Emma Manners, duquesa de Rutland, nos recibe en Navidad en Belvoir, su castillo de película y escenario de ‘The Crown’

Ubicado en el condado inglés de Leicestershire, ha sido Windsor en la famosa serie y aquí se rodó también una parte del filme ‘El código Da Vinci’

Castillo 'The Crown'
Rosalind Powell

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Cuando se accede a Belvoir, un castillo de cuento ubicado en un bucólico valle del condado inglés de Leicestershire, es fácil llegar a la conclusión de que allí vive alguien realmente entusiasta de la Navidad. Y así es cuando conocemos a Emma Manners, duquesa de Rutland, quien ha transformado su hogar en una fantasía invernal. En esta ocasión, los frondosos jardines han sido engalanados con túneles de guirnaldas de luz y bolas gigantes. Ya en el interior, encontramos imponentes árboles coronados por muérdago y todas las escaleras adornadas, de nuevo, con guirnaldas. Y en la mesa del comedor, dispuesta para recibir a 40 comensales el día 25 de diciembre, hay jaulas, monos de bronce y frutas de cerámica. “Es un castillo tan pintoresco… ¡Como un decorado de un teatro!”, exclama la aristócrata, que recibe a ¡HOLA! en exclusiva en sus exuberantes predios, cubiertos parcialmente de nieve, que se abren por primera vez al público en estas fechas.

Portada Hola 4039©Hola

Todo un espectáculo que Manners, la directora ejecutiva de esta joya del neogótico, una de las más bellas del Reino Unido, convertida en una empresa del siglo XXI, ha organizado junto a la interiorista Charlotte Lloyd Webber para recaudar fondos con los que sufragar los gastos de este edificio: mantener Belvoir cuesta un millón de euros al año. El castillo tiene 365 habitaciones y se erige sobre una finca de cerca de seis mil quinientas hectáreas. La familia, a lo largo de treinta y seis generaciones, ha residido allí durante casi mil años, desde que, en 1066, el Rey Guillermo el Conquistador le regalara estas tierras, una de las postales más románticas de las East Midlands inglesas, al primer antepasado de la familia, Robert de Todeni, su aliado en la batalla de Hastings. Fue entonces cuando Inglaterra dejó de ser anglosajona y se convirtió en normanda.

Tiene 356 habitaciones, más de seis mil hectáreas de finca y ha sido hogar de treinta y seis generaciones de la familia durante mil años
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON/©Belvoir Castle
Castillo 'The Crown'©Netflix
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Arriba, el castillo de Belvoir, residencia de Emma Manners, duquesa de Rutland, y su familia. La aristócrata, junto a estas líneas, llegó aquí en 1992, cuando se casó con David Manners, el undécimo duque, con el que tuvo cinco hijos y del que hoy está separada. Durante las tres primeras temporadas de ‘The Crown’, Belvoir se convirtió en el castillo de Windsor. En el centro, a la izquierda, Elena Bonham Carter, en su papel de la princesa Margarita, ante la espectacular fachada del edificio. A su derecha, Olivia Colman, como la Reina Isabel de Inglaterra.

Sus paredes acogen una impresionante pinacoteca con obras de artistas tan relevantes como Thomas Gainsborough, Holbein, Van Dyck o William Hogarth. Y entre sus insignes visitantes figuran desde la Reina Victoria al Rey Jorge IV o el duque de Wellington. Sin embargo, la actual duquesa ha conjugado pasado y presente a la perfección. Al abrir su casa al públi­co en estas fechas, Emma Manners espera atraer a unos mil visitantes diarios. “Como todos, hemos sufrido durante el confinamiento. Dejamos de organizar bodas y los visitantes han estado un año sin venir, pero hemos observado un renovado interés”, confiesa de nuevo ilusionada. La aristócrata se muestra tranquila ante la idea de que los visitantes recorran las señoriales estancias de su casa durante las fiestas. “Cuando el patrimonio es tu hogar, tienes que compartirlo con los demás. Es un precio que pago con gusto”, comenta.

Entre sus ilustres visitantes figuran desde la Reina Victoria al Rey Jorge IV o el duque de Wellington
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Sobre estas líneas, la duquesa de Rutland está preparada para recibir a 40 comensales el próximo 25 de diciembre. “Este año vamos a hacer un rollo a las tres aves: pavo, pato y faisán con relleno. Después tenemos un enorme budín de Navidad con mucha llama”, revela la aristócrata, quien añade: “Me avergüenza confesar que, al ser todo esto tan grande, siempre necesito ayuda en Navidad”. Arriba, una vista amplia del comedor, decorado especialmente para la Navidad por la interiorista Charlotte Lloyd Webber.

Pero la decoración navideña y las interminables leyendas no son los únicos atractivos: este lugar sirvió de escenario para las tres primeras temporadas de The Crown, la serie sobre la historia reciente de la Familia Real británica. Allí se recreó la vida en Windsor, la residencia de fin de semana de la Reina Isabel II. El vínculo entre Windsor y Belvoir no es baladí, ya que comparten arquitecto, James Wyatt, el favorito de la realeza y la aristocracia británicas durante los siglos XVIII y XIX. De ahí que la torre de Belvoir recuerde inevitablemente a las del castillo real. La residencia de los duques de Rutland, que, como no podía ser de otro modo, atesora varias leyendas relacionadas con los fantasmas, también ha servido de escenario para películas como El código Da Vinci, donde aparece recreado como Castel Gandolfo, residencia de verano del Papa.

La duquesa es una entusiasta de la Navidad. El día 25 se levantará muy pronto para luego ir a Misa, abrir los regalos y almorzar: “En la mesa hago gala de mis raíces galesas”, asegura
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Emma Manners posa con uno de los más de cuarenta y cinco árboles de Navidad con los que la residencia ha sido decorada para la ocasión.

La hija del ganadero

Nacida Emma Watkins, su padre era ganadero en Gales. Se formó como cantante de ópera en la escuela de música y teatro Guildhall, aunque lo dejó. Luego probó suerte como diseñadora de interiores hasta que, en 1992, su vida dio un vuelco al casarse con David Manners, undécimo duque de Rutland. Desde entonces, forma parte de la aristocracia inglesa, donde se dirigen a ella con el tratamiento protocolario de Her Grace (Su Gracia), aunque nunca se tomó demasiado en serio tantas atenciones. “La gente no espera que una duquesa sea despistada, sino serena y glamurosa”, afirma. “Siempre ando con mil cosas en la cabeza. Y la imagen que tengo de mí misma es en un Land Rover, con mis botas de agua, reuniendo al ganado”, ríe.

Emma, a la que llaman Su Gracia, es hija de un ganadero de Gales y se mudó a Belvoir, en 1992, cuando se casó con David Manners, duque de Rutland, del que ahora está separada
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Castillo 'The Crown'©©Belvoir Castle
En ambas fotos, la Regents Gallery, una de las estancias más emblemáticas del castillo de Belvoir y que también ha sido usada como set de rodaje en la serie ‘The Crown’.

Ella y el duque criaron en Belvoir a sus cinco hijos —sus hijas, Lady Violet, de veintiocho años; Lady Alice, de veintiséis, y Lady Eliza, de veintitrés, todas ellas habituales de la glamurosa élite londinense, y sus hijos, Charles, de veintiún años, marqués de Granby, y Lord Hugo, de dieciocho—, aunque se separaron de manera amistosa en 2012. A pesar de ello, siguieron viviendo juntos en dos alas separadas de la casa, donde incluso han rehecho su vida. En el caso de Emma, con Phil Burt, quien, curiosamente, trabaja en Belvoir como mánager y responsable de la explotación agrícola de casi dos mil hectáreas, los jardines y la gestión de los bosques. “Es triste cuando se rompe un matrimonio. Sin embargo, nos llevamos estupendamente y no faltamos a ningún evento familiar, siempre los celebramos juntos”, explica.

En las paredes del castillo cuelga una impresionante colección de arte, en la que destacan obras de Van Dick, Thomas Gainsborough, Holbein y William Hogarth
Castillo 'The Crown'©©Belvoir Castle
Castillo 'The Crown'©©Belvoir Castle
Castillo 'The Crown'©©Belvoir Castle
De arriba abajo, diferentes perspectivas de la ‘suite’ real. Las paredes de Belvoir acogen una impresionante pinacoteca con obras de artistas tan relevantes como Thomas Gainsborough, Holbein, Van Dyck o William Hogarth. Y entre sus insignes visitantes figuran desde la Reina Victoria al Rey Jorge IV o el duque de Wellington.

