Segovia: plató de cine a los pies de Guadarrama

Este viaje discurre a través de uno de los paisajes de la Segovia más castiza: pueblos convertidos en escenarios de rodaje, templos románicos, castillos, impresionantes hoces y una lista casi infinita de figones en los que degustar el afamado lechazo. Y todo ello con el impresionante telón de fondo de una sierra de altas cumbres y larga historia

Segovia
Por Javier Prieto Gallego

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Una lápida con unos versos grabados de El Libro del Buen Amor ante la iglesia de Sotosalbos sirve para recordar la especial vinculación de Juan Ruiz, poeta español del siglo xiv, conocido popularmente como el Arcipreste de Hita, con esta localidad –de la que se cree que llegó a ser párroco– y otros lugares de la sierra segoviana. También sirve para arrancar un viaje que discurre, entre lo literario, lo gastronómico y lo paisajístico, por algunos de los rincones más auténticos de la provincia, Sotosalbos entre ellos. Su iglesia, por ejemplo, es uno de los edificios románicos más antiguos. Desde luego, estampa tiene, y, en cualquier caso, basta echar un vistazo a la colección de capiteles que rematan las columnas de su atrio para no olvidarse de ella nunca más. También merece atención la visita a su interior, con un pequeño museo en el que se han reunido interesantes piezas románicas de la zona.

Segovia©Gonzalo Azumendi
En un extremo de la villa de Pedraza se levanta el castillo en el que el pintor Ignacio Zuloaga tuvo su estudio. Hoy es propiedad de sus descendientes, que conservan algunas de sus obras, y está abierto a las visitas.

Hace ya muchas décadas que los buscadores de escenarios de película descubrieron en Pedraza un filón. La estampa de su plaza Mayor, a la que se abren recios soportales y grandes balconadas, vale igual para una cinta ambientada en la Edad Media que para un anuncio de la lotería de Navidad. Y no es el único rincón fotogénico del pueblo. El secreto está en el magnífico estado de conservación de su arquitectura y en el esmero que le ponen sus vecinos. Es así como consiguieron, en 1996, poner en marcha los Conciertos de las Velas que acabaron inscritos en el Libro Guinness de los Récords. Hoy son un acontecimiento ineludible cada verano, cuando el pueblo se ilumina con 26.000 velas. Durante un paseo por él también hay que descubrir la Cárcel de la Villa –museo y sede de la oficina de turismo–, el castillo que enamoró a Zuloaga o la Casa del Águila Imperial, en la antigua iglesia de San Miguel.

Antes de alcanzar Prádena merece la pena tomar el desvío que acerca hasta Navafría. En cualquier época del año, los frondosos pinares que se extienden por esta zona del piedemonte serrano brindan la posibilidad de mil y un paseos por sus caminos. Pero Navafría es famosa, sobre todo, por poseer uno de sus rincones más espectaculares y visitados, mucho más cuando aprieta el calor: el Chorro, un largo tobogán de aguas frescas en torno al que se localiza un área recreativa con piscinas naturales y otros servicios. También por haber conservado un martinete (o martillo pilón), ese ingenio hidráulico dedicado a batir el cobre.

Prádena, por su parte, de lo que presume es de una joya botánica también superviviente de tiempos pasados. En este caso, un bosque de acebos hasta el que se llega sin problemas por un sendero señalizado a la entrada del pueblo. Su otro gran secreto se esconde bajo la tierra: la Cueva de los Enebralejos, una espectacular cavidad cuya gran particularidad, además de la belleza de sus formaciones, es que sirvió como lugar de enterramiento y ofrendas para pobladores de hace 4000 años.

Segovia©Gonzalo Azumendi
La porticada plaza Mayor de Pedraza es la mejor muestra de arquitectura tradicional de la villa. De ella parten sus dos calles principales: Real y Mayor, flanqueadas de enormes caserones.

