Marta Luisa de Noruega y Durek Verret

El 22 de septiembre cumplió 50 años

Marta Luisa de Noruega, sorprendida por su novio con un exclusivo regalo

Durek Verret regaló a la Princesa unas joyas de diamantes

por Beatriz Castrillo

Marta Luisa de Noruega ha llegado al medio siglo en una etapa muy dulce de su vida. La hija de los reyes Harald y Sonia cumplió 50 años el pasado 22 de septiembre. Una cifra redonda que celebró por todo lo alto con una gran fiesta en Los Ángeles en la que no faltaron ni la tarta, ni las velas , ni, por supuesto, su novio, el chamán Durek Verret, del que se ha vuelto inseparable desde que oficializaran su relación en la primavera de 2019. Desde entonces, y a pesar de los comentarios que les han perseguido desde sus inicios como pareja, ellos se han mantenido ajenos y han luchado por su amor contra viento y marea. Son muchos los gestos románticos que ambos se profesan con declaraciones de amor, mensajes y fotografías, pero en esta ocasión el gurú espiritual ha querido materializar el afecto que siente por su Princesa con un exclusivo regalo de cumpleaños: unas joyas de diamantes. Quien sabe si será el paso previo a una posible compromiso matrimonial.

VER GALERÍA

Ha sido el propio Durek el que ha contado que obsequió a su novia con unas piezas de la diseñadora Paige Novick, según recoge la revista noruega Se og Hor. Las alhajas de esta firma se caracterizan por ser “sofisticadas y divertidas, atemporales y modernas”, según reza en la página web de esta creadora que siguió los pasos de su madre, también joyera, y decidió lanzarse a vender sus diseños en 2008. Novick estudió en la universidad de La Sorbona en París y consiguió trabajar en Chanel. Se sabe que son un anillo de diamantes y otras piedras y una pulsera de diamantes. Están realizadas con oro de 18 quilates y las gemas proceden de la mina Argyle de Rio Tinto en Australia, uno de los mayores proveedores del mundo. En total, el chamán se habría gastado algo más de 8.000 euros en el regalo.

- Marta Luisa de Noruega, sin filtros: todo lo que cuenta en su docuserie

- Marta Luisa de Noruega entra en el Libro Guinness de los récords

Con motivo de su medio siglo de vida, la Casa Real noruega publicó varios retratos oficiales de la hermana del príncipe Haakon, en la que se la veía con un vestido rosa y una amplia sonrisa que sin duda es el fiel reflejo del buen momento personal que está viviendo. En Noruega, Marta Luisa pudo disfrutar de una fiesta sopresa con amigos y familiares en Bygdoy Kongsgard, una casa solariega en el noroeste de Oslo que es usada por el Rey Harald como residencia de verano. Durek no pudo acudir a esta celebración, pero no dudó en volver a sorprenderla con un fiestón en Los Ángeles, en concreto en su mansión de Beverly Hills, una villa de ensueño que tiene piscina, unas inmejorables vistas y siete dormitorios. “Feliz cumpleaños a mi reina, mi diosa, mi novia, madre y amiga. Me siento honrado de estar a tu lado en esta vida. Siempre me asombra tu belleza, tu sabiduría y tu gracia. Eres mi corazón de corazones, la estrella que brilla y me ilumina a mí y a tantos. Mi amor, te adoro y pasaré el resto de mi vida mostrándote mi amor y devoción”, son las palabras que dedicó a la Princesa.

VER GALERÍA

Con el recuerdo de tantas celebraciones, Marta Luisa de Noruega afronta este curso con muchos retos. Planea mudarse con sus hijas a Estados Unidos para empezar una nueva vida con su pareja, ahora que las restricciones por el coronavirus parece que se han relajado, aunque seguiría manteniendo su casa en Noruega para poder ir de vez en cuando. “Debemos tener un hogar en Noruega. Todavía estaremos mucho por aquí. No podemos dejar la hermosa Noruega por completo”, manifestó en declaraciones a VG. Además, su camino de meditación y autoconocimiento la han hecho tomarse las críticas de otra manera. “He aprendido a tolerar los comentarios. Tengo que ser firme. Hay personas que piensan que debería ser como todos los demás y no tener mis propias opiniones”, aseguró en la misma entrevista.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie