por Marta Romero

La palabra brunch, esa mezcla entre desayuno (breakfast) y comida (lunch) ha dejado de ser un anglicismo de nuestro vocabulario gastronómico y ya es una palabra más. Se puso de moda hace ya varios años y, en poco tiempo, no hay carta de restaurante que no tenga un apartado dedicado a él. Al menos, casi todas las nuevas aperturas. Eso sí, suele servirse solo en sábado o domingo y el motivo es claro: por la extensión en el tiempo que supone su preparación y su disfrute, sentándote a la mesa un buen rato. Por eso, es mejor que lo hagas en fin de semana o durante alguno de tus días libres.

LEE TAMBIÉN: nuestra ruta personal para irse de brunch

Esta costumbre, cuyo origen se sitúa en Inglaterra, se concebía como un bocado algo más ligero que una gran comida en sí, pero mucho más pesado que su propio desayuno, que suele ser bastante contundente (si no te has sentado en uno de sus pubs un domingo por la mañana y pedido su plato especial, lo siento, tienes que volver a pisar el país británico y experimentarlo). Eso sí, la mesa se llena igual. El objetivo es quedar satisfecha y que cuando te levantes de la mesa, se te haya pasado la mañana disfrutando con tu familia o amigos. Por eso, como las recientes restricciones nos impiden alargar demasiado una comida como ésta, te proponemos que lo organices en tu casa. Tan solo tienes que tener en cuenta lo siguiente.

  • Sirve siempre café, té o infusiones, además de tener disponible agua (ya sea natural o saborizada).
  • La fruta que sea fresca y, por supuesto, siempre ten preparado un zumo natural. Marca la diferencia.
  • La selección de panes y bollería es casi obligatoria. Y cuenta con los que prefieren sumar ingredientes salados a ellos -como queso, jamón, tomate natural o aceite de oliva- y los que son más de dulce -con mantequilla y mermelada-.
  • Prepara algún plato salado y alguna otra opción dulce, para que se puedan disfrutar de ambos. Por ejemplo, unos huevos (revueltos, en tortilla o, los míticos benedictine) y unas tortitas, un delicioso brownie de chocolate o gofres.

LEE TAMBIÉN: brownie de mascarpone y café, una receta sencilla para un bocado sorprendente

Un tostador ‘vintage

Un tostador ‘vintage

Lo primero que debe haber en todo gran desayuno es pan. Y más en uno tan grande como lo que supone organizar un brunch. Porque unas buenas tostadas sirven tanto para dar un plato dulce -con mermelada, mantequilla o frutas-, como salado -con un poco de salmón ahumado, unas rodajas de aguacate o un poco de tomate triturado y aceite de oliva-. Si además, eres de las que prefiere que cada rebanada esté recién tostada, crujiente y calentita, hazte con uno bonito como éste, con cuerpo de acero inoxidable de estética vintage, dos ranuras y seis niveles de calentamiento, entre los que destacan la función de descongelación, la de recalentamiento si se te ha quedado demasiado frío o la específica para bagels.

Comprar por 149,99 €

Para tus zumos naturales

Para tus zumos naturales

Para servir tus zumos naturales o simplemente agua, olvídate de los vasos y aprovecha la ocasión para llenar la mesa de color y estilo con unas copas de vino de tamaño medio como éstas. Porque no todo tiene que ser tan encorsetado y formal como para no buscar entre el menaje que tienes para reinventarlo. Si sirves un vino, bien. Si no, también. Están fabricadas en vidrio resistente, pero apto para lavavajillas.

Comprar por 3,95 €

La sartén para tus tortitas

La sartén para tus tortitas

Uno de los platos que calificamos siempre de 'capricho' y dejamos para los fines de semana suelen ser las tortitas. Porque requieren más trabajo de lo habitual y, a diario, solemos ir con prisa. Además, no tienen por qué ser muy calóricas, pues con harina de avena, por ejemplo, fruta y una mantequilla de cacahuete quedan nutritivas y deliciosas. Si las quieres con una circunferencia perfecta, hazte con una sartén especial como ésta, con mango antideslizante y resistente al calor, para no quemarte, con una superficie interna revestida de materiales antiadherentes (evitarás que se peguen y facilitarás su limpieza) y, lo más importante, con varios círculos para añadir la masa y que solo tengas que estar pendiente de que se doren.

Comprar por 17,19 €

Una panera para tu selección de bollos

Una panera para tu selección de bollos

Para llevar la deliciosa selección de panes a la mesa, los croissants y los pains au chocolate (un toque francés, a veces, es indispensable) nada mejor que una panera de algodón, práctica y funcional, con unas medidas lo suficientemente amplias como para que haya al menos un par de piezas por comensal. Además, tiene un diseño bicolor en varios colores que combinan a la perfección sea cual sea la mesa que te propongas crear, más o menos rústica.

