Mimos para la piel madura

Cómo prevenir y evitar los signos del envejecimiento en el cutis

por hola.com

Nadie duda de que la piel envejece: es un proceso inevitable y en ella se marca el paso del tiempo. Las arrugas se convierten en uno de los grandes enemigos tanto de mujeres como de hombres. Las firmas cosméticas pronto respondieron a este problema y cada día surgen en el mercado nuevos tratamientos que luchan contra los síntomas del envejecimiento, tales como las arrugas, la flacidez y las manchas.

De todas formas, la piel se rige por un calendario biológico relacionado con los hábitos de vida, la genética, la cantidad de sol recibida, el medio ambiente... Por ejemplo, una fumadora adicta al bronceado de 25 años puede tener un cutis mucho más castigado que el de una mujer de 45 que no haya probado un solo cigarrillo y no se haya expuesto al sol en exceso. Y es que no sólo el inevitable envejecimiento cronológico hace mella en nuestra piel.

En general, la piel madura se caracteriza por una sequedad creciente, un aspecto quebradizo y falto de grasas, una superficie áspera y rugosa, falta de luminosidad y aparición de manchas. Todo es debido a una serie de factores biológicos (como la disminución de producción de colágeno o la llegada de la menopausia en las mujeres, que acelera el proceso), pero también a causa de las agresiones medioambientales. Y es que son muchos los enemigos de nuestra piel: el sol, el frío, todos los elementos químicos presentes en productos cosméticos, el calor y la polución.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie