brazos

Los tratamientos más efectivos con los que tendrás unos brazos tonificados sin cirugía

Te presentamos los protocolos médico-estéticos que consiguen reducir las alas de murciélago desde la primera sesión

por Amaia León

Atenuar la celulitis, tener un vientre más plano y conseguir unos brazos tonificados. Ese es el trío que la mayoría de mujeres definiría como sus principales preocupaciones de belleza a nivel corporal. Y mientras los dos primeros se pueden alcanzar con una dieta saludable, cosméticos específicos y ejercicio, el tercer objetivo resulta mucho más complicado debido a nuestra biología. "Las mujeres tienen menos posibilidades de desarrollar la misma fuerza y tamaño muscular que los hombres, aún cuando realicen el mismo ejercicio físico y de la misma manera. Además, su nivel de estrógenos (hormona femenina) es más elevado, lo que interfiere en el crecimiento muscular e incrementa la grasa corporal”. Así explica la doctora Marjorie Garcerant Tafur, Directora de Clínica en Nordetia, un problema que, a partir de los 30, puede afectar incluso a las mujeres más delgadas. Pero combatirlo, gracias a la medicina estética, es ahora mucho más sencillo: te presentamos los tratamientos con los que tendrás unos brazos más bonitos, delgados y definidos desde la primera sesión.

- Hay 5 cambios en tu ritual de belleza que deberías probar cada primavera

Un problema que ni la dieta ni el ejercicio solucionan

Las conocidas como alas de murciélago es algo que sufren la mayoría de mujeres. Y es que, a menudo, ni la dieta saludable ni los ejercicios específicos pueden combatir ese descolgamiento de la parte posterior de los brazos, el principal problema cuando nos referimos a estas extremidades. El paso de la edad, las hormonas femeninas o los embarazos acaban produciendo “la degradación de las fibras de colágeno y elastina que deja la piel y los músculos flácidos y descolgados”, explica Laia Puig responsable de cosmética de LPG España. Afortunadamente, hoy en día existen tratamientos focalizados en esa zona para conseguir unos brazos más delgados y tonificados; un objetivo que, en primavera, cuando nos deshacemos de jerséis y camisas de manga larga, suele convertirse en prioritario. 

“Los beneficios del ejercicio sobre la salud física y mental son innegables y, desde hace tiempo, se receta como uno de los mejores antídotos frente al envejecimiento. Cuando lo practicamos, la ropa sienta mejor, ya que los músculos que se encuentran debajo de la piel presentan también un mejor tono", comienza a analizar la doctora Marjorie Garcerant Tafur. "El problema es que no todo el mundo dispone del tiempo necesario para realizar ejercicio físico. Además, hay personas que no tienen la suficiente fuerza de voluntad para ser constantes a la hora de entrenar. En este sentido los avances tecnológicos suponen una enorme ventaja, ya que se pueden obtener resultados totalmente equiparables a los que se consiguen practicando ejercicio físico, pero en un periodo de tiempo algo más reducido y sin muchos esfuerzos ni molestias”.

- ¿Rostro joven y manos envejecidas? Consejos de experto para no olvidarlas

Brazos más firmes desde el primer día

Con ese objetivo, en la Clínica Nordetia han diseñado un triple tratamiento con efectos desde la primera sesión. Se trata de un completísimo protocolo que comienza con un drenaje linfático manual para "eliminar todo el líquido que se encuentre retenido". Después le siguen dos de las tecnologías médico-estéticas más buscadas del momento: EVO y EMS. "Con la rotación de la novedosa Tecnología EVO vamos a movilizar los nódulos de tejido celular, o nódulos de grasa, que se encuentran debajo de la piel y que, además, suelen ser bastante densos. Después succionamos o “vaciamos” el adipocito mediante la endotermia y finalmente tensamos la piel mediante radiofrecuencia", explica la doctora Marjorie Garcerant Tafur.

"El último paso es la Tecnología EMS, con la que vamos a tensar todo el músculo que se encuentra por debajo. Gracias a la electroestimulación electromagnética de alta intensidad, logramos que el músculo presente un aspecto más fuerte; podríamos decir que tensamos la flacidez muscular", completa la explicación de este protocolo que puede personalizarse según las necesidades de cada paciente. La doctora afirma que los efectos se aprecian desde el primer día, aunque recomienda 5 sesiones, una por semana, para conseguir unos resultados más duraderos que, con un estilo de vida saludable, se pueden prolongar durante meses. "En nuestro estudio con un seguimiento de 6 meses, el 78% de las pacientes seguían satisfechas con el resultado”, afirma.

Reducir volumen y reafirmar en la misma sesión

Otra técnica que lleva años establecida pero que se actualiza temporada a temporada es el masaje LPG, que ahora presenta un nuevo cabezal especialmente diseñado para la zona de los brazos. Según explican desde la firma, "incorpora un rodillo y una válvula motorizados, que realizan un masaje mecánico y una aspiración secuencial sincronizada", una tecnología avalada por 145 estudios científicos. Con este movimiento, que se realiza desde el codo hasta el omóplato y, después, a lo largo del antebrazo, se libera la grasa localizada, se activa el sistema circulatorio y linfático, y se estimula la producción de ácido hialurónico, colágeno y elastina, lo cual mejora la elasticidad de la piel y su tono. 

El masaje mecánico se completa con la aplicación del fluido reafirmante Fluido Fermeté Gainant y del Gel Lipo-Reductor, ambos de LPG. Un completo protocolo con efectos visibles desde la tercera sesión, aunque se recomiendan entre 8 y 12, dos por semana, para alcanzar una reducción de un 70% de la grasa localizada, un 67% menos de celulitis y piel de naranja, un 71% más de firmeza, y una reducción de 2 centímetros de contorno tras 12 sesiones.

Ultrasonidos faciales, también para los brazos

La última tecnología que ahora está arrasando se llama Ultherapy y consiste en la aplicación ultrasonidos de alta precisión que permiten trabajar la piel a mayor profundidad que otros sistemas. Su empleo más conocido es a nivel facial para conseguir un efecto lifting sin cirugía en el rostro, pero también puede aplicarse en zonas focalizadas del cuerpo. Así lo proponen desde la clínica Mira+Cueto: utilizar estos ultrasonidos de alta precisión en partes que "debido al paso del tiempo, presentan flacidez y no mejoran ni con ejercicio ni cosmética tópica". Por ejemplo, los brazos.

Tras un estudio corporal de la zona a tratar, los ultrasonidos se aplicarán con un ecógrafo y sus efectos se irán apreciando de forma progresiva. Pueden tardar hasta un año, ya que se trata de una regenación del tejido completa a través de nuevas células, pero, y aquí viene lo mejor, los beneficios son permanentes. Únicamente necesitarás cierto mantenimiento posterior, modulable según tu estilo de vida, aunque hay estudios que afirman que pueden mantenerse hasta 3 años. ¿Temes el momento de quitarte la chaqueta? Con estos tratamientos, nunca más.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie