Brasil: La costa de las ‘celebrities’

Destino fetiche al sur de Bahía, Trancoso ha sido un lugar con múltiples vidas. Fundado en el siglo XVI por los jesuitas como São João Batista dos Índios, durante la época hippie atrajo a una destacada comunidad de artesanos y artistas y, desde hace unos años, es el escondite de viajeros privilegiados de todos los rincones del planeta que buscan disfrutar de su sucesión de idílicas playas

HOVIAJES Brasil
María Fluxá

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Tanto hoy como ayer, todo en Trancoso pasa por el llamado Quadrado, su centro histórico, que preside la bonita iglesia de São João y al que se asoman hermosas casitas coloniales de alegres colores que acogen alojamientos y restaurantes muy cuidados, tiendas y galerías de arte. Si de noche su tranquilidad solo se ve interrumpida por la alegría de los visitantes y la sucesión de sones y acordes brasileños de la música en vivo, así como por alguna rueda de capoeira, durante el día conviene dejar atrás su templo barroco para ver cómo el paisaje sereno termina abruptamente en las llamadas falesias, los acantilados que marcan el límite con la sucesión de playas paradisíacas que se encuentran a sus pies, algunas prácticamente vírgenes y solitarias.

HOVIAJES Brasil©GettyImages
Vista aérea de la playa de Cumuruxatiba, al sur de Troncoso. Sus aguas tranquilas y cálidas y su arena de monacita con propiedades terapéuticas hacen de este arenal un verdadero spa natural.

La vida transcurre en sus arenales, bien junto a los populares chiringuitos locales, bien desde la hamaca de los beach clubs de los hoteles más exclusivos, que permiten también el acceso a los que no se alojan en ellos. Con servicio de bar e incluso opciones deportivas, es esta una buena opción si a lo que se aspira es al dolce far niente (el placer de no hacer nada). La mayoría se concentran en la llamada playa de los Nativos, así como en la de Coqueiros, quizás la más recomendable para familias. Separadas por el río Trancoso, ambas son, junto con la de Rio Verde, las más cercanas al Quadrado, pero no las únicas.

Más al norte, junto al río do Barra, aguarda un arenal inmenso, tranquilo, bendecido por la protección de las falesias. Aquí se encuentra también el campo Terravista Golf Club, el preferido por muchos brasileños por su doble microclima diferenciado: la primera ronda se juega en un green rodeado por bosque atlántico, mientras que la segunda se hace junto al mar, sobre los mismos acantilados rocosos. Desde esta costa, el litoral prosigue después hasta la playa de Taipe, y, más allá, hasta la Lagoa Azul.

Sin embargo, es hacia el sur donde nos esperan los lugares más mágicos. La playa de Itapororoca es ideal para quienes buscan tranquilidad. Después llega la de Itaquena, localizada en un área de protección medioambiental, por lo que hay que acceder a ella a pie (los quads también están permitidos), de ahí que no reciba muchos turistas. La preferida, además, por los surfistas, es también ideal para dar largos paseos por las piscinas naturales que se forman en su arenal dorado veteado por los verdes intensos de la vegetación autóctona o mata atlántica.

HOVIAJES Brasil©GettyImages
HOVIAJES Brasil©GettyImages
Brasil tiene más de 2000 playas en sus 7000 kilómetros de litoral marítimo, y en el ranking de las más bellas siempre está Praia do Espelho (en esta imagen y arriba), con sus piscinas naturales, su vegetación imponente y sus acantilados.

Tras la playa de Rio do Frades está Curuípe, conocida como Praia do Espelho y considerada una de las más bellas de Brasil por sus aguas cristalinas, en las que se reflejan los acantilados y con los arrecifes de coral en el horizonte. De difícil acceso, se encuentra en un área protegida a la que vienen a desovar las tortugas, y, por su personalidad cambiante, vale la pena disfrutarla un día entero, especialmente cuando baja la marea y se forman piscinas naturales, convirtiéndose en el gran espejo que le da nombre.

Para llegar hasta ella hay que seguir las rutas de interior y detenernos antes en la aldea indígena Imbiriba. Estamos en tierras de los indios pataxós, y aquí podremos conocer de cerca algunas de sus costumbres y adquirir una de sus artesanías para llevarnos como recuerdo a casa. En la línea ancestral de los moradores originarios de lo que hoy es el actual Brasil, hay quien todavía sostiene que en esta naturaleza existe una profunda energía espiritual. Así ocurriría con el río Caraiva, que da nombre a una pequeña población en la que no hubo electricidad ni otros servicios hasta hace apenas una década. Sin duda, es un lugar único, ideal para despedir este apasionante viaje, con calles literalmente de arena, casitas de colores y tan buenas vibraciones que dan ganas de quedarse a vivir aquí para siempre.

HOVIAJES Brasil©Agefotostock/Getty Images
A la derecha: Los indios pataxós de la reserva de Jaqueira, cerca de Porto Seguro, reciben a los visitantes vestidos y pintados de forma tradicional y mostrando sus rituales y costumbres. A la izquierda: Centro histórico de Porto Seguro.

No dejes de...

Visitar el centro histórico de Porto Seguro. El 22 de abril de 1500, el portugués Pedro Álvares Cabral avistó tierra firme por primera vez tras haber dejado, un mes atrás, la costa africana. Era el monte Pascoal, a 62 kilómetros de Porto Seguro, que se convertiría en la puerta de entrada de los portugueses en Brasil, así como en epicentro de la llamada Costa del Descubrimiento. De la época colonial quedan vestigios muy interesantes, como las 48 viviendas coloridas que aún se mantienen en pie, el faro, las iglesias o el museo histórico, a los que conviene dedicar una mañana.

Guía práctica

Guía práctica

HOVIAJES Brasil©GettyImages
Cuándo ir

La temporada alta es diciembre, el verano en Brasil. Aquí acuden las celebrities brasileñas(también de Europa y Estados Unidos) a despedir el año. Durante nuestro verano, Trancoso es más tranquilo y las temperaturas son suaves.

Cómo llegar

No existen vuelos directos desde España, por lo que habrá que viajar primero hasta Río de Janeiro, São Paulo o Salvador de Bahía, capital del estado donde se ubica Trancoso, con compañías como Air Europae Iberia.

Una vez en Brasil, las aerolíneas Latam, así como las locales Gol y Azul, vuelan a Porto Seguro, donde se encuentra el aeropuerto más próximo.

La agencia VIAJES A BRASIL (viajesabrasil.com), especialista en este destino, organiza itinerarios con la excursión a Trancoso.

Cómo moverse

Lo más práctico es alquilar un coche, mucho mejorsi es todoterreno. En el Quadrado de Trancosose alquilan también taxis y moto-taxis. Para desplazarse por la playa hay paseos a caballoy bicicletas de arena, como las que ofrece la pousada Estrela d’Água (estreladagua.com.br).

Dónde dormir

El nivel hotelero de Trancoso es de los mejoresde Brasil. El alojamiento más afamado es UXUA CASA HOTEL & SPA (uxua.com), en pleno Quadrado,con sus casitas centenarias restauradas utilizando técnicas tradicionales, materiales recuperados y detalles artesanales.

Más económica, pero también céntrica y estilosa, es la POUSADA SEIS E MEIA (pousadaseisemeia.com.br).

En las afueras, en la misma playa, destacan ESTRELA D’ÁGUA (estreladagua.com.br), TANGARÁ (trancosotangara.com.br), así como TUTABEL (tutabel.com.br).

También hay un CLUB MED (clubmed.com) para pasar unas vacaciones con todo incluido.

Dónde comer

En la playa son buenas opciones el BEACH CLUB DE UXUA CASA (uxua.com/en/beach), así como el restaurante de RIO DA BARRA VILA HOTEL (riodabarra.com.br).

En el Quadrado, el de la POUSADA CAPIM SANTO (capimsanto.com.br) y JACARÉ DO BRASIL (jacaredobrasil.com.br).

En la Praia do Espelho hay varios chiringuitos donde sirven platos típicos a la brasa, sin embargo, es el RESTAURANTE DE SILVINHA (tel. +55 73 99 85 41 57) el favorito de los que conocen bien el lugar, con un exótico menú con ingredientes de temporada.

Más información

TURISMO DE BRASIL, visitbrasil.com


Más sobre