Mágica Navidad en los bosques de Normandía

Pia y Patrick Piard, propietarios de la platería más importante de Francia desde Napoleón Bonaparte, nos invitan a su impresionante mansión de cuento en La Ruta de las Abadías del Sena

Casa Normandía

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Las casas de cuento de hadas existen y especialmente en Navidad. En Yainville, entre los hermosos bosques de Normandía, en una colina rodeada por el Sena, se encuentra la mansión ‘encantada’ de la familia Piard. Una casa del siglo XIX construida en estilo anglonormando con techos altos como catedrales, decoraciones art nouveau, con mas de cincuenta tipos de pequeñas piezas antiguas de colores que representan animales Barbotin en los bordes, en madera tallada o arcilla especial, que se producen en la famosa fábrica de la región Las Tuileries de Bavent.

Portada HOLA 4038©Hola

Una casa vibrante de historia, que perteneció a Sacha Guitry, icono de la comedia satírica francesa, que hospedó a Modigliani y Monet, quien incluso pintó las sillas del comedor en vivos colores, inspirándose en su jardín vecino en Giverny.

De estilo anglonormando, Chez les Zoaques fue construida en el siglo xix y perteneció a Sacha Guitry, dramaturgo, cineasta e icono de la comedia satírica francesa, de cuya primera obra toma su nombre la residencia

Sus dueños, Pia y Patrick Piard, son una brillante pareja al frente de un holding que cuenta con siete firmas de lujo especializadas en el arte de la mesa y el arte de vivir. Odiot, una de ellas, ha sido la platería francesa más importante desde Napoleón I, y sus suntuosas piezas se exhiben en los museos más grandes del mundo. Julien, su único hijo, es un apasionado de la fotografía y un amante de la Naturaleza. Una familia que representa ese espíritu francés del savoir vivre, que celebra tradiciones como la Navidad con verdadero amor, que tiene orígenes en diferentes culturas y muestra con orgullo el éxito de su trabajo.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©Pepe Botella
“La velada comenzará con un poco de vino caliente condimentado con canela, clavo y pimentón, una tradición austriaca; se servirá con galletas caseras frente a la mansión alrededor de una gran hoguera para disfrutar de la casa iluminada y la vista desde el exterior”, nos cuenta nuestra anfitriona, Pia Piard, sobre la Navidad en su espectacular residencia de Normandía, situada entre París, Deauville y Honfleur, las famosas ciudades balnearias junto a mar, en el camino de los meandros del Sena, conocido como La Ruta de las Abadías. Sobre estas líneas, junto a su hijo, Julien, un apasionado de la fotografía.

—¿Puedes contarnos cuáles son tus orígenes y tu historia familiar?

—Nací y crecí en Austria, de madre austriaca y padre tailandés. Aprendí temprano a viajar y a tener una vida internacional. Tuve mucha suerte de tener lo mejor de dos mundos tan diferentes, pero en los que, al mismo tiempo, encuentro muchas similitudes. Me encanta la vida en Austria, me crie en un entorno tranquilo bastante rural con actividades al aire libre y deportes. Vivir cerca de la Naturaleza, tener animales fue y sigue siendo muy importante en mi vida. De Tailandia me fascina la tranquila bondad natural, esta profunda creencia, el respeto a los mayores y la importancia de vivir las tradiciones y ceremonias, las altas exigencias éticas sobre ellos mismos, lo que viene junto con la religión budista. Me atrae la elegancia natural, el refinamiento de su apariencia y la sofisticación única de su forma de vida, especialmente en lo que respecta a la comida y la hospitalidad. El mejor ejemplo es el hotel Oriental en Bangkok.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©Pepe Botella
Sobre estas líneas, la imponente imagen de Pia, vestida de Dior y con joyas de Roberto Coin, en la escalera entre dos grandes árboles de Navidad. Arriba, detalle de la fachada de Chez les Zoaques, construida en el siglo XIX, donde se aprecian las coloridas figuras de Barbotin, una arcilla especial, colocadas en cada borde, que se producen en una famosa fábrica de la región llamada Les Tuileries de Bavent.

La transmisión del ‘savoire faire’

—De tu herencia cultural viene tu pasión por el arte asiático.

—Me encanta el arte antiguo asiático y colecciono esculturas y vasijas de barro prehistóricas. Descubrí la calidad y la creatividad de la artesanía en artes como el tallado en madera, la producción de seda y la joyería. Me interesaron especialmente los talleres de joyería. Los tailandeses son muy supersticiosos, así que tuve la idea de crear y diseñar colgantes de plata en forma de amuletos de la suerte con significados especiales, como salud, prosperidad, etc.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©JAVIER OCANO
La sala de billar y, sobre la chimenea, vinoteca con manos de serpiente de plata creada en 1798. La pieza original se encuentra en el Instituto de Arte de Chicago, y otra original de la época, en el Museo de Artes Decorativas de París.

—¿Empezaste así tu negocio, entonces?

—Sí, entonces comencé mi primer negocio. Abrí dos boutiques con moda y joyería de plata, así como mi negocio de venta al por mayor de amuletos. Me presentaron en todas las grandes ferias comerciales, como Bijorhca en París, Milán, Munich, Fráncfort…Años después, mi marido me preguntó si deberíamos hacernos cargo de un pequeño grupo de lujo, Celt (Compagnie Europeenne de Luxe et Tradiciones), que incluía la maravillosa empresa Odiot, el mejor ejemplo del saber hacer y la sofisticación francesa, plata trabajada a mano desde mil seiscientos noventa y complementos de lujo para el baño.

“La casa se convirtió pronto en el centro de la vida social. Muchos artistas famosos, como Modigliani, Sarah Bernhardt y Claude Monet fueron invitados habituales”

—La gran aventura, casi una misión…

—Estaba feliz de trabajar de nuevo en este bonito negocio.Con mi experiencia fue fácil entender rápidamente el mecanismo de trabajo. Aunque el comienzo fue muy difícil. En Odiot, la empresa más antigua, que aún existe, las personas que trabajan en el taller de Bretigny son artistas y artesanos. La transmisión del savoir faire es un gran desafío. Llamo a la producción la alta costura del platero. Solo para la producción de una cuchara o tenedor son necesarios más de cuarenta pasos de trabajo diferentes.

Casa Normandía©Pepe Botella
Pia, con ‘total look’ de Dior y joyas de Roberto Coin, junto a su marido, Patrick, y su hijo, Julien.

—Odiot, las colecciones mas opulentas de Francia.

—El momento más importante para Odiot fue el Imperio de Napoleón. Su madre, Laetitia, y su hermana Pauline Borghese, estaban entre los clientes más importantes. La producción fue la más opulenta y creativa en ese momento. Incluso hoy en día, muchos de los miembros de la familia de Napoleón y Murat tienen colecciones históricas de Odiot y nos apoyan. Yo fui responsable de las comunicaciones y el desarrollo, colaboraciones con artistas de renombre como Hubert le Gall y Mattia Bonetti. Hicimos esta maravillosa exposición: Odiot Dessiner Lor Et Largent en el Museo de Artes Decorativas, en París, y colaboraciones con la Biennale de París y Versalles.

“Todos nos enamoramos de inmediato de esta casa. La reforma nos llevó un año y fue todo un desafío. Tuvimos que respetar su encanto antiguo y combinarlo con las comodidades modernas”
Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©Pepe Botella/JAVIER OCANO
Sobre estas líneas a la izquierda, Pia Piard, con look de Dior y joyas e Roberto Coin. Arriba, ventanal del comedor amarillo, donde se pueden ver algunas de las sillas que pintó Monet inspirándose en el famoso jardín de su casa de Giverny.

No fue amor a primera vista

—¿Cuándo conociste a tu marido?

—Conocí a mi marido hace más de veinte años a través de amigos en común en el sur de Francia. Patrick celebró su cumpleaños en su magnífica casa con vistas al mar Mediterráneo y un parque de flores y plantas del arquitecto Thalien al estilo de las villas romanas palladianas. No fue amor a primera vista en absoluto. Tal vez me enamoré de la casa, pero definitivamente no de mi esposo en este momento. Exactamente un año después, nuestra historia comenzó en Viena después de un almuerzo en el famoso hotel Sacher, el mejor ejemplo de la tradición y el patrimonio austriaco.

“No podía estar más feliz cuando mi marido me preguntó si deberíamos hacernos cargo de un pequeño grupo de lujo que incluía la maravillosa empresa Odiot, el mejor ejemplo del ‘savoir faire’ y la sofisticación francesa, plata trabajada a mano desde 1690”

—¿Cómo empezó Patrick su carrera?

—Patrick estudió en la famosa universidad Sciences Po, en París. Comenzó como banquero de inversiones en Canadá y Estados Unidos durante muchos años antes de construir su family office, que controla empresas en varios sectores: salud, tecnología y lujo. Está especialmente comprometido en construir un grupo especializado en el art de vivre a la francaise.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©JAVIER OCANO
La mesa es un homenaje al rojo y el verde, los colores de la Navidad, con la vajilla de porcelana de J. L. Coquet Limoges, los grandes candelabros ‘Victoria’, de plata estilo imperio de 1890, y la cubertería ‘Bourbon’, de Odiot, en plata dorada, creada bajo el reinado de Luis XV en homenaje a la familia Borbón. A la derecha de la imagen, sobre la cómoda, cesta de fruta de plata dorada de estilo imperio creada en 1814 para el zar Alejandro I.

—Y llegó vuestro hijo.

—En dos mil tres, nació nuestro hijo, Julien, en Miami, donde pasamos mucho tiempo. Aun así (nunca vivió en Austria) se convirtió en un verdadero austriaco. Fue muy infeliz en París. Echaba de menos el país y la Naturaleza. Fue entonces cuando decidimos comprar una casa de campo cerca de París para pasar los fines de semana. Encontramos un verdadero tesoro en Jumiéges, una pequeña ciudad a una hora y media de la capital, entre París, Deauville y Honfleur, las famosas ciudades balnearias junto al mar. En La Ruta de las Abadías, como se llama el camino que pasa por las curvas del río Sena.

“La madre y la hermana de Napoleón estuvieron entre los clientes más importantes. Incluso hoy en día, muchos de los miembros de la familia de Napoleón y Murat tienen colecciones históricas y nos apoyan”

—¿Cómo se llega a vuestra casa de cuento de hadas?

—Para llegar a nuestra mansión, Chez les Zoaques, hay que cruzar el Sena con un ferri. En medio del río ya se puede ver la propiedad en lo alto de un acantilado en medio de un enorme bosque. Desde la puerta de entrada principal de hierro forjado no se puede ver la casa. A través del largo camino de abetos, solo se pueden ver las dos casas para el jardinero y el cuidador.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
“También estuvo aquí el padre del escritor Maurice Leblanc, que creó el personaje del ladrón de caballeros, Arsene Lupin, en 1891. En 1940, la casa fue ocupada por nazis alemanes”, nos cuenta Pia sobre su histórica propiedad. Sobre estas líneas, uno de los dormitorios.

—¿Fue un flechazo inmediato?

—Todos nos enamoramos de inmediato de esta casa. Necesitaba algo de renovación y redecoración, lo que nos llevó casi un año y fue todo un desafío. Para Patrick y para mí siempre fue un gran placer y se convirtió en nuestra pasión común decorar y crear nuevos espacios. Tuvimos que respetar su encanto antiguo y la decoración tradicional, todo en combinación con las comodidades modernas, como sauna, jacuzzi, climatización para la piscina, sistema de calefacción sostenible y eficiente. Me encanta cocinar y, una vez instalados en una mansión como esta, la idea es no salir a cenar todas las noches. Quieres recibir a familiares, amigos y niños, que dan vida y te hacen vivir esta propiedad.

La amistad de Guitry y Monet

—¿Cuál es la historia de este manoir?

—La mansión fue construida a mediados del siglo XIX con un marco de madera de estilo anglonormando típico de la región. Fue creado de manera muy colorida, agregando muchos pequeños detalles, como todos los variados animalitos —alrededor de cincuenta— de Barbotin, una arcilla especial, colocados en cada borde del techo o elementos tallados en madera agregados en varios lados de la casa. Estos animales y figuras se producen en una fábrica muy famosa de la región llamada La Tuileries de Bavent. Las piezas antiguas de Barbotin se coleccionan y comercializan a precios enormes. Siempre me sorprende el costo cuando una de las nuestras tiene que ser reemplazada.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Uno de los cuartos de baño.

—Ha sido testigo de momentos y de la vida de importantes personalidades.

—Pero el más importante es, sin duda, Sacha Guitry (de mil ochocientos ochenta y cinco a mil novecientos cincuenta y siete). Fue uno de los dramaturgos más importantes de Francia, así como actor y director de teatro y cine y héroe e icono nacional. Escribió más de ciento quince obras en su carrera. A los franceses de todas las generaciones, desde siempre, les encanta divertirse repitiendo sus legendarias citas. Era famoso por su humor agudo, satírico y cínico, no sin razón, comparado con sus contemporáneos Oscar Wilde y George Bernard Shaw. La primera obra de teatro de Guitry, con gran éxito económico, se llamó Chez les Zoaques; su entonces novia, Charlotte Lysès, que interpretaba al personaje principal, le permitió comprar la mansión, que se llamó manoir Chez les Zoaques. Allí escribiría siete obras de teatro.

“Monet pintó un conjunto de catorce sillas de comedor que aún pertenecen a nuestra propiedad. La mezcla de colores brillantes que usó hace pensar en su precioso jardín en Giverny”

—Así que la casa se convirtió en un lugar ‘top’ para la sociedad de artistas.

—Se convirtió pronto en el centro de la vida social. Muchos artistas famosos como Modigliani, Sarah Bernhardt, Claude Monet serán invitados habituales. A medida que aumentaba el éxito, el número de invitados no disminuiría y algunos de ellos tenían una actitud molesta. Así que Sacha escribió su famoso reglementaire d’ interieure, una lista de las reglas de la casa en diez artículos, y que aún tenemos nosotros en casa.

Casa Normandía©JAVIER OCANO
Casa Normandía©JAVIER OCANO
Vista del Sena desde el lugar.

Aunque había una gran diferencia de edad, Sacha Guitry y Claude Monet (de mil ochocientos cuarenta a mil novecientos veintiséis) mantuvieron una gran amistad. Guitry se inspiró en la casa y el jardín de Monet en Giverny, no lejos de Yainville, que alberga hoy el museo de Monet. El comedor amarillo tiene un gran parecido con el famoso comedor de Monet en Giverny y este pintó un conjunto de catorce sillas de comedor que aún pertenecen a nuestra propiedad. La mezcla de colores brillantes positivos que usó hace pensar en su jardín increíblemente hermoso en Giverny.

Marthe Hanau también fue una de las propietarias de la casa en mil novecientos veintisiete. Su vida se convirtió en un libro y una película con Romy Schneider bajo el título de La Banquiere. Cometió una especie de fraude económico con su exmarido, terminó en la cárcel y finalmente fue víctima de un atentado. Durante su tiempo en la mansión, fue conocida por llegar en su automóvil deportivo desde París sin respetar ningún límite de velocidad.

“Durante la época en que la mansión perteneció a una familia de industriales, el Rey Olav V de Noruega fue su invitado”

También estuvo el padre del escritor Maurice Leblanc, que creó el personaje del ladrón de caballeros, Arsene Lupin, en mil ochocientos noventa y uno. En mil novecientos cuarenta, la casa fue ocupada por nazis alemanes. El general, Paulus vivió aquí hasta que lo enviaron al frente este de Rusia.

Durante la época en que perteneció a una familia industrial, el Rey Olav V de Noruega fue su invitado. Los ancianos de la región aún recuerdan haberle saludado con banderas en la calle cuando llegó.

Diez árboles de Navidad

—¿Cómo celebraréis la Navidad este año?

—Este año hemos decidido celebrar la Navidad con toda la familia y algunos buenos amigos de una manera muy elegante y especial, un poco como un cuento de hadas. Después de la ausencia total de cualquier tipo de celebración el año pasado, tenía muchas ganas de hacer algo especial. Tenía en mente el cuento y el ballet del cascanueces, cuando por la noche los juguetes cobran vida alrededor de la pequeña Clara. Quiero que todos se encuentren de regreso a la infancia en un cuento de hadas. Decorar esta gran casa ha sido realmente un gran desafío. Hay diez árboles de Navidad de dos a seis metros de altura. Así que supongo que este año renunciaré a las velas reales. Elegí como color dominante el rojo, porque para mí es el color navideño por excelencia y era el complemento perfecto para la decoración de la gran sala de estar; por supuesto, el dorado, también, y luces brillantes y muchos pequeños detalles. Ya estoy trabajando en la lista de reproducción de música y mis favoritos son los villancicos ingleses.

—¿Qué nos puedes contar de tu hijo, Julien?

—Julien siente pasión por la fotografía. Acaba de terminar un máster de fotografía de dos años con gran éxito. Hasta hace dos años no le importaba la moda y lo que la acompaña, pero ahora desarrolla el ojo para la belleza, la calidad y la perfección. Su regalo de Navidad, por supuesto, es una nueva cámara con mayor resolución.

“Este año hemos decidido celebrar la Navidad con toda la familia y algunos buenos amigos de una manera muy especial. Quiero que sientan que vuelven a la infancia, como en un cuento de hadas”

—¿Cuáles son los mejores momentos en esta casa?

—Lo mejor es pasar tiempo con amigos, intelectuales, artistas, hombres de negocios, tener grandes tertulias al estilo de los tiempos de Sacha Guitry, reírse con sus citas, cocinar platos franceses juntos como pot au feau o barbacoa de langosta al aire libre, disfrutando de paseos por el parque, un partido de tenis o ir al campo de golf cercano, que se ha convertido en mi verdadera pasión. Nuestros amigos también hacen pequeñas excursiones a Deauville y Honfleur para disfrutar de un plato típico de pescado crudo y de un paseo por los pintorescos pueblos o a la orilla del mar. Como en todas las invitaciones a cenar, a una fiesta o a pasar el fin de semana, son los invitados o la combinación adecuada de invitados los que hacen que sea un éxito. Esta mansión solo está viva con la presencia de familiares y amigos, algunos fueron invitados a almorzar el sábado y finalmente no se irían hasta la cena del domingo.

Casa Normandía©Pepe Botella
“Patrick, mi marido, al que conocí hace veinte años, comenzó como banquero de inversiones en Canadá y Estados Unidos antes de construir su ‘family office’, que controla empresas en varios sectores, como salud, tecnología y lujo”, comenta Pia, que lleva vestido de Dior y joyas de Roberto Coin.

REALIZACION Y TEXTO : NANA BOTTAZZI

FOTOS: PEPE BOTELLA

FOTOS CASA: JAVIER OCANO

ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA: JULIEN PIARD

DECORACIÓN NAVIDEÑA : NANA BOTTAZZI Y FABRIZIO COCCHI

JOYAS: ROBERTO COIN

VESTUARIO: DIOR/ETRO/ARMANI/LARUSMIANI

MAQUILLAJE : LILIANA ROSETTA

AGRADECIMIENTOS: STEPHAN RUFFIER-MERAY