pan

Comer pan sin engordar: con este tipo de tostadas lograrás tu objetivo

La quinoa se convierte en la protagonista por su alto porcentaje en proteínas

por Mariana Chacón

Las frutas, las verduras y las carnes o pescados magros repiten protagonismo en todas las recetas para perder peso que recomiendan los nutricionistas. A estos inamovibles de las dietas adelgazantes se unen los aperitivos ligeros que permiten picar entre horas sin consecuencias en la báscula, como el pincho veraniego que toma Paula Echevarría con propiedades quemagrasas. Por el contrario, uno de los primeros en abandonar la mesa a la hora de ponerse en forma es el pan, del que expertas como Laura Parada, nutricionista de Slow Life House, señala la importancia de elegir la variedad adecuada si no se renuncia a él: "Debemos comprar panes que contengan un porcentaje igual o mayor al 75% de harina integral. Los multicerales además, contienen mucha más cantidad de grasa". Como solución para las amantes de este carbohidrato llega una variedad a base de quinoa de la que los especialistas destacan sus beneficios para sentirse más ligera. 

VER GALERÍA

-Las ensaladas japonesas que adoran las 'celebrities' y sus beneficios detox

Quinoa, el ingrediente clave del pan que no engorda

La quinoa es un grano integral que se ganó su puesto hace unos años entre los superingredientes más famosos por su aporte de proteínas y esta es una de las razones por la que el pan elaborado con este ingrediente suma tantos beneficios: "Tiene más proteína que cualquier otro cereal. Contiene todos los aminoácidos esenciales para obtener proteína de alta calidad. Las proteínas son los nutrientes que participan en más funciones en el organismo, forman tejidos, luchan frente a “invasores” que quieren entrar en el organismo y transportan vitaminas", explican los expertos del obrador ECO Leon the Baker. También es un gran aliado para los deportistas por estas mismas razones, pues al incluir en su composición los nueve aminoácidos esenciales que el organismo necesita, ayuda a acelerar la recuperación muscular. 

Propiedades saciantes y digestivas

Desde Leon the Baker lo señalan como un apto para seguir una dieta saludable porque "el pan de quinoa posee un alto contenido en fibra y en proteínas, pero su índice glucémico es muy bajo, por este motivo, es una buena opción para aquellas personas que están a dieta, son diabéticas o quieren mantener el peso". Esta riqueza en fibra también es el motivo por el que consumirlo ayuda a regular el tránsito intestinal y, por ello, a facilitar las digestiones y evitar la hinchazón. Como valor añadido, las intolerantes al gluten, veganas o vegetarianas también pueden incluirlo sin miedo en su dieta. 

VER GALERÍA

-¿Beber agua fría o caliente? Te explicamos por qué la temperatura SÍ que importa

Fuente de minerales

Las rebanadas de pan de quinoa aportan calcio, hierro y magnesio, tres minerales de los que hablan así los especialistas del obrador ECO: el primero es famoso por su papel a la hora de mantener los huesos fuertes y ayuda a prevenir problemas como la osteorporosis o la descalcificación; y los dos restantes resultan "imprescindibles para el crecimiento y desarrollo del organismo. Además, estos nutrientes ayudan a mantener un funcionamiento adecuado de los intestinos, músculos y nervios, mejoran el sistema inmunitario, y forman parte de huesos y dientes". 

Rico en omegas

En concreto, la quinoa es fuente de Omega-6, un ácido graso esencial con grandes beneficios para el organismo: "Su consumo contribuye a regular la energía, ya que interviene en el metabolismo energético y aporta beneficios sobre la salud ósea, la piel y el cabello", apuntan los especialistas de Leon the Baker sobre esta sustancia que también se encuentra en los frutos secos, las carnes magras (como el pollo o el pavo) o los huevos y que ayuda a mantener la película hidrolipídica de la piel para evitar que se deshidrate.  

VER GALERÍA

-Piel bonita y vientre plano: los beneficios del desayuno saciante de María Pedraza

La hora ideal para consumir pan

Según los especialistas, elegir la variedad de pan adecuada es casi tan importante como saber a qué hora consumirlo: "La mañana es el mejor momento para incorporar hidratos como el pan que nos aportan energía durante un tiempo prolongado. Sin embargo, prescindir de él en la comida y en la cena nos puede permitir ahorrar hasta 300 calorías", apunta la doctora Paula Rosso, experta del Centro Médico Lajo Plaza. Por último y para disfrutar de una rebanada en otras ocasiones, Laura Parada recomienda que "si se opta por consumir pan en una comida hay que evitar a toda costa que sea con más hidratos como pasta o arroz". 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie