Formentera, cóctel vitamínico de mar y paseos

Desde un chapuzón en algunas de las mejores playas de Europa hasta un paseo en bicicleta por sus rutas verdes, practicar el arte de las compras o remar en un kayak para asistir a la puesta de sol. Pese al pequeño tamaño de la menor de las Pitiusas, su corazón encierra muchos encantos. En esta ruta damos la vuelta completa a la isla disfrutando de su naturaleza auténtica y su tentador estilo de vida

Formentera HOLA VIAJES
Por Noelia Ferreiro

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Nada de monumentos, discotecas o grandes edificaciones, el gran logro de Formentera ha sido mantenerse fiel a sí misma. La poesía del viaje, que defendía Hermann Hesse, encuentra su razón de ser en esta isla pequeña, llana, sin artificio, que hace de la sencillez su máxima virtud. Porque, a pesar de tratarse de un territorio diminuto, en sus apenas 19 kilómetros de largo por dos de ancho esconde muchos secretos: playas deslumbrantes, acantilados que se asoman al infinito, vegetación mediterránea, faros emblemáticos y un estilo de vida desenfadado que resulta de lo más tentador. Emprendemos una ruta completa por la menor de las Pitiusas para descubrir todo su potencial.

Formentera HOLA VIAJES©Gonzalo Azumendi
Situado en el punto más al sur de la isla, el faro de Cap de Barbaria atrae al atardecer.

Empezamos por el mar, el más cristalino del país, que debe a la posidonia esos azules imposibles de sus aguas, que refulgen en contraste con la arena blanca y que no tienen nada que envidiar a las caribeñas. Esto da lugar a algunas de las playas más valoradas de Europa, como Ses Illetes, al norte de la isla, erigida a menudo la mejor de España. Un arenal en forma de flecha en pleno Parque Natural de Ses Salines, cuyo horizonte queda recortado por la silueta de los veleros y, ya en el extremo, el islote de Espalmador.

La ruta por las playas imprescindibles ha de incluir Ses Platgetes, emplazada en el Caló de Sant Agustí y enmarcada por dunas y bosques de sabinas, y Cala Saona, la joya de la costa occidental, una inmensa playa flanqueada de acantilados. Para los jóvenes, la mejor es Mig-jorn, en la costa sur, extendida a lo largo de cinco kilómetros de arena y zonas rocosas.

Formentera HOLA VIAJES©Gonzalo Azumendi
Cala Saona, de aguas turquesa y tierra rojiza, es la joya de la costa occidental.

Así, sin darnos cuenta, habremos dado la vuelta a la isla, opción que puede contemplarse también a bordo de una embarcación neumática, que se alquila sin necesidad de titulación para un máximo de siete personas. Es momento entonces de explorar el interior, y nada mejor que hacerlo en bicicleta, una manera fácil y respetuosa con el medio. Para ello existen 32 Circuitos Verdes debidamente señalizados, que suman más de 100 kilómetros de interés natural. Rutas que están especificadas en los planos turísticos (disponibles en las diferentes oficinas de información), con distintos niveles de distancia, desnivel y dificultad. Recomendable es la que va del puerto de La Savina hasta la playa de Ses Illetes, tal vez la más escénica, o las que exploran los otros extremos de la isla, donde la meta serán dos icónicos faros indisociables de la imagen de Formentera: el de Cap de Barbaria, en el punto más al sur, y el de La Mola, en el oeste.

Más cortas son las rutas que discurren por esa otra Formentera de tierra adentro, auténtica y singular. Aquí, ejercitando las piernas, el paisaje recompensa con higueras que crecen en horizontal, torres de defensa de la época de los piratas, antiguos molinos de viento y salinas tapizadas de juncos y cañas en las que se esconden las aves. Algunas de estas rutas son las que, tomando como punto de inicio Sant Francesc, la capital, abordan el camino de Ses Vinyes o el de Can Simonet.

Formentera HOLA VIAJES©Gonzalo Azumendi
Iglesia de San Francisco Javier, en la capital de Formentera. El templo más importante de la isla posee los elementos característicos de una fortaleza, construida así para protegerla de las invasiones piratas.

Pero ya que estamos en la capital de Formentera, lo suyo será entregarse a dos placeres mundanos: el de las compras en sus tiendas artesanales, cuyos productos están inspirados en elementos del paisaje; y el de comer en sus coquetos restaurantes encalados, donde es fácil comprobar que la gastronomía formenterana tiene mucho que decir. Y si la visita a la isla cae en miércoles o domingo, no hay que perderse el Mercado Artesano de La Mola, con sus típicos puestos de artesanía y la animación de sus terrazas.

Después, ya solo quedaría deslizarse, con la suave cadencia de un kayak, en busca de un atardecer de película. Para ello no hay ruta más conmovedora que la que arranca en La Savina, el puerto que enlaza con Ibiza, para, a lo largo de cinco kilómetros (dos horas y media), surcar el mar hacia el oeste rumbo a Cala Saona. Mientras el islote vecino de Es Vedrá se dibuja en el horizonte, el espectáculo consiste en ver cómo una bola de fuego se oculta detrás del telón.

Formentera HOLA VIAJES©Gonzalo Azumendi

No dejes de... Explorar sus fondos marinos

Buceando o simplemente con aletas y tubo, es la forma de apreciar, además de peces de colores, la pradera oceánica de posidonia más grande del Mediterráneo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una delicia nadar entre sus hojas sinuosas que son las responsables de las coloraciones de esta agua. La empresa Vellmari (vellmari.com) ofrece bautizos de buceo o snorkel en Formentera.

Guía práctica

Formentera HOLA VIAJES©$credits
Cómo llegar

Acceder a este paraíso implica pasar antes por Ibiza, puesto que no hay aeropuerto en Formentera. Una vez aquí, habrá que tomar los ferris que conectan regularmente las dos islas.

Qué ver

LAS PLAYAS. Son la gran enseña de Formentera, el mayor reclamo de la isla. Ses Illetes (elegida varios años como la mejor de Europa) se lleva la palma, pero igual de deslumbrantes son Migjorn, Levante, Es Pujols, Cala Saona… LOS FAROS. El Cap de Barbaria, en el punto situado más al sur, y el de La Mola, en el extremo oeste. Este tiene una cueva horadada en el suelo con salida directa al mar y se alza sobre acantilados de casi 100 metros. TURISMO ACTIVO. Especialmente actividades náuticas como kayak, windsurf o vela, pero también senderismo por sus rutas. Quienes se muestren atraídos por estas prácticas en todas sus modalidades pueden consultar la web consellinsulardeformentera.cat o acudir a las diferentes oficinas de información turística de la isla, que proporcionan todo tipo de ayuda. Para alquilar una embarcación neumática y recorrer la costa hay empresas como Nautal (nautal.es/alquiler-neumaticas-formentera), que ofrece el servicio desde 200 € al día. LOS MERCADILLOS. Son el lugar donde encontrar auténtica artesanía pitiusa, diseñada y elaborada en los propios talleres de Formentera. El mayor exponente es el mercado artesano de La Mola (miércoles y domingos, de 16 a 22 horas). Cestas, espardenyes (alpargatas), artículos de cerámica, cristal y cuero... Todo ello aliñado con música en directo y la animación de las terrazas vecinas.

Dónde dormir

Dadas sus reducidas dimensiones y su empeño en mantenerse lo más auténtica posible, no existen grandes hoteles en la isla, aunque la oferta se completa con numerosos apartamentos, viviendas turísticas y casas de huéspedes. Dos hoteles con encanto imprescindibles son el Hotel & Spa Cala Saona (hotelcalasaona.com), ubicado en uno de los rincones más tranquilos de Formentera y con acceso directo a una bonita playa, y el Hotel & Spa Es Marès (hotelesmares.com), en la capital, con un lujoso diseño que recoge la esencia de la isla. Una opción cómoda y asequible es también Roca Bella (zulmarhotels.com), en Es Pujols, a los pies de la playa, completamente integrado en el paisaje.

Dónde comer

Para comer un buen arroz en primera línea del mar se recomienda Can Rafalet (canrafalet.es), y para un rico pescado o carne de calidad tenemos que ir a Es Caló (restauranteescalo.com), en la cala del mismo nombre.

Más información

TURISMO DE FORMENTERA, formentera.es




Más sobre