¡Saca más partido a tus clases de 'ciclo indoor'!

por hola.com

En este artículo vamos a ayudarte a que exprimas cada clase a tope y saques el máximo rendimiento de cada pedal.

¿Vas a clase de ciclo indoor a menudo pero no ves resultados? Con estos consejos vamos a conseguir romper los límites en cada clase.

1. Ponte con los empollones

Valga el ejemplo de la clase y los empollones para la clase de ciclo indoor. Siempre hay un grupo más aplicado y otro que va a entrenar, pero sin cansarse demasiado. Ponte con aquellos que dan más caña. Si no conoces a tus compañeros de clase, ponte en primera fila; el ojo del profesor hará que aprietes un poco más. Dar ese punto extra es esencial para obtener resultados.

2. Céntrate en la música para seguir el ritmo

Es la gracia del ciclo indoor, seguir el ritmo de la música a base de pedales, pero si ves que no puedes más, siempre es mejor que bajes la resistencia y sigas el ritmo de la clase a que bajes el ritmo, porque entonces te habrás descolgado totalmente del pelotón. Nunca pierdas el ritmo de la música.

3. Ciclo indoor en el agua, ¡súmate a la tendencia del verano!

Una opción mucho más refrescante y llevadera para los meses de calor. Además, la sensación de cansancio es menos intensa gracias al agua. Lee más sobre el aqua bike.

4. Disfruta del sufrimiento

Suena raro, pero el sufrimiento tiene su gracia y su recompensa. Piensa que en un rato habrá pasado el esfuerzo y que, a mayor intensidad, mayor recompensa. Cuanto más te esfuerces más disfrutarás del descanso después de la clase y mayor sensación del deber cumplido tendrás.

5. Invierte un poco en material

No hace falta que te gastes un dineral, pero si has probado la clase y piensas seguir, sería bueno que comprases por lo menos unas buenas zapatillas de ciclo indoor con calas automáticas. Verás cómo cambia la sensación del pedaleo, siendo este mucho más completo.

6. Cuando no puedas no pares, solo baja un poco el ritmo

Si realmente ves que no puedes aguantar el ritmo y que tienes que parar, haz un esfuerzo por no detenerte de golpe, baja un punto la resistencia y trata de aguantar al ritmo de la clase a medida que te van bajando las pulsaciones poco a poco. Esa es la mejor manera de conocer tus límites y moverte cerca de ellos con comodidad.

7. Cumple con el calentamiento y la vuelta a la calma

El calentamiento es esencial para ir subiendo las pulsaciones al ritmo lento y que tu cuerpo vaya acostumbrándose poco a la nueva demanda de oxígeno, solo así podrás sacar el rendimiento adecuado a la clase desde el primer minuto. Al igual, la vuelta a la calma es esencial para que la recuperación después de la clase sea más fácil.

Quizás también te interese...

Cómo combinar correctamente los ejercicios cardiovasculares

5 consejos para exprimir la elíptica

5 sesiones distintas para correr en la cinta

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie