Jordi Sánchez relata el infierno vivido en la UCI al pensar que su hijo había muerto

‘Todo lo que sueñas te parece real. Es terrible. Pierdes la noción del tiempo y alucinas’

HOLA 4001 JORDI SANCHEZ

A mediados de marzo, Jordi Sánchez abandonaba el madrileño Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, tras casi un mes ingresado por coronavirus. Ahora, el actor, conocido por su papel de Antonio Recio en la serie La que se avecina, ha relatado cómo fueron los momentos más duros de la enfermedad, por la que tuvo que estar en coma inducido veinticuatro días, durante una entrevista concedida a Catalunya Radio. “Estás tan drogado que todo lo que sueñas te parece real. Es terrible. Pierdes la noción del tiempo y alucinas. Las alucinaciones son más fuertes que los sueños”, reconoce el intérprete, de cincuenta y seis años.

Una de esas alucinaciones fue sobre su hijo: “Creí que mi hijo había muerto. Incluso llegué a hacer los papeles para enterrarlo”. Cuando se despertó, tardó en preguntar si era cierto. “Hasta el tercer día no me atreví a preguntar si lo que había soñado era verdad. Luego me dijeron que no y me puse a llorar”, relata.

A mediados de marzo, Jordi Sánchez abandonaba el madrileño Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, tras casi un mes ingresado por coronavirus. Ahora, el actor, conocido por su papel de Antonio Recio en la serie La que se avecina, ha relatado cómo fueron los momentos más duros de la enfermedad, por la que tuvo que estar en coma inducido veinticuatro días, durante una entrevista concedida a Catalunya Radio. “Estás tan drogado que todo lo que sueñas te parece real. Es terrible. Pierdes la noción del tiempo y alucinas. Las alucinaciones son más fuertes que los sueños”, reconoce el intérprete, de cincuenta y seis años.

HOLA 4001 JORDI SANCHEZ©@jordisanchez_actor

Una de esas alucinaciones fue sobre su hijo: “Creí que mi hijo había muerto. Incluso llegué a hacer los papeles para enterrarlo”. Cuando se despertó, tardó en preguntar si era cierto. “Hasta el tercer día no me atreví a preguntar si lo que había soñado era verdad. Luego me dijeron que no y me puse a llorar”, relata.

Al plantearse en qué lugar pudo contagiarse, Jordi, que es también dramaturgo, guionista y doblador, cree que fue en el rodaje de su última película, aunque recalca que en todo momento siguen los protocolos, pero el riesgo existe, ya que tienen que trabajar sin mascarilla.


Más sobre