Penélope Cruz y Meryl Streep

El momento fan de Penélope Cruz cuando ve a Meryl Streep: 'Le doy besos de abuela'

La protagonista de 'Madres Paralelas' siente una profunda admiración por la mujer más nominada a los Oscar

por hola.com

Penélope Cruz, primera actriz española en conseguir un Oscar y una Copa Volpi, es fan absoluta de otra magnífica intérprete, Meryl Streep. Así lo desveló anoche durante su visita a El Hormiguero, de Pablo Motos. "Tengo una obsesión muy grande con Meryl Streep", afirmó la protagonista de Madres Paralelas, la nueva película de Pedro Almdóvar. "He estudiado todos sus trabajos, los he visto 10, 15 veces, me la he encontrado alguna vez y no sé por qué no sale corriendo, porque cuando la engancho le doy besos de abuela y abrazos", dijo entre risas. "Es tan agradable, tan humilde... para mí es una genia, es una barbaridad lo que hace siempre", añadió. Tras esta revelación, el presentador compartió una reflexión de Meryl Streep. "En una ocasión dijo: 'Con lo que me ha costado llegar hasta aquí, ¿me voy a quejar yo por haber pasado frío en un rodaje?'". Y Penélope, completamente de acuerdo con ella, puntualizó: "Si vives del trabajo que te gusta hay que quejarse poco". 

Penélope Cruz brilla en televisión con un LBD de perlas y medias de rejilla

VER GALERÍA

La admiración de Penélope por Meryl Streep es tan profunda que existen fotografías en las que vemos a la madrileña dando "besos de abuela" a la mujer más nominada a los Oscar. Como esta. Fue tomada el 22 de febrero de 2009 en la alfombra roja de la 81 edición de los Premios de Hollywood, cuando Penélope se alzó con la preciada estatuilla por su interpretación en Vicky Cristina Barcelona, de Woody Allen. 

VER GALERÍA

Madres paralelas, la nueva película de Almodóvar, llega a los cines este viernes, 8 de octubre. El director manchego, según contó Penélope, "ha hecho algo tan especial, hipnótico y grande, que estoy orgullosa de formar parte de esta película". "Siempre ha confiado en mí para darme personajes que no me ha visto hacer antes Él me imagina antes de verlo, es una confianza grande en mí", aseguró la actriz. 

VER GALERÍA

El equipo de Madres Paralelas estuvo ensayando durante cuatro meses. "Era muy importante vivir ese proceso juntos y que fuera largo, intenso", explicó Penélope. Y a la hora de rodar tan solo fueran necesarias "cinco o seis tomas porque llevábamos todo muy preparado". Eso sí, "había días que terminábamos majaras", confesó con una sonrisa. "Pedro me regañaba, me decía: 'Necesito que hagas lo mismo sin sufrir tú, sin sufrir tanto'". También contó que desde hace años no se lleva el trabajo a casa. "Creo que eso no hace mejor el trabajo, ni hace mejor tu vida. Cuando era jovencita sí que pensaba que era un mejor resultado llevarlo a casa y que cuanto más sufriera mejor, pero no es así". 

VER GALERÍA

Penélope también tuvo buenas palabras para su compañera de reparto, Milena Smit. "Es una promesa del cine y muchas cosas más. Es muy linda, tiene mucho talento y creo que le va a ir muy bien. Una vez más, Pedro ha tenido un ojo increíble porque él ha descubierto a mucha gente y cuando me enseñó la prueba de Milena me impresionó mucho".

Penélope Cruz transforma el clásico conjunto de 'tweed' con un complemento inesperado

Abuela de tres nietos y suegra cómplice de Penélope Cruz, así era la discreta vida familiar de Pilar Bardem

Además, la actriz madrileña, que está casada con Javier Bardem y tiene dos niños, Leo y Luna, comentó por qué está enamorada de su profesión. "La pasión que siento por la interpretación nunca se gasta. Siempre vas a estar inseguro, empezando de cero cada rodaje, cada personaje y siempre muerto de miedo al llegar el primer día, el segundo y todos". La carrera de Penélope es espléndida y podría logar un nuevo Oscar con Madres Paralelas, sin embargo, no baja nunca la guardia: "El primer día siempre pienso que me van a echar y creo que es sano". 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie