Erling Lorentze y su pareja Ebba

El país está de luto

Noruega lamenta la muerte de Erling Lorentzen, el cuñado del rey Harald

Era el viudo de la princesa Ragnhild, la hija mayor del rey Olav V

por Raquel Barahona

El rey Harald de Noruega ha recibido este martes una triste noticia al conocerse la muerte de su cuñado, Erling Lorentzen, quien fuera esposo de su hermana Ragnhild de Noruega. El empresario ha fallecido a los 98 años de edad a causa de una enfermedad, tal y como ha informado la agencia de noticias noruega NTB. Horas después, la defunción ha sido confirmada a través de un comunicado oficial por la Casa Real de Noruega. "Con mucha tristeza hemos recibido la noticia de que Erling Sven Lorentzen ha fallecido", se lamentaba el rey Harald en nombre de toda la familia. También aprovechaba para enviar un mensaje de cariño y apoyo a sus seres queridos quienes han perdido a un "gran padre, suegro, abuelo y bisabuelo", finalizaba el soberano, con quien ha compartido bonitos momentos juntos, incluso después de la muerte de la Princesa en 2012. En 2019 Erling acudió con su pareja Ebba al servicio de confirmación de la princesa Ingrid Alexandra.

VER GALERÍA

Erling era el guardaespaldas de Ragnhild de Noruega cuando ambos se enamoraron. Se casaron en 1953, ocho años después de conocerse, y tuvieron tres hijos; Haakon (66), Ingeborg (64) y Ragnhild (52). Su matrimonio despertó la polémica entre la sociedad noruega ya que era complicado aceptar un matrimonio civil dentro de la Casa Real por aquel entonces y ambos cambiaron su residencia a Rio de Janeiro, lugar en el que Erling estableció alguno de sus negocios. En 1968 fundó Aracruz Celulosa, una empresa que se dedicaba a la fabricación de pulpa de celulosa y papel. El cuñado del Rey poseía un 28% de la compañía, que vendió en su totalidad en el año 2008.

Durante la Segunda Guerra Mundial tuvo un papel relevante al alistarse a las filas de combate cuando apenas tenía 17 años para luchar contra el ejército alemán y, años más tarde, convertirse en oficial de movimiento de resistencia y en guardaespaldas de la Familia Real de Noruega, donde conoció a la Princesa. Según confesaba la experta en la monarquía escandinava Caroline Vagle Dagbladet, su historia de amor fue maravillosa y Ragnhild tenía un mensaje para su esposo antes de fallecer. "Ella quería que me jubilara", aseguraba Erling, quien se había mantenido activo profesionalmente. Explicaba también que siempre recibió el apoyo de su mujer y que estaba seguro de que ella se sentía muy orgullosa de lo que tanto él en solitario, como conjuntamente, habían conseguido. "Es triste seguir viviendo sin ella", confesaba el empresario según Caroline. 

VER GALERÍA

Así se reinventaron las Casas Reales este año marcado por el COVID-19

Harald, Sonia y Haakon de Noruega, volcados con las víctimas de un corrimiento de tierra

El rey Harald tendrá la oportunidad de despedir a su cuñado en un funeral del que todavía no se conocen los detalles pero al que se espera que acudan numerosos miembros de la Familia Real, según informa el medio británico Royal Central. A sus 84 años, el padre del príncipe heredero Haakon Magnus es un gran aficionado a los deportes de caza, la pesca y el esquí. Está muy comprometido con las causas medioambientales y es el presidente en representación de su país de la Fundación Mundial de la Naturaleza. Algo que su primogénito ha heredado ya que es habitual verlo junto a Mette-Marit y sus tres hijos, Marius (de una relación anterior de ella), la princesa Ingrid y el príncipe Sverre realizar actividades al aire libre.

El pasado verano, la pareja disfrutaba de unas vacaciones en las islas Lofoten, en el círculo polar ártico y semanas después se marcharon a las montañas con una mochila para recorrer algunos de los paisajes naturales más impresionantes del país. La Familia Real de Noruega ha pasado unas navidades un tanto accidentadas; los reyes Harald y Sonia tuvieron que pasar una cuarentena preventiva al detectarse un caso de coronavirus cercano en su entorno, y Mette-Marit tuvo que ser trasladada de urgencia a un hospital al sufrir un accidente en la nieve, donde se encontraba practicando esquí junto a su familia. Finalmente, la princesa heredera sufrió una fractura en el coxis y aprovechó los días festivos para tomarse un descanso. Previamente, el rey Harald se sometió a una operación de corazón para sustituir una válvula cardíaca de la que salió con éxito.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie