jazmin-getty

HOLA! USA entrevista a Jazmin Grace Grimaldi sobre su próxima aventura con Pauline Ducruet

Las nietas de la princesa Grace competirán en una carrera de 'rally' femenina

por Alisandra Puliti

Unión familiar en su máxima expresión. La hija del príncipe Alberto Jazmin Grace Grimaldi y la hija de la princesa Estefanía Pauline Ducruet, primas, amigas y ahora también competidoras, están a punto de participar en una aventura que ningún miembro de la Familia Real de Mónaco había probado antes: una carrera de rally todoterreno de nueve días por el desierto marroquí. “Lo curioso es que no planeamos esto”, cuenta Jazmin a HOLA! USA sobre su participación en el femenino Rallye Aicha des Gazelles du Maroc junto a su prima hermana.

VER GALERÍA

¡Llega la 'princesa' del desierto! La aventura para la que se prepara Paulina Ducruet

Un 'príncipe' del rock para una 'princesa' Grimaldi, descubre al 'yerno' de Alberto de Mónaco

Las ‘otras’ Grace que siguen llegando a Mónaco

El príncipe Alberto hace sitio a su hija Jazmin en la vida pública de Mónaco

“Fue una especie de casualidad lo que nos llevó a hacer esto juntas, y que todavía me parece increíble. Esto no es solo un rally que solo dura nueve días en el desierto, creo que es una experiencia para toda la vida”, nos cuenta esta princesa a la carrera. Jazmin, que creció en Estados Unidos, y Pauline, que estudió diseño en Nueva York, donde tuvo oportunidad de relacionarse más con su prima y frecuentar el trato, no estarán juntas en el mismo equipo. Aún así: “Todavía podemos disfrutar de esta experiencia”. Y no, no existe rivalidad familiar, en todo caso rivalidad sana.

VER GALERÍA

Jazmin es una princesa atípica, sin título, sin tratamiento, sin lugar en la vida oficial de la Familia Real de Mónaco, y así vive: atípicamente. “Al principio, nuestra familia dijo: ‘No puedo creer que vayáis a hacer esto’, pero somos mujeres dueñas de nosotras mismas y, cuando decidimos algo, vamos a hacerlo. Ahora nos entienden y están igual de entusiasmados”, cuenta esta cantante de jazz en ciernes porque, además de sangre azul, le corren por las venas los genes artísticos de Estefanía y Grace de Mónaco.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Todo está a punto. Hace aproximadamente un mes, Jazmin y la hija de la princesa Estefanía viajaron a Moab, Utah, con sus compañeras de equipo, Kiera Chaplin, nieta de Charlie Chaplin, y Schanel Bakkouche, respectivamente, y el resto participantes de Estados Unidos, con el fin de obtener sus certificaciones y comenzar a entrenar para la carrera femenina que dará comienzo el próximo 16 de marzo. “Nunca había hecho algo así antes”, explica la nieta de la princesa Grace. “Me gustan los deportes de aventura. He hecho paracaidismo en Australia, he hecho puenting… Pensé que sería un desafío personal para mí”.

Durante su estancia en el desierto, las mujeres no tendrán acceso a sus teléfonos móviles ni otros dispositivos tecnológicos y tendrán que usar sistemas de seguimiento satelital para navegar. El único momento en el que podrán conectar con sus seres queridos es cuando regresen al área de descanso para dormir en la tienda. “En realidad, estoy muy emocionada por tener esta oportunidad de desconectar de todo durante este período de tiempo en Marruecos”, nos confiesa la creadora del Fondo Jazmin.

VER GALERÍA

Jazmin Grace Grimaldi podrá despedirse de su tía la princesa Estefanía, ya que presidirá el inicio de la carrera de la categoría de vehículos eléctricos de Mónaco. Una vez que finalice la competición, también habrá una gala de celebración que será otro gran momento para ella. “Espero que algunos de los miembros de mi familia estén allí”, cuenta Jazmin, a la que se le acumulan las buenas noticias, ya que debutará próximamente con su nuevo single, Intrépido, sobre el poder de las mujeres, razón también de este rally. “Eso fue lo que me impulsó a unirme a esta manifestación: todas estas mujeres se unieron para compartir un objetivo común y levantarse mutuamente cuando lo necesitemos y trabajar juntas como equipo”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie