Tamara Falcó ya es oficialmente Marquesa de Griñón

Disfrutó del fin de semana junto a su novio, Íñigo Onieva, y paseando a sus perros

Tamara Falcó de paseo por Madrid

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Tamara Falcó ya es oficialmente marquesa de Griñón, tras recibir la Real Carta de Sucesión con la que el Rey certifica todos los títulos nobiliarios. Así lo confirmó ella misma en el espacio de televisión en el que colabora cada semana, El Hormiguero: “Es algo que me ha dejado mi padre y que me hace mucha ilusión tener”, comentó entusiasmada la hija de Isabel Preysler. “Es el nombre que identificaba a mi padre; si algún día me caso, no puedo pasar mi apellido, pero sí mi título”, añadió con un tono de emoción en su voz. Su padre, Carlos Falcó, falleció el pasado 20 de marzo de 2020 y, entre sus últimas voluntades, se encontraba el deseo de dejar a Tamara el título al que más cariño le tenía. Padre e hija estaban muy unidos y es por eso que este momento es muy especial para la aristócrata.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva©GTres
Tamara pasea a sus perros por los alrededores de su casa, en el centro de Madrid.

Tamara está viviendo un momento muy dulce, no solo a nivel profesional, también en el personal, junto a Íñigo Onieva, con el que empezó a salir el pasado mes de septiembre. Desde entonces, se han vuelto inseparables y cada vez comparten más tiempo juntos, sobre todo, en el nuevo piso que la marquesa tiene en el centro de Madrid, por donde es habitual verlos paseando o haciendo la compra.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva©LAGENCIA
Junto a su novio, Íñigo Onieva, que llevaba una sudadera con el siguiente mensaje en la espalda: ‘A little party never killed nobody’ (’Un poco de fiesta nunca mató a nadie’).