Estos son los 'dim sum' que debes conocer

Estos son los 'dim sum' que debes conocer

Al menos, te vamos a enseñar los básicos. Porque si empezamos por el primero y queremos llegar al último, la lista sería casi eterna

Por

Ahora que la comida a domicilio va a ponerse de moda, si es que no lo estaba ya, seguro que más de un chino, cantonés, japonés o restaurante asiático de tu barrio se te ha pasado por la cabeza. Probar, de eso se trata. Y si has abierto alguna de sus cartas, es que ya estás decidido, pero seguramente no entiendas algunos de sus platos. Aunque entre los principales predominan los arroces y los reconocidos wok (esos ya los tienes dominados), entre sus entrantes hay nombres un poco más raros: dim sum, dumplings, gyozas o wontons. Y aquí es donde queremos ayudarte. Al menos, con uno de sus productos con más éxito: los dim sum.

PINCHA EN LA IMAGEN PARA DESCARGARTE NUESTRA GUÍA EN PDF Y TENERLA SIEMPRE A MANO

¿Qué son los dim sum?

Para que nos entendamos, aunque no es del todo ortodoxo, los dim sum son las ‘tapas asiáticas’. Es decir, esos platos servidos en pequeñas cantidades que, de un bocado, pueden llevarse a la boca. Sin embargo, ni se comen en la barra de un bar ni todos los dim sum son salados ni son considerados como un entrante. Los hay salados, pero también dulces, se consumen desde el desayuno hasta la cena y existen multitud de clases, según sea la masa con la que se elaboren, su técnica de cocinado, su forma o su relleno. En realidad, son miles, pero nosotros vamos a darte una clase básica de los que más éxito tienen.

Xiao Long Bao

Son los míticos dumplings salados. Su delicada masa se rellena de carne de cerdo, gambas o cangrejo y se acompaña de una gelatina de caldo que, al darle calor, se vuelve líquida. Por eso, para que no se rompan, tienes que comerlos con palillos y llevarlos directamente a la boca.

Wo Tip

Son similares a las conocidas gyozas japonesas, esas empanadillas de media luna que llegan a tu mesa fritas a la plancha con un caldo, nunca se cocinan al vapor. Por eso, su exterior es siempre crujiente, mientras que su interior se mantiene jugoso. Sus rellenos pueden ser muy diferentes, pero casi todas ellas suelen incluir carne de cerdo. 

Siu Mai

Otro dumpling, esta vez elaborado con masa de trigo cocinada al vapor y rellena de cerdo y gambas. A veces se incluyen también verduras y su parte superior, que siempre se deja abierta, puede cubrirse de huevas de pescado o algún otro vegetal rallado. Obligados los palillos y comerlos de un bocado.

Cheong Fan

Otro tipo de de dim sum, que no es catalogado como dumpling (como los tres anteriores), son estos rollitos de harina de arroz siempre cocinados al vapor. El resultado es una pasta gruesa que admite cualquier tipo de combinación, aunque, como siempre, la carne de cerdo o la ternera, las gambas y las verduras (con el protagonismo de las setas) suelen ser sus ingredientes estrella. Se sirven con mucha soja, para mojarlo bien.

Fung Zao

Otro tipo de de dim sum, que no se categoriza dentro de ningún tipo, son estas patas de pollo que pasa por dos fases: primero se fríen y luego se cuecen al vapor para hincharlas y darles mucho volumen. Por último, se guisan en una salsa agridulce que las deja pegajosas, pero se comen con los dedos.

Daan taat

Este es quizás el dim sum dulce más famoso. Y puede que te confundan, pues su parecido con los pasteles de Belém portugueses es mucho. Como ellos, son pequeños pasteles de masa de hojaldre que se rellenan de una crema a base huevo y con mucho aroma a vainilla. Están deliciosos y cómelos, sin miedo, con los dedos.

Lai Wong Bau

Por último, otro dim sum dulce, pero este dentro de los panecillos blandos que tanto gustan a los asiáticos. Es la misma masa cocida al vapor que se utiliza para los famosos pan bao, pero rellenos de una crema dulce con mucha leche condensada. Su textura es muy parecida al de unas natillas espesas. Y sí, también se comen con las manos.