Forma parte del consejo que otorga el visionario premio Earthshot del duque de Cambridge

La Reina Rania escribe en exclusiva en ¡HOLA! y nos cuenta su preocupación por el cambio climático que comparte con el príncipe Guillermo

‘Cuando se trata de salvar a nuestro planeta, rendirse no es una opción’

Rania de Jordania HOLA 4030

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Su Majestad la Reina Rania de Jordania escribe para ¡HOLA! las razones por las que ha unido fuerzas con el príncipe Guillermo de Inglaterra y otras personalidades de relevancia mundial para impulsar el visionario premio Earthshot, considerado el Premio Nobel del Medio Ambiente, de cuyo consejo forma parte y cuyos ganadores se dieron a conocer el pasado 17 de octubre en una magnífica ceremonia que contó con la asistencia de los duques de Cambridge.

Portada ¡HOLA! 4030©Hola

En Oriente Medio, los últimos años han sido testigos de numerosas emergencias: conflictos, una crisis de refugiados y una pandemia mundial, solo por mencionar algunas. Y este verano, nuestra emergencia climática, que lleva mucho tiempo latente, parece haber alcanzado su punto de ebullición. Muchos países de Oriente Próximo están sufriendo olas de calor que están batiendo récords, además de sequías atroces, ciclones tropicales e incendios forestales sin precedentes. La región se está calentando el doble de la media mundial y los científicos prevén un aumento de cuatro grados centígrados en las temperaturas medias para el 2050”.

Rania de Jordania©© ROYAL HASHEMITE COURT

“Personalmente, el cambio climático es un asunto que me toca muy de cerca. Mi país, Jordania, es una de las cuatro naciones más secas del mundo y compartimos nuestras limitadas reservas de agua con una importante población de refugiados. Con el aumento de las temperaturas y los cambios en los patrones climáticos, los científicos predicen que Jordania tendrá aún menos lluvias en los próximos años. Los cultivos locales ya están sufriendo, las presas se están secando y el Mar Muerto se está reduciendo. La situación es urgente, pero hay esperanza”.

“No nos podemos permitir el lujo de encogernos de hombros o convencernos a nosotros mismos de que no hay nada que podamos hacer”
Rania de Jordania HOLA 4030©ROYAL HASHEMITE COURT
Rania de Jordania visita la ciudad de Ajlun, el año pasado, en un esfuerzo para fomentar el turismo nacional sostenible.

“El premio Earthshot tiene como finalidad ayudarnos a reparar nuestro planeta aprovechando uno de nuestros recursos renovables más poderosos: el ingenio humano. Nuestro potencial no tiene límites y cada idea nueva nos acerca a la prevención del desastre medioambiental y a poder revertir el daño que ya hemos causado. El visionario premio Earthshot del príncipe William, del que me siento honrada y orgullosa de formar parte, es una plataforma de lanzamiento para ideas ecológicas innovadoras.

“Espero que el premio Earthshot inspire a la gente para que vuelva a creer en nuestra capacidad de conseguir grandes cosas, para nuestro planeta y para nuestros semejantes”

“A través de la inversión, se dará impulso a los activistas e innovadores que propongan soluciones para restaurar la Naturaleza, limpiar nuestro aire, revivir nuestros océanos, reducir los desechos y reparar nuestro clima. Esta iniciativa será un puente de conexión entre los líderes medioambientales y los líderes empresariales, lo que facilitará el flujo de capital y los recursos necesarios para maximizar esfuerzos que nos lleven a soluciones de amplio alcance”.

Rania de Jordania©© ROYAL HASHEMITE COURT
La Reina Rania recorre una sección del Jordan Trail, de seiscientos cincuenta kilómetros, en 2017.

El pesimismo puede ser muy tóxico si no se controla, puede permear en nuestro subconsciente y anular nuestras esperanzas, ambiciones y el entusiasmo para lograr el cambio. Cuando se trata de salvar nuestro planeta, rendirse no es una opción. No nos podemos permitir el lujo de encogernos de hombros o convencernos a nosotros mismos de que no hay nada que podamos hacer, pues los increíbles logros de todos los finalistas de Earthshot son la prueba de que la humanidad tiene lo que hace falta para restaurar nuestro planeta. Para nuestra especie, el verdadero límite es el cielo. Constantemente hemos ido superando nuestras propias expectativas, y cada generación va más allá de lo que la anterior podría haber imaginado. Debemos dirigir nuestro impulso, nuestra brillantez y nuestro optimismo inagotable a abordar objetivos claros y convincentes. Espero que el premio Earthshot inspire a la gente de todo el mundo para que vuelva a creer en nuestra capacidad de conseguir grandes cosas, para nuestro planeta y para nuestros semejantes”.