuevo tipo de energía renovable híbrida, pues mezclaría componentes orgánicos (las hojas de espinaca), artificiales (las células fotovoltaicas de los paneles solares) y componentes electrónicos. Por esta razón, el equipo científico que está llevando la investigación está sustentado en químicos, ingenieros y biólogos.

El prototipo de este grupo de investigadores consiste en desarrollar una membrana vegetal que será capaz de absorber la luz del sol y convertirla en electrones almacenables químicamente, por lo que, si las investigaciones posteriores dan sus frutos, esta podría ser una energía sostenible y útil, al salvar el escollo del almacenamiento.

Leer: ¿Y si las bandejas de supermercado se pudieran plantar y nacieran árboles?

En esta energía el combustible es agua

El problema de las energías basadas en combustibles fósiles es que cuando se realiza la combustión, sea de derivados del petróleo o del gas, se está emitiendo a la atmósfera una serie de elementos perjudiciales, como el dióxido de carbono, que producen el efecto invernadero y que colabora también a que sean energías perjudiciales para el medio ambiente.

Sin embargo, esta energía basada en elementos biológicos utiliza hidrógeno para la combustión, por lo que funciona con agua y esta no varía su nivel de pureza a lo largo del proceso, lo que quiere decir que no se están emitiendo partículas perjudiciales a la atmósfera y que durante todo el proceso de almacenamiento y combustión no existen residuos de los que deshacerse. Por esta razón podemos darle un nuevo valor añadido a las espinacas, además de todos los beneficios que nos aportan cuando las comemos.

Leer: Haz tu cocina más sostenible con estas opciones de menaje biodegradable

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie