Seis terrazas de Bangkok donde cenar o tomar una copa junto a las estrellas

Esta nueva experiencia turística que brindan las azoteas de los rascacielos es una forma única y diferente de disfrutar a lo grande de una gran ciudad. La capital de Tailandia, a la vanguardia de la modernidad, puede dar lecciones de ello.

by hola.com

Bares hay muchos en el mundo, pero pocos se pueden comparar con los que hay en los edificios más altos de Bangkok, donde cenar o tomarse una copa en un local al aire libre es lo más parecido a flotar a cientos de metros de altura. La perspectiva a este nivel es muy diferente y, sin duda, espectacular. En cualquiera de ellos se está rodeado de otros rascacielos, en la capital de Tailandia más moderna, pero, al mismo tiempo, se vive ajeno a los ruidos, al tráfico. Asomado a la barandilla, con una copa en la mano, se vuela sobre el mundo, aunque lo mejor de todo es que no haga falta beber mucho para tener esa sensación.

SIROCCO SKY BAR
Situado en la State Tower, su restaurante (thedomebkk.com), en el piso 63, afirma ser el más alto del mundo al aire libre.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

MEZZALUNA
En la misma torre que el Sirocco, pero dos pisos más arriba, está otro elegante restaurante [lebua.com/mezzaluna], con una impresionante vista de la ciudad y el río que presenta una cocina innovadora al mismo nivel.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

MOON BAR AT VERTIGO
También espectacular, en el Banyan Tree Hotel [banyantree.com]. Un bar pequeño, el primero, en un extremo de la azotea ocupada por el restaurante Vertigo; situado en el piso 61, fue uno de los primeros en ofrecer la ilusión de tomar una copa por encima del mundo.

REDSKY
En lo alto del Central World Plaza, uno de los edificios más peculiares de la ciudad, este local [centarahotelsresorts.com], con su terraza en el piso 55, tiene una de las mejores vistas del río Chao Phraya.

VER GALERÍA

LONG TABLE
Lo curioso de este restaurante [longtablebangkok.com] es que los clientes comparten la mesa más grande del mundo, en el piso 25.

ROOF
De lujo, el bar y el restaurante [siamatsiam.com], en el hotel Siam, que compensa sus vistas ‘reducidas’ desde el piso 25 con la calidad de los champañas y vinos que sirve.



GUÍA PRÁCTICA SI VAS A BANGKOK

ALGUNOS DETALLES PREVIOS A TENER EN CUENTA
Si se quiere disponer de una mesa bien situada para tomar una copa en el momento de la puesta del Sol, conviene llegar con una cierta anticipación: hay pocas mesas y son muy deseadas. Para cenar conviene reservar. Una característica común es que se exige un mínimo de etiqueta en el vestido. No se puede ir en pantalón corto y los hombres no pueden usar sandalias.

CÓMO MOVERSE
Además de los transportes habituales de cualquier ciudad [taxi, metro...], para moverse por Bangkok se recomienda el Skytrain [BTS] que es como el metro pero que va varios metros por encima de la superficie de la calle. En algún momento hay que navegar por el Chao Phraya para distinguir los diferentes edificios que marcan la historia de la ciudad.

DÓNDE DORMIR
En Bangkok se encuentran algunos de los mejores hoteles del mundo. Entre los más famosos destaca el Oriental [mandarinoriental.com], abierto en 1876 y completamente modernizado; un clásico indiscutible con una gran carga literaria. Entre los modernos de lujo destaca el Banyan Tree [banyantree.com]. Junto al río y abierto en 2012, The Siam [thesiamhotel.com], para muchos el mejor de Bangkok.

NO TE PIERDAS
Para reducir los efectos del desfase horario al llegar en avión a Bangkok uno de los remedios más agradables es recibir un buen masaje tradicional. Muchos hoteles buenos ofrecen este servicio. Otra posibilidad es acudir a la Escuela de Masaje y de Medicina Tradicional de Wat Pho. Wat Pho es el templo del Buda Reclinado, que está justo al lado del Gran Palacio y de Lak Muang, por lo que estarás en la mejor zona para empezar a descubrir Bangkok. Wat Pho es un lugar muy interesante por numerosos motivos. La propia estatua de Buda es excepcional, ya que mide 43 metros de largo.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie