carolina-cerezuela-gtres

Carolina Cerezuela y Carlos Moyá ponen fin a los comentarios posando junto a Jaime Anglada

El matrimonio zanja así la polémica suscitada tras la publicación de unas fotos de Carolina Cerezuela y Jaime Anglada en actitud cariñosa. 'La fortaleza de mi familia está por encima de todo', ha dicho el tenista

por hola.com

Carolina Cerezuela es feliz con Carlos Moyá y así lo reitera una y otra vez. Unas fotos de la actriz y cantante en actitud cariñosa junto a Jaime Anglada pusieron en entredicho su matrimonio con el tenista, pero nada más lejos de la realidad. Y prueba de ello es esta imagen de los tres juntos durante la presentación de la cuarta edición de la campaña “El triatlón de los regalos” 2016 de El Corte Inglés. "Si te digo la verdad no me merece la pena ni comentar esas fotos, porque cuando yo llevo toda mi vida diciendo que mi marido y mis hijos están por encima de todo, también lo están de esas fotos", ha manifestado Carolina. Carlos, por su parte, ha defendido así su matrimonio: "La confianza en tu pareja es eso y Jaime es un buen amigo mio. Entiendo el morbo y que haya gente que intente destruir familias, pero la fortaleza de nuestra familia está por encima de eso y yo me lo tomé a broma desde el principio".

- Carolina Cerezuela, Carlos Moyá y su fin de semana en familia

- ¿Qué tiene que decir Jaime Anglada sobre sus comentadas fotos con Carolina Cerezuela?

- La prueba de que Carolina Cerezuela es feliz junto a Carlos Moyá

Carolina Cerezuela y Carlos Moyá hicieron un alto en sus respectivas carreras profesionales para dedicarse al cuidado de sus tres hijos, Carla, Carlos y Daniela. La pareja se siente tan bien que no descarta aumentar la familia, aunque la actriz y cantante reconoce que con dos niñas y un niño se siente completa como madre. "De momento estamos muy bien así, pero ya veremos", ha dicho.

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie