María Luisa Príes, hija de los condes de Príes, nos abre las puertas de su impresionante palacio familiar, un tesoro escondido en el centro de Cádiz

‘El palacio de la Mora fue inaugurado, en 1862, con un baile de gala, presidido por la Reina Isabel II de España. También han pasado por aquí Alfonso XII y Alfonso XIII’

Palacio Cádiz

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Entrar en el palacio de Mora es como viajar al pasado, es disfrutar del resplandor del siglo XIX en Cádiz, saborear la historia y recordar el lustre y señorío que se respira en ‘la tacita de plata’. Podemos decir que el palacio de Mora, obra de Juan de la Vega, es la casa más bonita de Cádiz. Una residencia familiar donde los condes de Príes han disfrutado de su familia y sus amigos hasta sus últimos días y que, ahora, María Luisa Príes, hija del actual conde de Príes y futura condesa, nos enseña llena de orgullo. Aquí, hablamos con ella de su familia, de sus recuerdos de la infancia por estos salones y de su gran pasión: los viajes. Algo que ha heredado de su abuela María Luisa Picardo y que, en la actualidad, lo ha convertido en más que una pasión: en su profesión.

Portada Hola 4036©Hola
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©Cedida Palacio de Mora
Sobre estas líneas, la fachada. Arriba, María Luisa, a la entrada del palacio, obra del arquitecto Juan de la Vega Correa.

—María Luisa, nos recibes en esta fabulosa casa de tu familia, ¿cuál es su historia?

—La casa la mandó construir Manuel Moreno de Mora, a mediados del siglo XIX, pero no pudo verla terminada y la inauguró su viuda, Ro­sario Vitón. Ella vivió aquí con su hijo, José, y su nuera, Micaela de Aramburu, que no tuvieron hijos, por lo que la propiedad pasó a las sobrinas de Micaela. La casa la heredó Josefa Gómez de Aramburu y de ahí pasó a su hija, mi bisabue­la Carmen Carranza, y a mi abuela Toty Picardo.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Sobre estas líneas, la gran montera de hierro y cristal, típica de los patios de la época. Arriba, el imponente patio central, cuyos suelos y escaleras son de mármol de Carrara. La carpintería y la yesería de paredes y techos nos trasladan al estilo imperio francés.
“Cádiz era la puerta al mundo y, además, los Moreno de Mora, que mandaron construir el palacio, en el siglo XIX, tenían propiedades en muchos países, por lo que esta casa es el resultado de todas esas vidas”

—Siendo la casa más bonita de Cádiz, habrá sido visitada por muchas personalidades. ¿Sabrías decirnos quiénes han pasado por aquí?

—La casa fue inaugurada, en mil ochocientos sesenta y dos, con un baile de gala, presidido por la Reina Isabel II de España. También pasaron por aquí Alfonso XII y Alfonso XIII. Mi bisabue­lo Álvaro era muy culto y en la casa se celebraban muchas tertulias intelectuales, a las que acudían José María Pemán y Manuel de Falla con frecuencia. A mi abuela le encantaba recibir e invitaba a gente muy interesante y divertida.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Sobre estas líneas, el salón principal, conocido como salón Regio, conserva el mobiliario original. Destacan sus lámparas de cristal de roca y alfombras de Aubusson. Arriba, otra vista del patio central.

—¿Qué es lo que más te gusta de la casa?

—Me traslada a otra época, hay magia en cada rincón y viajo con la mente pensando en la historia detrás de cada objeto. Cádiz en esa época fue la puerta al mundo y, además, los Moreno de Mora tenían propiedades en distintos países, por lo que esta casa es el resultado de todas esas vidas.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
María Luisa en las escaleras que llevan a los dormitorios, que se encuentran en la primera planta. “Siempre me ha encantado el aire romántico y cosmopolita del palacio”, nos confiesa.
“Mi bisabuelo Álvaro era muy culto y celebraba muchas tertulias intelectuales, a las que acudían José María Pemán y Manuel de Falla con frecuencia”

—¿Qué significan Cádiz y este lugar para ti?

—Cádiz y esta casa son parte de mis raíces. Mi padre nació en una de estas habitaciones. Significa mis abuelos y, en especial, mi abuela, a la que adoraba. Al igual que Cádiz, esta casa está llena de historias para nosotros y, en particular, de noches de verano oliendo a dama de noche y hablando y riendo en el jardín. Lo que más me gusta de esta ciudad es el humor gadi­tano y sus playas kilométricas, soy una loca de la playa.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
“Recuerdo venir aquí con mucha admiración y respetando códigos de otra época. De pequeña, escuchaba fascinada a mi bisabuela y sus amigas de tertulia como si viese una película”, dice María Luisa, que, junto a estas líneas, nos enseña una de las galerías.

—¿Qué recuerdos tienes de tu infan­cia aquí?

—Recuerdo venir con mucha admi­ración y respetando códigos de otra época. De pequeña, escuchaba fascinada a mi bisabuela y sus amigas de tertulia como si viese una película. La casa es para mí el sitio donde mis abuelos compartían con nosotros sus ganas de disfrutar y siempre me ha encantado su aire romántico y cosmopolita. He pasado muchas sema­nas aquí con mi abuela y lo que más recuerdo es la emoción con la que llegaba a verla y la ilusión con la que ella me recibía. Hoy, mis hijos y mis sobrinas danzan por aquí comiendo helados y jugando y es genial verlos disfrutar por el patio.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Sobre estas líneas, una zona de lectura con vistas al jardín. Arriba, la biblioteca, situada en la planta baja.
“He pasado muchas semanas aquí con mi abuela y recuerdo la emoción con la que llegaba y la ilusión con la que ella me recibía. Hoy, mis hijos y mis sobrinas danzan por aquí comiendo helados y jugando y es genial verlos disfrutar”

—Háblanos de tus abuelos Adolfo Príes y María Luisa Picardo de Carran­za, condes de Príes.

—Mi abuela amaba viajar, tenía un gran sentido del humor y hacía sentir especial a todo el mundo. Mi abuelo era un señor y contaba unas historias apasionantes, estábamos horas escuchándolo. Eran unos personajes fascinantes y únicos.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
“Mi abuela invitaba a gente muy interesante y divertida”, dice María Luisa, que, en la imagen superior, a la izquierda, prepara la mesa del comedor.

—Y de tu familia materna, ¿qué nos puedes contar?

—Es una familia muy heterogénea, divertida y fuerte. Son de origen gallego y con ascendentes cubanos. Mi bisabuelo era el marqués de San Eduardo y mi madre y sus hermanas son mujeres con mucho empuje y muy currantes. En mi generación inventamos una carrera, Derecho y Arte Dramático, ya que tres primos estudiamos esa combinación y, hoy, mis dos primos son actores. ¡Como ves, mis familias no son nada convencionales!

“Aquí me traslado a otra época, hay magia en cada rincón y viajo con la mente a la historia detrás de cada objeto”
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
En esta imagen, posa en un ‘indiscret’ estilo Napoleón III, del salón Regio, donde descansan los objetos con más historia de la casa: dos jarrones regalo del conde de Artois y, después, del Rey Carlos X de Francia a la princesa de Lamballe.

—O sea, que tu afición a los viajes te viene por tu abuela… ¿Cuál fue tu primer viaje?

—A París, ella estaba encantada porque decía que el gusto se educa de pequeños y que no había mejor aprendizaje que París. En el cuarto de mi abuela, siempre estaban haciendo o deshaciendo maletas.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Sobre estas líneas, en el ascensor de la casa, que fue el primero de toda la provincia de Cádiz y está panelado en madera. Arriba, el dormitorio principal de invierno, presidido por una cama veneciana.

—Además, has vivido fuera de España, ¿no?

—Entre Portugal y Chile, han sido más de once años. Vivir fuera te abre la mente y te conecta con otras realidades, es una experiencia que te cambia la manera de mirar. ¡Yo incluso hice un máster de Filosofía! Además, en mi caso, me ha permitido viajar muchísimo y vivir como una local, pero con ojos de extranjera.

“He heredado de mi abuela la pasión por viajar. Mi primer viaje fue a París, ella decía que el gusto se educa de pequeños y que no había mejor aprendizaje que París”

—¿Cómo es la experiencia de vivir en el extranjero con niños pequeños?

—A los niños les da plasticidad mental, se acostumbran a cambiar de horario, estación y lengua en el mismo día. Mis hijos aprenden cosas nuevas con mucha facilidad, son curiosos y hacen amigos enseguida. Todos nos hemos acostumbrado a conocer personas diferentes e integrarlas en nuestra vida y, gracias a eso, tenemos grandes amigos repartidos por el mundo.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
En la imagen superior, el dormitorio principal de verano, con lámpara de cristal de roca y una gran chimenea. Sobre estas líneas, María Luisa en las escaleras del patio.

—Y ahora te dedicas a organizar viajes personalizados…

—¡Sí! Tengo mi agencia, Atria Travel (www.atriatravel.es), que es el resultado de más de diez años organizando viajes y toda una vida viajando con mis padres. Vivir tantos años en Latinoamérica me ha permitido encontrar sitios increíbles y guías extraor­dinarios que te enseñan lo que tú no ves. Ahora, con Atria, hacemos viajes a otros continentes. Mi socio tiene una expe­riencia similar a la mía en Asia y estamos a tope con África.

“Esta ciudad y esta casa son parte de mis raíces. Mi padre nació en una de estas habitaciones. Este lugar significa mis abuelos, en especial, mi abuela paterna, María Luisa Picardo, a la que adoraba”

—¿Qué es para ti lo más importante para disfrutar de un buen viaje?

—Conectar con el destino. Los viajes nos sacan de nuestra zona de confort y estamos más receptivos, por eso, de un buen viaje uno no vuelve igual que se fue. Al viajar, vivimos experiencias que nos emocionan, ya sea porque conectamos con una realidad diferente, un paisaje o porque nos enfrentamos a nosotros mismos, y yo trabajo para que cada viaje se adapte a cada pasa­jero y se dé esa chispa.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
La futura condesa, en la torre del palacio, que tiene unas impresionantes vistas de la ciudad.

—¿Qué valor añadido tienen tus viajes?

—Me encanta la gente y soy muy empática. Un viaje personalizado difiere del concepto tradicional del lujo, implica conocer ‘personalmente’ el destino y, en intimidad, al cliente. Mi valor añadido es que busco que la esencia del destino le llegue a mi pasajero y, entonces, pasa de ser un viaje a ser una experiencia. Además, yo me ocupo personalmente de que todo salga a la perfección.

“Mi familia materna es muy heterogénea, divertida y fuerte. Son de origen gallego y con ascendentes cubanos. Mi bisabuelo era el marqués de San Eduardo y mi madre y sus hermanas son mujeres con mucho empuje”

—Y, por último, ¿cuál es tu destino favorito y por qué?

—Cada momento vital tiene un destino ideal. Si necesitara un descanso, me iría a Trancoso, y si estuviese llena de energía, haría un trekking entre glaciares en Patagonia. En un momento más introspectivo, me escaparía a Camboya, y si buscara una experiencia que me removiera la vida, me mezclaría con los gorilas en la selva de Uganda. Aunque, si me pierdo y no me encuentras, lo más probable es que esté aquí, en Cádiz.

Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Palacio Cádiz©ANDREA SAVINI
Sobre estas líneas, el jardín interior, con plantas centenarias traídas de varios rincones del mundo. Arriba, la bodega, fundada por su abuelo Adolfo Príes y Bertrán para su abuela María Luisa Picardo.

REALIZACIÓN Y TEXTO: LOLA DELGADO

FOTOGRAFÍA: ANDREA SAVINI

MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: JUANA POYATOS

LOOK 1: PANTALÓN Y CHALECO: ES FASCINANTE/JERSEY Y CINTURÓN: ZARA/BOTINES: JIMMY CHOO/PENDIENTES: MUSULA

LOOK 2: VESTIDO: MIGUEL MARINERO/BOTAS: MANGO

LOOK 3: PANTALÓN, CAMISA Y CHALECO: ZARA/ZAPATOS: JIMMY CHOO/PENDIENTES: MUSULA

LOOK 4: MONO: PANAMBI/PENDIENTES: MUSULA

LOOK 5: BLUSA Y PANTALÓN: DRAGON GIRL BY MIMOKI

LOOK 6: PANTALÓN: DRAGON GIRL BY MIMOKI/CAMISETA: SLOW LOVE/CINTURÓN: MICHONET/ZAPATOS: JIMMY CHOO

Más sobre