Comprar por 8,20 €

Detalles bonitos y personales

Detalles bonitos y personales

Al margen del menaje de cocina que puedes utilizar en un brunch o en cualquier reunión que organices en torno a una mesa, hay otros detalles igualmente importantes, como el mantel que pones (o no pones) o las servilletas que das a cada invitado. Puedes optar por unas de papel, las hay realmente originales y bonitas, o por unas de algodón 100% que sumarán puntos de elegancia. A nosotros nos gustan con estampado floral o elementos de la naturaleza, porque nos acerca un poco más a ella.

Comprar por (17,95€) 8,95 €

Unas varillas para tus masas

Unas varillas para tus masas

Sea cual sea el dulce que vayas a servir durante tu brunch, si es casero, gustará mucho más. Pueden ser unas magdalenas, pueden ser unas tortitas o un bizcocho. Pero todos necesitan una buena masa y, para ello, unas varillas son indispensable y, además, deben ser buenas. Estas naranjas tienen un mango con acabado satinado, son aptas para el lavavajillas y no dañan las superficies de los recipientes en los que trabajes, aunque sean antiadherentes.

Comprar por 12,13 €

Cuencos de fruta

Cuencos de fruta

Una de las propuestas que suelen tener todas las cartas de brunch es siempre un poco de fruta. Porque siempre se agradece un bocado dulce, saludable y fresquito, ¿o no? Además, puedes tomarla tal cual o bien unirla a un yogur con granola o a unas tostadas con queso fresco. En este caso, con lo colorida que es, la presentación es clave. Te animamos a que lo hagas en pequeños cuencos, de manera individual, para que cada uno tenga su ración. A nosotros nos encantan estos cuencos que añaden aún más color, pero de una manera armónica y, al estar fabricadas de doble vidrio, el punto de estilo es bastante original.

Comprar por 14 €

Un hervidor eléctrico

Un hervidor eléctrico

Otro de los pequeños electrodomésticos que marcarán la diferencia en tu brunch, es tener a mano un hervidor eléctrico para que cada invitado pueda calentarse su agua en el momento que quiera y disfrutar de una infusión durante o después del banquete. Éste dispone de una boquilla que evita los derrames, un indicador de temperatura para llegar a los grados exactos y una capacidad hasta para tres tazas. Está fabricado en acero inoxidable, con asa ergonómica y un filtro extraíble y lavable.

Comprar por (72,99€) 54 €

Para el aceite de tus tostadas

Para el aceite de tus tostadas

Si has preparado unas deliciosas tostadas y piensas servirlas con unas rodajas de tomate y un buen aceite de oliva, lo que necesitas es no llevar a la mesa la botella tal cual, sino hacerlo con una aceitera con tapón dosificador como ésta, fabricada en vidrio, acero inoxidable y con un tapón de silicona para un fácil manejo. Así, cada uno podrá servirse la cantidad deseada de manera individual y evitar que salga el chorro entero. Te servirá además si piensas poner una pequeña ensalada o cualquier plato que necesite cierto aliño.

Comprar por 6,50 €

Un exprimidor eléctrico

Un exprimidor eléctrico

No hay desayuno de hotel, de calidad y un brunch sin un buen zumo natural. Por favor, olvídate de los embotellados y dedícale unos minutos a esa dosis de vitamina C que vas a tomar. Créenos, su sabor es completamente diferente. Para que te sea más fácil y sencillo, utiliza un exprimidor eléctrico como éste, fabricado en acero inoxidable con sistema de servicio directo al vaso y una gran capacidad que te permitirá exprimir tantas frutas como quieras. Es muy fácil de limpiar, posee un filtro para retirar la pulpa si eres de las que lo eliminan y la presión que tendrás que ejercer es casi nula.

Comprar por (169,99€) 113,53 €

Una tabla de presentación

Una tabla de presentación

Todos los productos que puedes incluir en un brunch, no vamos a decir que son casi infinitos, pero casi. Por eso, no está de más que tengas siempre preparadas varias tablas de mármol como éstas, o de madera si lo prefieres, que te servirán para cortarlos y llevarlos directamente a la mesa. Además de para una presentación original. Desde pedazos de pastel, hasta cuñas de queso o una selección de embutidos. Tiene mango y colgador de piel marrón y sus colores nos encantan: blanco gris, terracota y marrón claro.

Comprar por 15 €

¿Te han gustado estas recomendaciones? Suscríbete aquí para recibir todas las semanas la guía de compras ¡HOLA!.

Lo último de: Selección Gourmet
Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema

Para poder comentar necesita ser usuario registrado de hola.com

Regístrate para comentar

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie