Joaquín Cortés

Del baile al cante: Joaquín Cortés se convierte en el ganador de 'Mask singer 2'

El artista flamenco, reconocido a nivel internacional, se escondía bajo la máscara de Erizo

por Adrián López

Después de 15 máscaras reveladas, entre las que han estado Latoya Jackson, Mel B, Bertín Osborne y Paloma San Basilio, Mask singer 2 ha llegado a su gran final. Monstrouita, Plátano, Erizo y Huevo han tenido que demostrar que eran los mejores para salvaguardar su identidad y hacerse con el premio final. Los cuatro concursantes han cantado sus últimos temas antes de ser desenmascarados, pero antes se ha descubierto a Dama Centella, la participante que ha ido dando pistas a través de la web del programa de Antena 3. Para sopresa de todos, debajo del personaje espacial se encontraba la influencer Tamara Gorro, que ha confesado que ha sido una gran experiencia. Entre los concursantes de pleno derecho, la primera desenmascarada ha sido Anne Igartiburu, que se encontraba bajo el traje colorido de un solo ojo y que se ha quedado cuarta en el pódium. La medalla de bronce la ha conseguido María Pombo, que ha sido la alegría de la edición con su buena energía en el traje de Huevo. Como segundo clasificado, casi a punto de ganar, estaba Willy Bárcenas, que se ha atrevido a poner su voz a Plátano. Tras todos ellos, el bailarín Joaquín Cortés, que era Erizo, se ha alzado con la victoria de la segunda edición.

VER GALERÍA

Paseos en barco y visitas culturales: las vacaciones familiares de Anne Igartiburu en Menorca

Joaquín se ha quitado la máscara resoplando por el calor que da el disfraz y ha confesado que se lo ha pasado "como un chiquillo". "Lo que pasa que he sido papá hace pocos meses y tengo otro de dos años y la verdad es que me lo he pasado bomba y lo he hecho por ellos", ha empezando el ganador de la segunda edición, añadiendo que le prohibieron bailar en el escenario para no dar pistas que le pudieran descubrir. "Pensad que para un bailarín que te digan que no puedes moverte es muy difícil", ha continuado. Además ha corregido a Paz Vega, que ha dicho que era muy conocido en Japón, diciendo que con la cultura del flamenco alucinan no solo en el país nipón sino en el mundo entero. Erizo se ha convertido en el digno sucesor de Catrina asegurando a Arturo Valls que jamás imaginó que le acabarían proclamando vencedor. "Siempre pensé que me echaban en la segunda gala. Todo lo he hecho improvisando", ha comentado.

Todos los investigadores se han sorprendido al ver al coreógrafo, que fue nombrado por José Mota pero para la máscara de Cocodrilo. Finalmente Javier Ambrossi ha sido el que más aciertos de toda la temporada ha tenido y ha conseguido los prismáticos de oro. Joaquín también ha explicado que no veía nada con la máscara y que le costó mucho moverse en el escenario, añadiendo que ha sido todo un reto porque no sabía cantar, aunque su voz ha sido confundida en alguna ocasión con la de Alejandro Sanz. "La cabeza y las púas pesaban una barbaridad. Al verlo por foto me encantó, luego ya en persona un poco menos. No sabéis el calor que pasaba, parecía un baño turco", ha bromeado Cortés.

VER GALERÍA

María Pombo y Pablo Castellano nos invitan al bautizo de su hijo Martín

El coreógrafo también ha contado que le sorprendió mucho escuchar las especulaciones de los Javis, José Mota y Paz Vega, quienes en algunos momentos pensaron que era Federico Jiménez Losantos, Francisco Rivera, Carlos Moyá o José Bono. "No entendía nada cuando les escuchaba decir esos nombres", ha contado entre risas. "Es una experiencia muy buena y he superado las expectativas. Me he divertido muchísmo. Una aventura mágica que espero que mis hijos, los niños y los adultos disfruten al máximo", ha concluido el artista, que ha protagonizado grandes actuaciones como La mordidita, Como si fueras a morir mañana, Por la boca vive el pez, Viva la vida, Quiero tener tu presencia y Hawai.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie