Se llaman ‘patatas a lo pobre’, ¡pero no pueden estar más ricas!

Se llaman ‘patatas a lo pobre’, ¡pero no pueden estar más ricas!

Con poco más de tres ingredientes, estas sabrosísimas patatas acompañan igual de bien un pescado al horno, que un guiso de carne, que unos huevos fritos… Y lo mejor de todo: son facilísimas de hacer

Por

Al igual que ocurre con muchos platos populares de nuestro recetario más tradicional, tampoco para las ‘Patatas a lo pobre’ encontramos una receta única y totalmente unánime. Lo que no suele faltar, eso sí, en ninguna de las versiones es, además de las patatas, la cebolla y el pimiento. Productos básicos que prácticamente puede tener cualquiera en su despensa. De hecho, es precisamente este hecho lo que hace que la receta que hoy nos ocupa reciba el apellido de ‘a lo pobre’. Y es que, aunque hoy usamos más estas patatas a modo de guarnición, en tiempos de posguerra, cuando el hambre apretaba, era un plato principal (eso, si había suerte…) elaborado con las pocas cosas que había a mano. 

Lee también: Tres ideas deliciosas para preparar una ensalada de patatas con sabor alemán

Una de esas recetas de origen muy humilde y cuya sencillez es en realidad su gran valor: unas patatas, un poco de pimiento y de cebolla, algo de ajo y un buen aceite… ¿qué puede salir mal?

A continuación, os mostramos el paso paso detallado para preparar unas sabrosas 'Patatas a los pobre' . Pero antes, vamos con algunos tips a tener en cuenta:

  • Una buena sartén. La sartén que utilicemos deberá ser más bien grande, antiadherente y con fondo más o menos alto. El uso de sartén es justamente lo que diferencia las patatas a lo pobre de sus ‘primas’ las patatas panadera, que se suelen cocinar en el horno.
  • Cuestión de textura. Aquí la idea es conseguir una patata confitada y suave, como mucho algo dorada en su exterior, pero no crujiente. Esto lo conseguiremos con un cocinado lento y jugando con la intensidad del fuego en el cocinado.
  • Variantes. Existen versiones más ‘ilustradas’, por ejemplo, con cachitos de chorizo, taquitos de jamón, etc. También se pueden añadir hierbas aromáticas como perejil, tomillo… o especias como pimentón, pimienta, etc. Puedes ir probando en función de tus gustos. No obstante, si no quieres arriesgar, la receta más clásica -si está bien hecha-… ¡es infalible!

Lee también: Cómo hacer la tortilla de patatas que nunca falla

  • Aceite, mejor virgen extra. Sí, sabemos que se llaman ‘a lo pobre’, pero si tienes ocasión de utilizar aceite de oliva virgen extra, la receta ganará mucho. Además, luego puedes filtrarlo y emplearlo para otras elaboraciones.
  • El acompañamiento más versátil. La simpleza de estas patatas hace que puedan convertirse en guarnición ideal par un gran abanico de recetas. Con pescados al horno hacen un tándem gastro irresistible. También con carnes al horno, guisos, con huevos fritos o rotos… Simplemente con unas lonchas de buen jamón ibérico por encima o de bacon son un plato espectacular.

Lee también: Patatas revolconas, gloriosa sencillez

Paso a paso: Receta de 'Patatas a lo pobre'

Ahora ya sí, vamos ya con el modo de elaboración estas deliciosas patatas. Para acceder a él solo tienes que hacer click aquí debajo en la imagen inferior.

VER RECETA

Lee también: 
¡Con forma de caramelo! Así son las ‘Mejores patatas bravas del mundo’
La vuelta a Europa en seis guarniciones de patata