Carolina de Mónaco y Pierre Casiragui, junto al rey Felipe de Bélgica, asisten al funeral de Max de Baden

El fallecido era primo hermano del rey Carlos III y primo segundo de doña Sofía

Por Ana Dorado

El príncipe Alberto de Mónaco ha viajado hasta Alemania para asistir al funeral del aristócrata Max de Baden, que falleció el pasado 29 de diciembre a los 89 años en su castillo de Salem. El monarca monegasco no ha estado solo en este solemne acto fúnebre, sino que ha contado con la compañía de su hermana Carolina y su sobrino Pierre Casiraghi. En esta ocasión, la gran ausente ha sido la princesa Charlene a la que sí pudimos ver a principios de año en la despedida del arzobispo Bernard Barsi, religioso que mantenía una estrecha relación con la familia Grimaldi. 

VER GALERÍA

A estas honras también han acudido otros miembros de la realeza europea como el rey Felipe de Bélgica, que ha compartido una conversación con el príncipe Alberto a la salida de la Iglesia, nobles germanos renombrados como Alejandro Schaumburg-Lippe y personalidades del mundo de la política como el primer ministro de Baden Winfried Krestchmann. Cabe recordar que Max de Baden tenía grandes conexiones con las monarquías del viejo continente, puesto que era primo en segundo grado de la reina emérita doña Sofía y primo hermano del rey Carlos III de Inglaterra. 

VER GALERÍA

Confirmado: los reyes Felipe y Letizia asistirán al funeral de Constantino de Grecia

Los miembros de la realeza que irán a la capilla ardiente: últimos datos del funeral del rey Constantino

Max de Baden era descrito como un hombre sencillo y con los pies en la tierra por aquellos que lo conocían. Hijo de Teodora de Grecia y Dinamarca, hermana del fallecido Duque de Edimburgo, y Maximiliano de Baden, estudió economía en la universidad de Munich. En 1966, pasó por el altar con su Alteza Imperial y Real Valerie de Austria, bisnieta de la emperatriz Sisi. Fruto de este amor nacieron sus cuatro hijos: María Luisa (53), Bernardo (52), Leopoldo (51) y Miguel (46). Además, tenía cuatro nietos. 

VER GALERÍA

Con la abolición de la monarquía y la nobleza en 1918 en Alemania, también desaparecieron todos los privilegios de sus casas. Desde entonces, Max Baden se mantuvo en un discreto segundo plano, dedicado a los negocios familiares, entre los que se encontraban fábricas y viñedos, y a regir las distintas propiedades inmobiliarias que tenía alrededor del país, muchas de ellas se tuvieron que poner en venta para solventar deudas. De la misma manera, desarrolló una gran labor filantrópica como voluntario activo en la Cruz Roja y el cuerpo de bomberos. 

VER GALERÍA

Don Felipe expresa su orgullo a los residentes españoles en Alemania por su 'valentía, responsabilidad y representación'

El príncipe Harry asegura que ha escrito su libro de memorias con la intención de proteger a sus sobrinos