Feliciano López y Sandra Gago: besos en la nieve para celebrar una nueva etapa

El tenista cambia la raqueta por los esquíes

Feliciano López y Sandra Gago

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Los aficionados al tenis se tomaban las uvas con una noticia inespe­rada: Feliciano López anunciaba su retirada de las pistas, esas que, cubiertas de tierra batida, le dieron tantas alegrías y la gloria del triunfo durante sus veinte años de carrera. Lo hizo a través de un entrañable vídeo en el que el toledano no olvidaba a quienes han estado siempre ahí, apoyándole en la grada. Su padres; su mujer, Sandra Gago, y, por supuesto, el pequeño Darío. Con él y una fastuosa fiesta de cumpleaños, con una tarta como un carrusel con sus caballitos y todo, el director del Mutua Madrid Open dio la bienvenida a 2023, un año que se aventura lleno de nuevas y primeras cosas. Y qué mejor que celebrar todo lo bueno que está por venir con quien es su compañera de vida, Sandra Gago. Esta vez, sin niños. Y en la nieve. Ya se sabe, “año de nieves, año de bienes”.

Feliciano López y Sandra Gago esquiando en Baqueira©GLOSS
Acceso a la versión digital
Sandra Gago en Baqueira HOLA4095©EuropaPress
La pareja aprovechó al máximo sus días de descanso antes de volver a la rutina y los compromisos laborales. Probaron distintas pistas, utilizaron el telesilla para los desplazamientos y compartieron sus experiencias y sensaciones con otra pareja de amigos.

La estación de esquí de Baqueira Beret fue el lugar elegido para disfrutar de unos días de descanso, de relax, de una excelente nieve polvo. Y, por supuesto, como en aquella película de los sesenta, del amor bajo cero. Porque si bien la pareja no hizo esta escapada sola, sino que compartieron vacaciones con un buen grupo de amigos, no escatimaron en abrazarse y besarse como dos adolescentes. Tanto es así que, tal y como nos muestran las fotos, desprendían una pasión capaz de derre­tir el hielo bajo sus pies.