Por qué no deberías cocer los huevos sacados directamente de la nevera

Por qué no deberías cocer los huevos sacados directamente de la nevera

El huevo es el ingrediente más versátil que hay en nuestra despensa. Parece mentira que algo tan pequeño, y aparentemente tan sencillo, se pueda convertir en tantas elaboraciones distintas. ¿No os maravilla que a partir de la clara y de la yema podamos sumergirnos en un mundo tan fascinante de posibilidades? Te descubrimos, además, lo importante que es no cocinar un huevo directamente de la nevera

Por

También hay que decir que el huevo es uno de los productos más delicados que hay, por razones obvias porque se rompe casi con mirarlo... Pero además, son necesarias una serie de precauciones y consideraciones tanto desde el punto de vista de su conservación (se recomienda guardarlos en un sitio fresco, seco y a temperatura constante, de ahí que los mantengamos en la nevera, para evitar cambios bruscos), como desde sus múltiples aplicaciones culinarias.

De hecho, y por poner solo un ejemplo, si lo que quieres es hacer un huevo cocido o un huevo pasado por agua, tendrás que medir al milímetro los tiempos de cocción para conseguir el resultado deseado. Esto lo tienes claro, ¿verdad? 

Deja el huevo a temperatura ambiente y parte de agua hirviendo para la cocción

¿Y si te decimos que también influye si sacas los huevos de la nevera y los pones directamente a hervir? Aunque los dejes el tiempo necesario para que se pongan a temperatura ambiente, corres el riesgo de no lograr la textura buscada. Un huevo con exceso de frío, corre más riesgo de romperse, especialmente si partes directamente de agua que no ha hervido.

Más: Huevos rellenos: recetas sencillísimas para todos los gustos

VER GALERÍA

Así que, nuestras dos grandes recomendaciones de hoy son, además de sacar los huevos con tiempo suficiente (y, por supuesto, que sean frescos), que, al cocerlos, partas siempre de agua hirviendo. De lo contrario, el que avisa no es traidor, podrían agrietarse.

Más: 11 cenas con huevo en menos de 25 minutos

Cocido, pasado por agua y poché

Por tanto, para evitar los cambios bruscos de temperatura, no olvides sacar los huevos 1 hora antes, pon a hervir el agua y cuando se formen los borbotones característicos (más o menos, a 100ºC), introduce los huevos. Recuerda que para hacerlos pasados por agua, tendrás que dejarlos entre 3 y 4 minutos y para que se queden duros, necesitarás entre 11 y 12 minutos. El tiempo dependerá del tamaño del huevo y del número de huevos que cozamos a la vez. Si lo que deseas, es un huevo poché, ten las mismas precauciones, sólo que el agua de cocción tendrás que calentarla sin que lleque a hervir y añadirle un chorrito de vinagre.

¿Qué tal 3 recetas con huevo para poner en práctica estas recomendaciones? ¡Ahí van!

Paso a paso: Ratatouille con huevo poché

La mezcla de huevo con verduras nunca falla. Te proponemos una 'ratatouille', pero también podría valer un pisto castellano-manchego.

Paso a paso: 'Scotch eggs'

Una de las técnicas que se pueden aplicar,  una vez que tenemos el huevo cocido, es la de empanarlo y freírlo.

VER RECETA

Paso a paso: Huevo pasado por agua con salsa tártara

El huevo pasado por agua necesita menos tiempo de cocción que el duro y es ideal para servir con numerosos tipos de salsas.

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.