Las jóvenes promesas del cine apoyan la lucha contra el cáncer de mama

Mena Suvari, Estella Warren, Thora Birch, Lisa Rinna acudieron a una gala benéfica organizada por Audemars Piguet y Estée Lauder en Hollywood

por hola.com

Jóvenes, guapas, elegantes, pero también solidarias. Así son las jóvenes promesas del cine estadounidense que acudieron este fin de semana a una cena de gala organizada por la casa de relojes, Audemars Piguet y la firma cosmética Estée Lauder en Hollywood para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer de mama.

Estella Warren, protagonista de El Planeta de los simios e imagen del perfume más vendido de Chanel, su clásico Número 5, cautivó a todos los asistentes con un espectacular traje negro de noche de tirantes con pronunciado escote en pico. El mismo color que eligieron otras asistentes como la actriz Mena Suvari, que con tan sólo 23 años se perfila ya como una verdadera promesa de la gran pantalla y que se hizo conocida para el gran público a raíz de interpretar a la colegiala que seduce a Kevin Spacey en American Beauty, o Thora Birch, compañera de reparto de Suvari en American Beauty (interpretaba el papel de la hija del matrimonio formado por Kevin Spacey y Annette Benning).

También asistió Lisa Rinna, conocida en España por su papel en la conocida serie de televisión Melrose Place, que lució un vestido en tonos marrones con botas de ante a juego.

La gala sirvió además para presentar la nueva colección de relojes de la prestigiosa casa Audermars Piguet para mujer así como un edición especial de bolsos diseñados por Colin Cowie y un nuevo producto cosmético de la firma Estée Lauder de maquillaje.

Se trata de la segunda gala benéfica organizada por la firma de relojes. Audemars Piguet tiene previsto realizar varias galas más por Estados Unidos durante todo el 2003 con el fin de llegar el objetivo de recaudar 1,5 millones de euros para la Breast Cancer Research Foundation (Fundación para la investigación del cáncer de mama).

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie