por Laura Alesanco

Si tú también quieres adquirir una correcta rutina de belleza, hay determinados pasos que no puedes saltarte. Entre ellos, además de las obligadas limpieza e hidratación, se encuentra la exfoliación. Un proceso fundamental para limpiar, oxigenar tu piel y potenciar los efectos del resto de cosméticos que utilices. Si tú también quieres incluir este paso en tu rutina para conseguir un rostro tan perfecto, impoluto y luminoso como el de las japonesas, sigue leyendo, porque esto te va a interesar. 

¿Qué es un exfoliante facial y para qué sirve?

De forma natural, cada 28 días la piel realiza un proceso de renovación celular a través del cual elimina las células muertas y las sustituye por otras nuevas. Un exfoliante facial, por lo tanto, es un cosmético que imita este mismo proceso y resulta especialmente útil en esos casos en los que la fatiga, el estrés, la contaminación u otros factores alteran o retrasan la renovación natural. Además, es el típico tratamiento de belleza casero que, tras su uso, te hace sentir renovada, fresca y con la piel totalmente en modo reset.

- ¡Comprobado! Estas cremas hidratantes de noche rejuvenecen tu piel mientras duermes

¿Cuáles son los beneficios de exfoliar la piel?

Al eliminar las células muertas, el exfoliante acaba también con los puntos negros, las impurezas y toda la suciedad que tiende a obstruir los poros. De esta forma, la piel se oxigena y se regenera con mucha más facilidad, combatiendo las manchas y adoptando una textura mucho más suave y uniforme. Pero además, este proceso de renovación hace que la piel absorba mucho mejor los nutrientes, la humedad y todos los principios activos presentes en las cremas de noche, mascarillas antiedad y los diferentes cosméticos que te aplicas en tu rutina diaria, potenciando sus beneficios. 

¿Qué tipos de exfoliantes existen?

  1. Exfoliantes mecánicos: son, probablemente, los más conocidos y extendidos. Se trata de aquellos que presentan una textura granulada gracias a la presencia de sales, azúcares o algún tipo de hueso molido, que exfolian la superficie de la piel. 
  2. Exfoliantes químicos: son algo más agresivos ya que contienen ácidos que descomponen la grasa que une las células y de esta forma realizan la exfoliación. Dentro de este tipo encontramos los AHA, (alfa hidroxi-ácidos), especialmente recomendados para pieles secas, y los BHA (beta-hidroxiácidos) formulados a partir de ácido acetilsalicílico, que resultan muy apropiados para las pieles más secas.
  3. Exfoliantes enzimáticos: si tu piel es sensible, este tipo de exfoliantes se van a convertir en tus mejores aliados, ya que realizan una limpieza mucho más suave y progresiva, eliminando esas células deterioradas que estaban a punto de desprenderse de forma natural. 

¿Cuál es el mejor exfoliante para la cara?

Para pieles grasas

Como sucede con todos los productos de belleza, antes de escoger debes tener en cuenta las características y necesidades de tu piel. Así, si tu piel es grasa o con tendencia acneica necesitas una exfoliación más intensa, por lo que te serán de gran ayuda los exfoliantes químicos de tipo BHA (beta-hidroxiácidos) formulados a partir de ácido acetilsalicílico, que penetran en las capas más profundas de la piel y trabajan desde el interior del poro descomponiendo la grasa y la suciedad, desobstruyendo y eliminando las células muertas a su paso. Otra alternativa son los exfoliantes de arcilla en formato mascarilla. 

Dermopure exfoliante de Eucerin

Comprar por (18,03€) 11,90€

Es normal tener la sensación de que las fórmulas de textura granulada ejercen mejor la función de exfoliación. Por ello, si así es como lo prefieres, tienes que probar el Dermopure Oil Control de Eucerin, un producto en cuya formulación presenta un 1% de Ácido láctico, que actúa limpiando y desobstruyendo los poros, así como reduciendo la aparición de espinillas, regulando el exceso de sebo y el pH de la piel. Pero además, este cosmético tiene propiedades antibacterianas e hidratantes, con lo que tu piel quedará suave y lisa.

Aplícalo una o dos veces a la semana, en función del estado de tu piel cada una de ellas, y hazlo mediante un suave masaje con las yemas de los dedos sobre el rostro previamente humedecido. Después, aclara con abundante agua. 

Pore Cleaner Blackhead Buster de Belif

COMPRAR POR 28,99 €

Siendo plenamente conscientes de que los puntos negros son un problema y que, de hecho, suponen una de las principales razones para comprar un exfoliante facial, tienes que conocer uno de los últimos lanzamientos de Belif. Se trata de un limpiador exfoliante que se encarga de eliminar, eficazmente, puntos negros y piel muerta al mismo tiempo que afina la aparición de los poros. Viene con un cepillo exfoliante antibacteriano que resulta ser el compañero perfecto. En cuanto a la fórmula, se tratta de un fino gel a base de carbón de bambú, así como ingredientes derivados del coco que reducen la irritación.

¿Por qué para pieles grasas? Porque es uno de los exfoliantes mejor enfocados en eliminar todo tipo de impurezas de la superficie de la dermis, sobre todo las pieles muertas y el exceso de grasa. Además, el resultado es la piel purificada, aclarada y renovada que tanto tiempo llevas queriendo lucir.

Para pieles mixtas

Si tienes la piel mixta, estás de enhorabuena, ya que tienes mayor libertad a la hora de escoger un exfoliante. Sin embargo, lo más recomendable es apostar por uno de tipo granulado y no demasiado fuerte, preferiblemente elaborado a partir de ingredientes naturales. 

Time to Glow Exfoliating Powder de Dior

COMPRAR POR 44,99 €

Uno de los exfoliantes más populares del mercado es este, de Dior. Además de los resultados que ofrece, su fórmula es, cuanto menos, peculiar, pues viene en formato polvo ultrafino. Esto se basa en una innovación de la marca, cuyo cometido es realizar una exfoliación perfecta pero extremadamente natural. ¿Cómo? Con su concentrado en extracto de azúcar, que afina la textura, y semillas de loto para pulir la superficie. Tendrás que mezclarlos con agua para que, al contacto, se transformen en una espuma ligera que te dejará esa agradable sensación de limpieza. Según afirma el fabricante, notarás cómo tu piel está más lisa y tersa tras un solo uso, así como visiblemente más limpia y luminosa. 

Para pieles secas

Si tu piel es seca, necesitas un exfoliante que, además de eliminar la suciedad, te ayude a restaurar la hidratación de la piel y evitar que ésta se reseque. En este sentido, los productos enriquecidos con aceites esenciales son una muy buena alternativa si quieres decantarte por un exfoliante mecánico. Si, por el contrario, no te importa apostar por uno químico, busca aquellos de tipo AHA (alfa hidroxi-ácidos), que actúan en la superficie de la piel eliminando las células muertas, al mismo tiempo que restauran la hidratación y potencian la luminosidad. 

Peeling Solution de The Ordinary

Comprar por 7,20€

Si todavía no has oído hablar de ella, es hora de probarla. Y es que, los productos de The Ordinary no solo son asequibles sino que además ofrecen resultados probados. Es el caso de su exfoliante facial Aha 30% + Bha 2% Peeling Solution, formulado con un 30% de alfahidroxiácidos y un 2% de ácido salicílico, y enriquecido con vitamina B5, zanahoria negra, hidroxiácido de Tasmania y un polímero cruzado de ácido hialurónico.

El resultado es un cosmético exfolia la capa superior de la piel y penetra ligeramente en los poros para desobstruir y eliminar las imperfecciones, dejando tu piel mucho más uniforme y luminosa. Pero además, con su uso continuado notarás cómo se reducen las pequeñas arrugas y líneas de expresión, gracias a su extra de ácido hialurónico. 

Para pieles sensibles

Las pieles sensibles son, sin duda, las que lo tienen más complicado. Sin embargo, la sensibilidad no está reñida con la exfoliación. Para acertar, apuesta por un cosmético enzimático (mascarillas o cremas sin granulado que ejercen una exfoliación mucho más suave) o aquellos que contengan ingredientes calmantes. 

Mascarilla facial Avène Cleanance

Comprar por (19,28€) 13,38€

Las pieles más sensibles necesitan productos diseñados con mucho mimo, más aún en lo que se refiere a los exfoliantes. Y es que, si este tipo de cosméticos ya suelen ser agresivos con las pieles normales, el efecto se acentúa considerablemente con los rostros más sensibilizados. Por ello, una buena alternartiva consiste en recurrir a formatos alternativos como las mascarillas. 

Avène Cleanance Mask es una mascarilla exfoliante 2 en 1 que absorbe y desincrusta para eliminar la suciedad y las impurezas, matificando la piel. En su formulación destaca el complejo AHA-BHA, encargado de limpiar los poros, desobstruir y corregir las imperfecciones; la arcilla blanca, que elimina el exceso de grasa; la monolaurina, que regula la producción de sebo; y el agua Termal de Avène, que aporta ese extra calmante y anti-irritante que tanto necesitan las pieles sensibles.

Exfoliante Ultrafino para pieles sensibles de La Roche-Posay

Comprar por (14,90€) 10,15€

Si tienes la piel sensible pero prefieres un exfoliante al uso, otra alternativa es el gel de La Roche-Posay. Un cosmético con granulado extra fino que actúa sobre la superficie de la piel eliminando las células muertas, alisando, calmando y purificando. Se trata de un producto hipoalergénico entre cuyos ingredientes destacan los polvos de diatomita micronizada, la glicerina y el Agua Termal de La Roche-Posay, con una formulación libre de jabones, alcohol, parabenos y colorantes.

Un cosmético con propiedades hidratantes que ha sido testado por dermatólogos sobre pieles sensibles. Según estos estudios y las mujeres que lo han probado, con su uso la piel se ve más limpia, lisa, calmada y descongestionada. 

¿Cuándo aplicar el exfoliante facial?

Dentro de la rutina diaria de limpieza facial, la exfoliación sería el segundo paso a seguir. De esta forma, primero aplicaríamos el limpiador correspondiente, a continuación procederíamos a exfoliar la piel para después dar paso al tónico, el sérum, el contorno de ojos y, para rematar, la crema hidratante. Sin embargo, los expertos recomiendan no aplicar el exfoliante cada día, ya que se trata de un producto más agresivo que el resto y puede terminar dañando tu piel. 

Así, lo más recomendable es realizar una exfoliación una vez cada 7 o 15 días, en función de tu tipo de piel. Si tienes la piel grasa, seca o mixta, con una vez a la semana será suficiente; si tienes la piel sensible o especialmente fina, es mejor que no repitas el proceso hasta pasadas dos semanas e incluso cada 28 días, siguiendo el tiempo natural de renovación de la piel. 

Cosmética con retinol que nos encanta porque actúa sobre arrugas y manchas

¿Cómo utilizar el exfoliante en la cara?

Para que el producto penetre correctamente, es imporante que la piel esté bien limpia, por lo que deberás eliminar el maquillaje y la suciedad a través de un desmaquillante o una leche limpiadora. A continuación, humedece tu rostro y aplica una pequeña cantidad de exfoliante, realizando un ligero masaje a través de movimientos circulares por toda la cara. Trata que sean movimientos ascendentes desde el centro de la cara hacia las orejas, evitando la zona del contorno de ojos.

Para retirarlo, aclara con abundante agua hasta que tu rostro quede completamente limpio, seca con una toalla a través de pequeños toquecitos y sigue con tu rutina de belleza habitual. 

Más noticias sobre Selección Belleza
Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie