Nasi goreng o arroz frito indonesio con gambas
 / 
clock 30min | easyFácil | 4 COMENSALES

Nasi goreng o arroz frito indonesio con gambas

Emblema de la cocina de Indonesia, el nasi goreng es un plato aromático y adictivo. En esencia es un arroz frito especiado, cocinado con verduras y con un ingrediente principal variable, que puede ser pollo, cerdo o langostino, versión por la que hoy hemos apostado. Se sirve con un huevo frito por encima. Muy fácil de hacer, el nasi goreng tiene la esencia de los sabores del sudeste asiático.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Emblema de la cocina de Indonesia, el nasi goreng es un plato aromático y adictivo. En esencia es un arroz frito especiado, cocinado con verduras y con un ingrediente principal variable, que puede ser pollo, cerdo o langostino, versión por la que hoy hemos apostado. Se sirve con un huevo frito por encima. Muy fácil de hacer, el nasi goreng tiene la esencia de los sabores del sudeste asiático.

  • 350 g de Arroz basmati
  • 1 Chile verde
  • 1 Chile rojo
  • 2 Cebolletas
  • 2 Pak choi
  • 4 Dientes de ajo
  • 16 Langostinos crudos y pelados
  • 1 ramillete de Cilantro
  • 1 trozo de Jengibre fresco de unos 3 cm.
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de Salsa de soja
  • 1 cucharadita de Salsa picante de chile
  • 4 Huevos
  • 4 cs de Aceite de girasol
  • 1 cucharada de Aceite de sésamo
  1. 1.

    Para hacer este nasi goreng o arroz frito indonesio con gambas comenzaremos por cocinar el arroz. Acerca una olla al fuego con el doble de volumen de agua que de arroz. Cuando el agua comience a hervir, incorpora el arroz y déjalo cocer durante 10 minutos. Pasado este tiempo escúrrelo y reserva.

  2. 2.

    Ahora, prepara todas las verduras. En primer lugar, pela la cebolleta y pícala en juliana. No deseches el tallo, pícalo también. Lava los chiles rojo y verde y pártelos en aritos (si no quieres que el plato sea muy picante, retírales las semillas).

  3. 3.

    Por su parte, pela el ajo y pártelo en láminas finas. Pela también el jengibre, con la ayuda de un cuchillo puntilla o con el envés de una cuchara. Frotando con ella la piel del jengibre, verás que sale muy fácilmente. Después, pícalo muy menudo.

  4. 4.

    Por último, limpia el pak choi, retirando sus hojas exteriores y cortando un poco su base con el cuchillo, pero no demasiado, para que no suelten las hojas. Pártela por la mitad si es pequeña o en cuartos si fuera grande.

  5. 5.

    Acerca un wok al fuego con el aceite de girasol y el de sésamo. Cuando tenga temperatura añadimos el ajo, el jengibre, la cebolla y los chiles y los salteamos a fuego vivo, sin dejar de remover.


  6. 6.

    Ponemos una pizca de sal y añadimos la salsa de soja y la de chile picante y damos a vuelta al conjunto.

  7. 7.

    Añadimos los langostinos y el pak choi y seguimos cocinando un par de minutos, sin dejar de remover.

  8. 8.

    Sacamos el contenido del wok a un plato aparte y añadimos una cucharada más de aceite de girasol y otra de aceite de sésamo y salteamos el arroz durante dos minutos. Cuando comience a tomar un bonito color tostado incorporamos de nuevo el arroz.

  9. 9.

    Por último, añadimos el arroz y removemos todo el conjunto.

  10. 10.

    Aparte, freímos los huevos fritos normalmente.

  11. 11.

    Servimos el nasi goreng recién hecho. Coronamos el arroz con el huevo frito y terminamos con un golpe de pimienta negra recién molida y las hojas frescas de cilantro. ¡Listo para disfrutar!