/ 
clock 20min | easyFácil | 6 COMENSALES

Ganache de chocolate

La ganache de chocolate es la cobertura más rica y golosa en cualquier receta de repostería. Para una tarta, un bizcocho, unos pasteles… pero también como relleno. Ahora bien, el mayor error es pensar que una ganache no es más que chocolate derretido. Se trata de una emulsión a partir de nata y chocolate, con mantequilla, que le dará brillo. ¡Será imposible evitar meter el dedo y mojar!

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La ganache de chocolate es la cobertura más rica y golosa en cualquier receta de repostería. Para una tarta, un bizcocho, unos pasteles… pero también como relleno. Ahora bien, el mayor error es pensar que una ganache no es más que chocolate derretido. Se trata de una emulsión a partir de nata y chocolate, con mantequilla, que le dará brillo. ¡Será imposible evitar meter el dedo y mojar!

  • 200 g de Chocolate negro de cobertura, al menos 65%
  • 140 ml de Nata para montar
  • 30 g de Mantequilla
  1. 1.

    Para hacer esta ganache de chocolate, lo primero que debemos hacer es partir en trocitos el chocolate. Cuanto más menudas sean, más fácilmente se fundirán. También se pueden emplear gotas de chocolate, en este caso no habrá que hacer nada. Sea como sea, los ponemos en un bol.

  2. 2.

    Acercamos un cazo al fuego con la nata. Cuando veamos que está a punto de hervir, lo apartamos del fuego.

  3. 3.

    Vertemos la nata por encima del chocolate y removemos con la ayuda de una espátula de silicona hasta que el chocolate se haya fundido por completo y los dos ingredientes estén bien integrados.


  4. 4.

    Con la ayuda de un termómetro de cocina, comprobamos la temperatura de la mezcla. Cuando hasta bajado hasta los 35°C o 40°C, incorporamos la mantequilla en pomada, es decir, no derretida, pero sí blandita y maleable.

  5. 5.

    De nuevo mezclamos hasta que todo se haya integrado. La mezcla ya tendrá brillo y un color precioso.

  6. 6.

    Metemos la batidora de mano en el bol de cristal y batimos la mezcla. Gracias a esto, la ganache emulsionará tomando una textura más cremosa. Estará lista en cuanto notemos que ha engordado un poco, que ha aumentado de volumen.

  7. 7.

    Ya está lista la ganache de chocolate para emplear en cualquier elaboración. Una cobertura de chocolate para una tarta, pintar algún dulce, y mil y una recetas más.