El camino hasta Sepúlveda pide una inevitable parada, al menos para hacer una foto, al llegar al cruce de la carretera que preside el majestuoso castillo de Castilnovo. El mirador de Zuloaga es otro alto inevitable. Y es que no puede haber mejor balcón para contemplar el laberinto de calles escalonadas y el despuntar de iglesias en Sepúlveda. El detalle pormenorizado de lo que puede hacerse en esta hermosa población encajada entre los ríos Duratón y Caslilla es prolijo, pero, baste como nota, que solo lo que se cocina en sus figones ya sirve de excusa para acudir a la villa. Las otras delicatessen de su rico menú son acercarse a la ermita de Nuestra Señora de la Peña y asomarse a los balcones de su entorno, la iglesia de Santiago, el Museo de los Fueros o el recorrido senderista de los Dos Ríos.

De postre, no puede concebirse nada mejor que disfrutar de un hermoso atardecer en una de las curvas más enrevesadas de cuantas dibuja el Duratón en Segovia: la que preside, en un paraje envuelto por la magia y el continuo vuelo de los buitres, la ermita de San Frutos, el rincón más visitado del Parque Natural de las Hoces del Duratón.

No dejes de...

Navegar en piragua por las Hoces del Duratón. Es una de las mejores maneras y más apetecibles de apreciar la auténtica dimensión de este cañón de paredes calizas, que en algunos puntos alcanzan los 100 metros. Se pueden alquilar con empresas como Bocanada (duratonaventura.com) o Situral Aventura (situral.com). Esta actividad tranquila permite, por ejemplo, acercarse hasta las ruinas del monasterio de la Hoz, en lo más profundo del cañón.

Guía práctica

Guía práctica

Segovia©Gonzalo Azumendi
Cómo llegar

Sotosalbos está a 23 kilómetros de Segovia, a la que se llega por la N-110, hilo conductor de una buena parte de este viaje.

Qué ver

Árcel de la Villa de Pedraza. Integrada en el arco de entrada y salida de la localidad, aloja también la oficina de turismo (tel. 921 50 99 55. Entrada: 3 €). Castillo Museo Ignacio de Zuloga. En su interior se puede contemplar el estudio del pintor o su colección de obras (solo se enseña el primer viernes de mes con cita previa, museoignaciozuloaga.com). Casa del Águila Imperial. Centro de interpretación ubicado en la antigua iglesia de San Miguel de Pedraza (patrimonionatural.org). Martinete de Navafría. Se reserva y visita a través de museosvivos.com. Castillo de Castilnovo. De estilo mudéjar, fue habitado por los Reyes Católicos (tel. 665 86 99 51). Casa del Parque Natural de las Hoces del Duratón. En la antigua iglesia románica de Santiago de Sepúlveda, ofrece información sobre el parque, así como de actividades (patrimonionatural.org). Iglesias Románicas de Sepúlveda. La de El Salvador es la más antigua de la provincia; Nuestra Señora de la Peña destaca por el tímpano de su portada, y San Bartolomé está fuera de las murallas. Museo de los Fueros. En la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Sepúlveda, reúne una interesante colección de obras de arte (tel. 921 54 04 25). Museo Lope Tablada de Diego. Exposición permanente del pintor en el edificio del Antiguo Registro de la Villa de Sepúlveda (tel. 921 54 04 25). Antigua Cárcel de Sepúlveda. Centro de interpretación junto a la plaza Mayor, acoge la oficina de Turismo (carcel.turismosepulveda.es).

Dónde dormir

Posado de San Millán (Sepúlveda, posadasanmillan.es). Casa de aire rústico con sus habitaciones en torno a un patio. Hospedería de Santo Domingo (Pedraza, hospederiadesantodomingo.com). Una casa noble con tres siglos de antigüedad. Finca Fuente Techada (Sotosalbos, hotelfincafuentetechada.com). Casa de campo con mucho encanto en una finca de once hectáreas. A dos kilómetros de Sotosalbos.

Dónde comer

Cristóbal (Sepúlveda, restaurantecristobal.es). Carta clásica en un local de ambientación castellana. La Olma (Pedraza, laolma.com). Cocina tradicional actualizada. El Rancho de la Aldegüela (Torrecaballeros, fincaelrancho.com). Un clásico de los asados y las carnes.

Más información

Turismo de Segovia, segoviaturismo.es


Más sobre