Una estrella en la familia

A su vez, Emma se siente “muy orgullosa” de sus hijos. “Violet se parece mucho a mí, es disléxica, pero muy inteligente, y piensa de una manera poco convencional”, comenta de su hija mayor, que acaba de fundar una empresa de marketing y que, durante el confinamiento, lanzó el podcast Duquesa, donde su madre entrevista a otras aristócratas que gestionan grandes castillos y palacios a lo largo y ancho del Reino Unido. “Alice es todo lo contrario a mí, es muy ordenada y organizada”, dice de su segunda hija, que es estilista y sale con Otis Ferry, hijo de la estrella del rock Bryan Ferry, que también está invitado a pasar la Navidad en Belvoir. Eliza, que trabaja en la marca de papel pintado De Gournay, tiene una “preciosa voz y una mente creativa”, mientras que su hijo Charles, que estudia un grado de empresas en la Universidad de Newcastle y heredará la finca y el título, “es muy dulce y trabajador”. El pequeño, Hugo, que ahora disfruta de un año sabático, es “el último emprendedor”, añade. “Tiene el don de la palabra y sabe que nada de esto será suyo y que tiene que hacer su propia fortuna”. Los cinco estuvieron en casa durante el confinamiento y ayudaron a gestionar la finca. Emma creó un grupo de WhatsApp, denominado ‘Corona clan’, al que todas las mañanas enviaba una lista de tareas.

Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Sobre estas líneas, la habitación de los Guardias (Guards Room), preparada para la Navidad.

Esta Navidad, ella y el duque van a ser los anfitriones de 40 invitados, entre los que se encuentran su madre y dos hermanos con sus familias: “Vamos a darlo todo”, comenta. El día de Navidad, se levantará a las 6:30 de la mañana para meditar y “equilibrar mis chakras”; luego, animará a la familia para ir a la Misa de las 10:30, tras un completo desayuno inglés. Volverán para tomar algo y abrir los regalos en el salón Elizabeth —un opulento salón de estilo rococó francés con muebles dorados de Luis XIV, paneles de pared con damascos de seda y techos decorados con frescos—.

Sus tres hijas, nueva generación de la aristocracia, han sido comparadas con las hermanas Crawley, de Downton Abbey. Alice sale con Otis, hijo de la estrella del rock Bryan Ferry

También tiene un árbol de Navidad, de unos seis metros, en cuya copa hay un pavo real —un emblema familiar— hecho de tela verde y azul con cristales. Almorzarán en el comedor principal. El menú correrá a cargo de un chef. “Me avergüenza confesar que, al ser todo esto tan grande, siempre necesito ayuda en Navidad”, cuenta. “Este año vamos a hacer un rollo a las tres aves: pavo, pato y faisán con relleno. Después tenemos un enorme budín de Navidad con mucha llama”. A continuación, es posible que los chicos saquen sus guitarras y canten al unísono: “En la mesa hago gala de muchas de mis raíces galesas. Mi abuelo tenía seis hermanos y todos cantaban melodiosamente en torno al piano todas las noches. Tenías que cantar o recitar un poema”, añade.

Castillo 'The Crown'©GettyImages
La duquesa es madre de cinco hijos. Las más famosas son sus tres hijas, muy populares en la élite social londinense.

Como es lógico a estas alturas del año, la duquesa hace balance de 2021 y elabora una lista de propósitos para el próximo año, que empezará a lo grande. En enero se marcha a Kerala, en la India, a un retiro ayurvédico de seis semanas: “Me encanta estar a mi aire”. Después seguirá con la tercera serie de su podcast. Emma también fantasea con la idea de tener nietos: “Espero de veras que alguno de mis hijos viva cerca para poder llevarlos al colegio”, dice entre risas.

Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
Castillo 'The Crown'©TREVOR LEIGHTON
El árbol de Navidad decorado con un pavo real, ubicado en el salón Elizabeth, una opulenta estancia de estilo rococó francés con muebles dorados de Luis XIV.

Pero, antes de que alguna obligación de abuela ocupe todo su tiempo, seguirá trabajando en Belvoir, que asegura ser siempre un privilegio y nunca una carga: “No me hace sentir abrumada, sino honrada de que el Señor, en su bondad, me haya colocado aquí”. Para el próximo año tiene planeado construir un parque de aventuras y un hotel-boutique, aunque Emma, la hija de un granjero de Gales que ahora vive en un castillo y es duquesa de Rutland, siempre tiene clara una cosa: “Nunca siento que este lugar me pertenezca a mí, siempre lo cuido para el país y mi familia. No se trata de ser grandiosa y pomposa, sino de tener los pies en la tierra y trabajar mucho”.


ENTREVISTA: ROSALIND POWELL

FOTOGRAFÍAS: TREVOR LEIGHTON/©BELVOIR CASTLE

PARA MÁS INFORMACIÓN DE LAS NAVIDADES EN EL CASTILLO BELVOIR: WWW.BELVOIRCASTLE.COM

ESTILISMO: ARABELLA BOYCE Y LADY ALICE MANNERS

PELUQUERÍA Y MAQUILLAJE: ALICE THEOBALD DE ARLINGTON ARTISTS CON MORGAN’S POMADE, BABYLISS Y GUERLAIN

Más sobre