Jesulín y María José, primera entrevista tras la mayoría de edad de Julia Janeiro

Su hija cumplió dieciocho años el pasado domingo 18, pero no pudieron celebrarlo juntos

Jesulín de Ubrique y María José Campanario HOLA 4004

La mayoría de edad deJulia Janeiro ha generado un gran revuelo mediático, como ya ocurrió con otros hijos de famosos en el pasado. A pesar de todo, sus padres, Jesulín de Ubrique y María José Campanario, confían en que su hija siga llevando una vida normal, como hasta ahora. Así lo aseguran tanto el torero como la odontóloga —de manera desinteresada— a ¡HOLA!, quienes también comparten su pena al no haber pasado un día tan especial junto a la mayor de sus dos hijos. La crisis sanitaria ha impedido que Jesulín y María José viajaran de Arcos de la Frontera (Cádiz) a Madrid, donde Julia reside ahora.

Jesulín de Ubrique y Julia Janeiro HOLA 4004©GLOSS
El torero, con su hija Julia, que acaba de cumplir dieciocho años.

—Jesús, ¿cómo has vivido el cumpleaños de tu hija?

No hemos podido estar con ella, por la pandemia, y nos hemos quedado en casa. Pero, si Dios quiere, ya lo celebraremos cuando ella vuelva.

—Me imagino que sería muy duro no poder pasar el día de su mayoría de edad con ella…

—Lo que más nos duele en el corazón es no haber podido estar con Julia, pero es que era imposible. Por un lado,a mi mujer le pusieron la segunda dosis de la vacuna en Sevilla. Teníamos que estar allí a la una y eso ya sabes cómo es… Te llaman una vez y tienes que estar. Si no, pasan a la siguiente persona y no te esperan. Además, María José es alérgica a muchos medicamentos y tenía que quedarse allí un rato para comprobar que no le daba reacción. Y la verdad es que lo ha pasado peor con esta segunda dosis de la vacuna de Moderna que con la primera. Está con fiebre, con dolor de articulaciones, dolor de cabeza… A esto se une el estado de alarma, con Andalucía cerrada de nuevo y la imposibilidad de viajar. Todo lo ha hecho inviable.

Julia Janeiro©@julsjaneiro
La joven, en una imagen compartida en las redes.

—Pero, en cuanto podáis, la visitareis María José y tú, ¿verdad?

—Fíjate que tengo que ir esta semana a Madrid a grabar El Desafío [el torero es uno de los concursantes de la segunda temporada del concurso], pero no voy a poder ver a mi hija porque hay que seguir unas medidas anti-covid muy estrictas. Si uno se contagia…, ¡pues al garete la producción entera! Por eso te van a buscar, te llevan del hotel a la grabación y no te dejan tener contacto con nadie. Y no, no voy a poder ver a mi Julia. Me da muchísima pena no poder estar con ella.

—¿Qué destacas de Julia?

—¡Qué voy a decir de mi hija! Se encuentra muy bien y está muy guapa. Espero que tenga una vida feliz y que cumpla todos objetivos y proyectos, que son muchos.

—Dado el revuelo generado, ¿te preocupa que la vida de Julia cambie tras su mayoría de edad?

—¡Para nada! ¿Qué pasa? ¿Es la única hija de persona conocida que cumple dieciocho años? Creo que todo se exagera demasiado y que hay que darle normalidad. Es verdad que ha pasado una etapa de niña a mujer, aunque yo la veo como una cría, pero no hay más vuelta de hoja.

“Es una chica fabulosa, muy buena y guapa. Me pide muchos consejos. Otra cosa es que luego haga caso”, ríe el torero

—Julia está hecha toda una mujer. Llama la atención físicamente.

—La verdad es que es una chica bastante guapa. Comprendo el interés que pueda despertar, pero la primera que ha querido que todo esto fuera lo más normal posible es ella. Gracias a Dios, así ha sido. Mi hija es adulta y tiene que opinar y decidir por ella misma. Una cosa es que a mí me pida consejo para cualquier cosa… En la medida que yo pueda, sobre mi experiencia, pues le digo si tiraría por aquí o por allí.

—¿Te suele pedir consejo?

—Mucho. Otra cosa es que luego haga caso (ríe). Pero estamos muy contentos con ella. Es una chica fabulosa, muy buena. Para mí, lo más importante es que se centre en sus estudios, independientemente de que tenga o no una vida pública. Pero ella no vive de eso. Ella está centrada en sus estudios, en sus cosas. Es una chica normal, como todas las chicas. Simplemente, tiene unos padres conocidos. Y ya está.

Jesulín de Ubrique y María José Campanario HOLA 4004©Lagencia
A la izquierda, en una celebración familiar, en mayo de 2016. Al lado, su madre, con el mismo vestido, seis años antes, en la boda de Víctor Janeiro y Beatriz Trapote.

Habla María José

La mujer de Jesulín también se muestra sorprendida, ante ¡HOLA!, por lo rápido que ha pasado el tiempo para Julia Janeiro. De hecho, no hace ni dos años que su hija le tomaba prestados sus vestidos para asistir a celebraciones familiares. Es una curiosa situación que ahora no puede suceder. No solo porqueJulia ya tiene estilo propio, sino porque la situación sanitaria impide una reunión familiar, como a los Janeiro les hubiera gustado este domingo 18.

El mismo día que su hija alcanzaba la mayoría, María José Campanario recibía la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus. Pese a la febrícula que le ha causado este segundo pinchazo, la mujer del torero estuvo pendiente de su hija en todo momento. “Durante el día de su cumpleaños, hablé muchas veces con ella, para asegurarme de que estaba tranquila y que se lo había pasado bien, como así fue”, nos confiesa María José, mientras guarda reposo en casa por la reacción de la vacuna. “Da pena no poder estar con ella y acompañarla. Pero, en cuanto podamos y esté todo más tranquilo, ya lo celebraremos”, nos asegura.

Jesulín de Ubrique y María José Campanario HOLA 4004©Andrea Savini
María José y Jesulín, quienes celebrarán diecinueve años de casados el próximo 27 de julio.

—Pese al revuelo mediático, Julia se ha mostrado muy tranquila el día de su cumpleaños.

—La he visto supertranquila, como es ella. Aunque parezca otra cosa por las fotos que sube, muy mujerona, es una niña muy tímida y reservada. Creo que lo ha hecho muy bien y ha hecho lo que nosotros dijimos que iba a hacer. Mi hija no quiere saber nada de estas cosas.

—¿Temes un cambio en su vida?

—Ninguno. Personalmente, no tengo ningún miedo. De todas formas, ahí están sus abogados, que son los míos.

—¿Qué le habéis regalado por su cumpleaños?

—Todavía no se lo hemos podido dar. Le gustan mucho las zapatillas de deporte y le hemos comprado unas que ella quería, pero todavía no se las hemos podido dar.

El presente y futuro de Julia

—¿A qué se dedica ahora en Madrid?

—Está sacándose el C-2 de Inglés [el certificado más avanzado de este idioma] y el carnet de conducir. En septiembre, empezará el módulo.

—¿Qué quiere estudiar?

—Ella va a hacer dos módulos y luego irá a la universidad. En su pensamiento, está hacer la carrera de Administración y Dirección de Empresas. Pero es muy joven todavía para tenerlo claro del todo.

—A Julia le gusta mucho la moda y el maquillaje.

—Eso ya lo ha estudiado antes. Cuando volvió de Estados Unidos, empezó con Maquillaje Profesional Decorativo. Siempre le ha gustado el tema de la caracterización. Es que a mi hija le gustan muchas cosas.

“Aunque parezca muy mujerona en las fotos, Julia es muy tímida y reservada”, dice María José

—Si decidiera tener una proyección pública, con los medios o siendo influencer, tampoco pasaría nada.

—Si el día de mañana me dice: “Mamá, me apetece hacer esto con una marca…”, ¿crees que le voy a decir que no? Ella no haría daño a nadie. Lo que me daría pena es que dejara sus estudios. Pero está centrada en lo que quiere hacer y en su inglés.

—¿Qué te parece Brayan?

—Es buenísimo y mantenemos una relación excelente, pero preferimos no hablar de él.

—¿Qué opinas de las comparaciones de tu hija con las Kardashian?

—(Se ríe) ¡Me hacen gracia! Lo de comparar a una persona con otra siempre me ha hecho muchísima gracia. Pero siempre le he inculcado a mi hija que sea una persona por sí misma. Ella es ella: Julia Janeiro.

—Pero su estética recuerda a la de las Kardashian…

—Sí, es un perfil muy parecido, lo reconozco. He visto que se lo han dicho muchas veces, pero para nada mi hija va en esa dirección. Lo que proyecta en las fotos es un mujerón, pero luego ella es muy bebé y es muy reservada. Es una niña, que no ha salido en ningún sitio y que no ha vendido nada, porque no le ha dado la gana y eso que le han propuesto muchas cosas. Espero que la traten como tal. Creo que ha estado más nerviosa la prensa que nosotros. Conozco a mi hija y sé que iba a reaccionar así.