Por primera vez en medio siglo

El sueño de la Infanta Doña Pilar se trunca: Madrid se queda sin su rastrillo más famoso

La hermana del Rey Juan Carlos creó el Rastrillo de Nuevo Futuro en 1968 y lo presidió hasta su muerte, en 2019. Este año, por primera vez en más de medio siglo, no se va a realizar

Princess Pilar de Borbon Presents Rastrillo Nuevo Futuro 2018

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Antes, la Navidad solía empezar cuando Doña María del Pilar de Borbón y Borbón, infanta de España y duquesa de Badajoz, abría las puertas de su famoso rastrillo. Cada mes de noviembre, duquesas, marquesas, condesas y baronesas de toda condición se reunían en la Casa de Campo de Madrid y, durante diez días, ocupaban un frío pabellón de ese recinto ferial con sus puestos para recaudar fondos para los niños sin hogar de la Asociación Nuevo Futuro. La infanta creó el proyecto en 1968 con la ayuda de Rocío Falcó, condesa de Berantevilla y tía de Tamara Falcó, y lo dirigió hasta su muerte, en 2019. De aquella última edición queda una foto para la historia: Doña Sofía y Doña Letizia, dos reinas, juntas de compras.

Presentation of the Rastrillo Nuevo Futur©GettyImages
La Infanta Doña Pilar y Margarira Vargas durante la presentación del Rastrillo Nuevo Futuro en Madrid, en 2017.

Poco después vino la pandemia, que golpeó doblemente al Rastrillo de Nuevo Futuro. Primero ocurrió la muerte de Doña Pilar, presidenta de honor y embajadora de la asociación, en enero de 2020. Tenía 83 años. Luego, en noviembre, el mercadillo no se pudo realizar presencialmente debido a las restricciones sanitarias. En su lugar, se organizó una subasta virtual. Este año, por primera vez en más de medio siglo, no habrá Rastrillo. “Ni presencial ni virtual”, aclaran desde la organización. Según ha podido confirmar ¡HOLA!, la Asociación Nuevo Futuro, que acoge a más de cien niños en Madrid y a más de 800 en toda España, no celebrará su tradicional cita navideña en la capital, pero apuntan que tienen previsto hacerlo en algún momento de la próxima primavera.

La ausencia de Doña Pilar se puede palpar. Fue el alma de este encuentro durante cincuenta y un años ininterrumpidos. En la última edición, la de 2019, ya estaba enferma y había pasado por dos internaciones hospitalarias. No obstante, participó en el acto de presentación junto a Pina Sánchez Errazúriz, presidenta de la ONG, y Cósmia Ramírez, hija de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada. También dio las entrevistas de rigor. “Si Dios me da vida, no pienso retirarme”, dijo a ¡HOLA! entonces. Solía bromear con que una infanta de España nunca se jubila.

Infanta Pilar de Borbón©GTres
La Infanta Doña Pilar en otra de las ediciones del rastrillo benéfico.

“Jamás imaginé que iba a durar tanto”, reconoció a ¡HOLA! en aquella entrevista. La primera edición del rastrillo se realizó en 1968 en un garaje de la madrileña calle de Espalter. Un grupo de amigas, entre las que estaba la infanta, montaron dieciséis puestos. La ocurrencia fue todo un éxito. Las duquesas y marquesas juntaron más de tres millones de pesetas de la época y con ese dinero fundaron tres hogares y crearon la Asociación Nuevo Futuro.

Entonces, Doña Pilar tenía 32 años, llevaba poco más de un año casada con Luis Gómez-Acebo y acababa de dar a luz a su primera hija, Simoneta. En una de esas primeras ediciones del Rastrillo, tuvo la idea de utilizar la cámara Polaroid que había comprado en su viaje de novios para hacerse fotos con los visitantes del mercadillo dispuestos a pagar por un “souvenir” real.

“Recuerdo aquellos primeros años con mucha alegría porque todas éramos muy jóvenes y nos reíamos mucho”, dijo Doña Pilar a ¡HOLA!. “Metíamos la pata varias veces porque se nos caían las cosas, pero hubo tanta gente que ayudó que aquí seguimos, con mucha ilusión”. La hermana de Don Juan Carlos se convirtió en uno de los grandes reclamos del encuentro. La gente pagaba por verla sirviendo las mesas o fregando platos y vasos. Durante décadas, el evento fue un éxito.

Princess Pilar de Borbon Presents Rastrillo Nuevo Futuro 2018©GettyImages
La infanta creó el proyecto en 1968 con la ayuda de Rocío Falcó, condesa de Berantevilla y tía de Tamara Falcó, y lo dirigió hasta su muerte, en 2019.

Doña Pilar tenía cinco hijos y once nietos. En su última entrevista a ¡HOLA!, reconoció lo difícil que era reclutar a gente joven, “fuerza nueva” para el Rastrillo. “Cada vez cuesta más. Es cada vez más complicado porque las chicas de ahora tienen sus estudios y sus trabajos… pero sí que ayudan mucho, sobre todo los fines de semana”, explicó. Cuando se le preguntaba si veía a su hija, Simoneta Gómez-Acebo, como su sucesora, siempre respondía con cautela: “Si ella quiere, claro que sí”.

El año pasado, Simoneta cogió el testigo de su madre como miembro del comité de dirección de la ONG y organizó una venta online de prendas y accesorios de la infanta y otras celebridades, incluida Georgina Rodríguez. “Entre mis hermanos y yo pensamos que a ella le habría gustado donar sus cosas a Nuevo Futuro”, explicó Gómez-Acebo a ¡HOLA!. “Ahora, más que nunca, el trabajo que hacía mi madre es fundamental para ayudar a las niñas y niños más vulnerables”. Por el momento, Madrid se queda sin su rastrillo más famoso, el más aristocrático de España. Ahora, las duquesas y marquesas esperan impacientes a que llegue la primavera. Ellas, al igual que las infantas, tampoco se jubilan.

Princess Pilar de Borbon Attends 'Rastrillo Nuevo Futuro' Opening In Seville©GettyImages
Este año, por primera vez en más de medio siglo, no habrá Rastrillo. “Ni presencial ni virtual”, aclaran desde la organización.

Más sobre