Lujo y exclusividad en estado puro para los recién casados Alberto y Charlene de Mónaco en Sudáfrica

Los príncipes se alojan en la suite presidencial del Oyster Box, uno de los hoteles más opulentos del continente y en el que ofrecerán la tercera recepción real por su boda

por hola.com

VER GALERÍA


Charlene Wittstock ha regresado a su país convertida en Alteza Serenísima tras su boda con Alberto de Mónaco. El príncipe Alberto quiso que el destino escogido para su luna de miel comenzara en Sudáfrica, porque quería que su primer viaje oficial de su esposa como princesa de Mónaco fuera al país que la vio nacer. Y así ha sido. Alberto de Mónaco y su bella esposa Charlene aterrizaron en Sudáfrica para comenzar una luna de miel que compaginarán con algunos compromisos de Alberto como miembro del Comité Olímpico Internacional. Una de las primeras visitas de la pareja real ha sido a Durban para asistir a la 123 sesión del Comité Olímpico internacional, que elegirá la ciudad encargada de organizar los Juegos Olímpicos de invierno en 2018. Mientras Alberto de Mónaco participa en las sesiones del COI, Charlene aprovechará para visitar instituciones humanitarias en Ciudad del Cabo y se reunirá con el Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu.


VER GALERÍA
Pinche sobre la imagen para ver más fotografías




Tercera recepción por su boda

Los recién casados se han alojado en la exclusiva y lujosa suite presidencial del hotel Oyster Box, en Umhlanga, una localidad situada a 15 kilómetros de Durban. La suite, que cuesta al día 5.100 euros, tiene 450 metros cuadrados divididos en dos niveles a los que se accede a través de un ascensor propio, piscina privada y terraza con salón privado con vistas al Océano Índico, desde donde habrá podido experimentar una de las emociones más maravillosas de las que hablaba Charlene: “redescubrir el cielo africano" . 


VER GALERÍA


En este hotel, donde se han alojado personalidades como los príncipes Guillermo y Harry o la modelo Naomi Campbell, será donde la pareja celebre una tercera recepción por su boda el próximo 7 de julio para cuatrocientos invitados, entre los que estarán sus amigos más cercanos. De momento los detalles de esta recepción real se mantienen en secreto, pero el chef Kevin Joseph ha revelado que será un menú “de temporada y con un toque sudafricano”. Se espera que a esta velada asistan algunos representantes de la aristocracia europea como el gran duque de Luxemburgo, Henri von Nassau-Weilburg, el príncipe Federico de Dinamarca , la princesa Ana del Reino Unido, el rey Mswati III, de Swazilandia y el rey zulú Goodwill Zwelithini. Esta fiesta pondrá el broche final a sus nupcias reales y entonces comenzarán verdaderamente su luna de miel.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie