¿Y si en lugar de comprarlo, este año te animas a elaborarlo con tus propias manos? La satisfacción que produce cuando lo tienes terminado es mayúscula. Anímate a prepararlo siguiendo nuestras indicaciones

Por

Gusta por igual a niños y mayores y la presencia de este postre es casi obligada en los hogares españoles cada 6 de enero a la hora del desayuno, aunque hay quien empieza a tomarlo el 5 o varios días antes. El origen del clásico roscón de reyes se remonta ni más ni menos que a la época del Imperio Romano y no tiene nada que ver con la llegada de los Reyes a Belén sino que se vincula en a las fiestas de invierno que los romanos celebraban en honor del dios Saturno.

En esta festividad, se regalaba a los esclavos y plebeyos una torta confitada de dátiles, higos y miel que escondía un haba seca; quien descubriera tal legumbre era nombrado 'rey de reyes'. El cristianismo adaptó a sus creencias religiosas tal costumbre y el haba seca acabó sustituyéndose con el tiempo por una figurita de porcelana o plástico, convirtiéndose para su afortunado descubridor en un signo de suerte. Se cuenta que esta costumbre llegó a España de la mano de los soldados que lucharon en Flandes junto al rey Carlos V.

Sea como sea es el gran dulce navideño, junto a turrones, polvorones y mazapanes. Y, de alguna forma, pone punto y final a las Navidades. Todas nuestras pastelerías (y también supermercados y grandes superficies) llenan sus mostradores con vistosos roscones de reyes con los más variados y sugerentes rellenos -o sin ellos-, las decoraciones más atractivas y, por supuesto, su correspondiente sorpresa en el interior.

Pero el reto que te proponemos es que este año -si no lo haces ya- lo prepares con tus propias manos en casa. Es cierto que el proceso es laborioso y no tanto porque sea complicado, sino porque implica varios pasos en su elaboración y, sobre todo, necesita bastante tiempo para la fermentación de la masa.

Podemos simplificar ese proceso para animarnos a hacer un delicioso roscón de reyes casero y, cuando lo veas terminado y lo pruebes, te sorprenderá muchísimo lo bien que sale. Ganarás muchos puntos entre los tuyos dándoselo a probar y presumiendo de que este año no es comprado y seguro que, viendo el resultado y lo entretenido que es hacerlo, repites la experiencia. Te mostramos también 3 maneras distintas de rellenarlo.

Ingredientes del roscón de reyes casero

  • 550 gramos de harina de fuerza
  • 25 gramos de levadura prensada fresca de panadero
  • 100 gramos de leche
  • 170 gramos de mantequilla blanda
  • 150 gramos de azúcar glas
  • 2 huevos grandes
  • 30 gramos de agua de azahar
  • Piel de un limón y de una naranja (recién ralladas)
  • 1 pizca de sal

Para decorar necesitarás: fruta escarchada, 1 huevo, azúcar blanca humedecida en agua de azahar y almendra laminada

Cómo hacer el roscón de reyes casero perfecto

  1. Calienta la leche a 40ºC, añade la levadura prensada y dilúyela bien
  2. Añade 50 gramos de harina y amasa formando una bola
  3. Pon la bola en un recipiente tapado con un trapo húmedo y deja reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen
  4. Mientras, forma un volcán con el resto de la harina restante e incorpora los huevos, la mantequilla, las ralladuras y el azúcar glas y amasa todo hasta obtener una masa compacta
  5. Una vez conseguido esto, incorpora la bola con levadura reservada y mezcla bien. Si ves que queda demasiado húmeda y se pega, puedes ir añadiendo algo más de harina de fuerza
  6. Haz una bola con esta masa y colócala en un recipiente tapado, cerca de una fuente de calor, aproximadamente una hora y media, o hasta que doble su volumen
  7. Una vez doblado el volumen, vuelve a amasar un poco para darle su forma definitiva. Es preciso hacer primero una bola a la que haremos un agujero en el centro que iremos estirando para darle el formato de roscón
  8. Este es el momento de introducir la 'sorpresa' que deberá estar debidamente envuelta en papel film
  9. Coloca el roscón en una fuente de horno, sobre papel sulfurizado, y deja fermentar dentro del horno durante otra hora aproximadamente o hasta que doble su tamaño a una temperatura de unos 40ºC
  10. Pasado ese tiempo, saca el roscón y sube la temperatura del horno a 180ºC, con calor arriba y abajo. Aprovecha para decorar el roscón: pinta la superficie con huevo batido, procurando no apretar la masa, y después coloca las frutas escarchadas, el azúcar humedecido y las almendras laminadas
  11. Mete de nuevo el roscón en el horno, a 180ºC, durante unos 20 minutos
  12. Saca el roscón ya horneado con cuidado y deja enfriar

Rellenos para tu roscón de reyes

Algunos prefieren comerlo tal cual, sin rellenar, pero hay quien opta por ponerle dentro nata, crema pastelera o trufa, que son los rellenos más clásicos. Te mostramos cómo prepararlos.

Relleno de nata montada

Ingredientes

  • 500 ml de nata líquida para montar
  • 100 g de azúcar glas

Preparación

  1. Vierte la nata (es fundamental que esté muy fría) en un bol y comienza a batir, bien a mano de forma enérgica y continuada o a velocidad media-baja con la ayuda de una batidora con varillas, hasta que empiece a montarse
  2. Añade el azúcar de forma progresiva a la crema de nata y termina de montar
  3. Ya tienes lista la nata montada para abrir tu roscón por la mitad, extenderla y tapar con la mitad superior
     

Crema pastelera

Ingredientes

  • ½ litro de leche
  • 2 yemas de huevo
  • 1 huevo entero
  • 100 g de azúcar
  • 30 g de harina de repostería
  • 1 rama de vainilla
  • Una pizca de jengibre en polvo
     

Preparación

  1. Calienta la leche junto con la ramita de vainilla y el jengibre en una cazuela y cuando empiece a hervir, retira del fuego
  2. Añade la harina, el azúcar y mezcla todo bien
  3. Bate las yemas de huevo, añade a la leche y bate con varilla, mientras se cocina a fuego lento, hasta que empiece a espesar
  4. Retira la ramita de vainilla, echa la crema en un bol y enfría en el frigorífico para poder rellenar tu roscón
     

Crema de trufa

Ingredientes

  • 200 g de chocolate de cobertura
  • 150 g de azúcar
  • ½ litro de nata líquida para cocinar
     

Preparación

  1. Vierte la nata y el azúcar en un cazo, remueve y cocina a fuego medio hasta que rompa a hervir
  2. Retira del fuego, añade el chocolate para que se derrita con el calor de la nata y remueve para que se integren bien todos los ingredientes
  3. Pon el cazo nuevamente junto al fuego hasta que vuelva a hervir
  4. Coloca la mezcla en un bol, deja que se temple, cubre con papel film y enfría en la nevera durante 24 horas
  5. Saca el recipiente del frigorífico, monta la crema con una batidora de varillas y rellena tu roscón con el resultado

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.