/ 
clock 30min | easyFácil | 4 COMENSALES

Quesadillas abiertas con champiñones, patatas y pimiento rojo

La cocina mexicana es deliciosa y adoramos su recetario tradicional. Pero, de vez en cuando, también resulta divertido –y riquisímo- tomar alguna de sus elaboraciones y hacer una interpretación libre de su cocina. Esta sugerencia, que hemos llamado ‘quesadillas abiertas’, pero también podría ser una ‘pizza mexicana rápida’ es un excelente ejemplo. Es, sobre todo, una receta rápida y sencilla, perfecta para improvisar una cena sabrosa en cualquier momento. Para completar el menú, acompáñalas con una ensalada de aguacate, fríjoles negros, maíz dulce y cilantro.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La cocina mexicana es deliciosa y adoramos su recetario tradicional. Pero, de vez en cuando, también resulta divertido –y riquisímo- tomar alguna de sus elaboraciones y hacer una interpretación libre de su cocina. Esta sugerencia, que hemos llamado ‘quesadillas abiertas’, pero también podría ser una ‘pizza mexicana rápida’ es un excelente ejemplo. Es, sobre todo, una receta rápida y sencilla, perfecta para improvisar una cena sabrosa en cualquier momento. Para completar el menú, acompáñalas con una ensalada de aguacate, fríjoles negros, maíz dulce y cilantro.

  • 4 Tortillas de trigo
  • 6 Patatas de guarnición
  • 120 g de Champiñones
  • 1 Pimiento rojo italiano
  • 180 g de Queso rallado
  • 1 ramillete de Cilantro fresco
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  1. 1.

    Lava las patatas de guarnición y, sin pelar, cocínalas en el microondas en un estuche de vapor. Si no dispones de ese estuche, hazles un corte, sin pelar y caliéntalas a máxima potencia durante cuatro minutos. Mete al mismo tiempo una taza con agua (llena la taza solo hasta la mitad o poco más, no hasta arriba, para que no se derrame si llega a hervir).

  2. 2.

    Lava los pimientos rojos, retira las semillas y pártelos en aritos.

  3. 3.

    Limpia los champiñones y pártelos en cuartos si no son muy grandes o en octavos.

  4. 4.

    Saltea en una sartén con un hilito de aceite de oliva los champiñones y el pimiento rojo. Cuando comiencen a estar hechos, aparta del fuego y reserva.


  5. 5.

    Coloca una tortilla de trigo y cubre con el queso rallado. Añade por encima las patatas partidas en dados y el champiñón y el pimiento. Salpimienta al gusto.

  6. 6.

    Mete en el horno, que ya debe estar precalentado a 180°C y cocina con calor arriba y abajo durante cinco minutos.

  7. 7.

    Saca del horno y adorna con unas hojitas frescas de cilantro. ¡Listo para disfrutar!.

  8. 8.

    Acompaña este plato con una ensalada sencilla de fríjoles negros cocidos (los de lata dan muy buen resultado), aguacate, maíz dulce y cilantro, aliñada con sal y aceite de oliva virgen.