Bizcocho de pera
 / 
clock 35min | easyFácil | 4 COMENSALES

Bizcocho de pera

Los bizcochos son frutas resultan deliciosos y mucho más frescos y ligeros. Son perfectos para tomar en cualquier momento. Os proponemos este delicioso pastel, muy original por la presentación de la pera. Para elaborarlo se puede usar cualquier pera, aunque las de conferencia son las ideales. También se puede cambiar la pera por otra fruta como manzana reineta, melocotones o ciruelas.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Los bizcochos son frutas resultan deliciosos y mucho más frescos y ligeros. Son perfectos para tomar en cualquier momento. Os proponemos este delicioso pastel, muy original por la presentación de la pera. Para elaborarlo se puede usar cualquier pera, aunque las de conferencia son las ideales. También se puede cambiar la pera por otra fruta como manzana reineta, melocotones o ciruelas.

  • 200 g de Harina
  • 1 sobre de Levadura en polvo
  • 1 pizca de Sal
  • 130 g de Mantequilla
  • 150 g de Azúcar
  • 3 Huevos
  • 4 Peras
  • 1 puñado de Almendra laminada
  1. 1.

    En un bol amplio, colocar la mantequilla en pomada, es decir, bien blandita, junto con el azúcar. Batir con varillas o en el robot de cocina hasta integrar bien.

  2. 2.

    Añadir los huevos y seguir trabajando la mezcla.

  3. 3.

    En este punto, si quieres, puedes añadir unas gotas de esencia aroma de vainilla, es opcional.

  4. 4.

    Tamizar la harina y la levadura sobre otro bol. Tamizar no es más que pasar la harina por un colador de trama fina, cedazo o tamiz para que quede más fina y aireada, sin grumos. Este paso ayuda a lograr postres más esponjosos y aireados.

  5. 5.

    Integra los ingredientes secos y los húmedos, juntándolos en un solo bol. Mezcla muy bien hasta que tengas una masa homogénea.

  6. 6.

    Extiende una pizca de mantequilla sobre un molde redondo de 22 centímetros y espolvorea por encima una pizca de harina.


  7. 7.

    Vierte la mezcla del bizcocho sobre el molde.

  8. 8.

    Pela las peras, pártelas por la mitad y descorazónalas.

  9. 9.

    Coloca las mitades, con el corte hacia arriba sobre la masa, con cuidado de no hundirlas, de forma concéntrica.

  10. 10.

    Mete en horno, que ya debe estar precalantado a 180°C, y cocina durante 30 o 35 minutos. Sea como sea, no abras la puerta del horno hasta que no haya pasado media hora. Después, puedes abrir para pincharlo y comprobar si está listo o si le falta un poco más. Cuando el cuchillo o la aguja con el que lo hayas pinchado salga limpio, es que ya está listo.

  11. 11.

    Saca el bizcocho y déjalo enfriar sobre una rejilla antes de desmoldarlo.

  12. 12.

    Adorna con un puñado de almendra laminada en el centro en el momento de servir.