Alberto II de Mónaco celebra el Día Nacional y su primer aniversario como soberano

El Príncipe estuvo arropado por sus hermanas y sobrinos en los actos conmemorativos

por hola.com

El Principado de Mónaco ha festejado estos días los tradicionales actos conmemorativos del Día Nacional y ha recordado, asimismo, el primer aniversario de los fastos internacionales por la entronización del [príncipe Alberto]. Como el año pasado, la ocasión se celebró con una misa de acción de gracias en la catedral de Mónaco, oficiada por el arzobispo Bernard Barsi; un desfile de la guardia real que la Familia Real al completo presenció desde el balcón de palacio; un almuerzo con los invitados al acto, un espectáculo en la ópera de Montecarlo y un castillo de fuegos artificiales en el puerto.

Parece que el deseo de Raniero de Mónaco de ver unida a la familia, lo ha conseguido definitivamente su sucesor, Alberto II, que ha celebrado su segunda festividad nacional como soberano, arropado por sus hermanas y sus sobrinos, compareciendo todos como una gran piña ante los miles de ciudadanos monegascos en los actos programados. Pero además de la buena relación familiar, la soltería del príncipe Alberto y la ausencia destacada de su novia, Charlene Lynette Wittstock, volvieron a acaparar la atención de los medios de comunicación.

Después de asistir a una emotiva misa de acción de gracias en la catedral monegasca, Alberto de Mónaco se ha asomado al balcón principal del palacio de los Grimaldi para saludar al nutrido grupo de conciudadanos que ha acudido a felicitarle. Como decíamos, junto a él han estado sus hermanas, las princesas Estefanía y Carolina de Mónaco, esta última acompaña de su marido, Ernesto de Hannover, y la hija de ambos, la princesa Alejandra, así como también sus sobrinos Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi. En esta ocasión tan especial, como no podía ser de otra manera, las princesas Carolina y Estefanía volvieron a hacer alarde de su elegancia. Carolina eligió un conjunto de Chanel formado por una chaqueta negra guateada con botones metálicos y con cuello y puños de piel, y Estefanía, un traje de cuadros de inspiración británica con cintas de piel abrochadas en la cintura para marcar la silueta. Otra de las reinas de la jornada fue la hija pequeña de la princesa Carolina, Alejandra, que hizo las delicias de todos con sus ocurrencias.

"Satisfecho de lo que he hecho este año"
Los festejos culminaron ayer por la noche en la ópera de Montecarlo, con la Familia Real monegasca vestida de largo presidiendo desde el palco del engalanado teatro de finales del siglo XIX y con una ausencia destacada: la princesa Estefanía. El príncipe Alberto llegó a la cabeza de los Grimaldi, seguido de la [princesa Carolina], que lucía un elegante vestido negro con escote de palabra de honor de Chanel; su esposo, Ernesto de Hannover, y detrás de ellos los hijos de Carolina de Mónaco.

Por otro lado, y con motivo del primer aniversario de su entronización, el príncipe Alberto II ha declarado en una entrevista publicada por el diario local Nice Matin estar “muy satisfecho de todo lo que ha hecho” durante este año al frente del pequeño Estado de la costa mediterránea. El soberano monegasco asumió la regencia en marzo de 2005 cuando su padre se encontraba muy enfermo, aunque su ascensión al trono no se produjo hasta el 12 de julio de 2005, tres meses después de el fallecimiento de príncipe Rainiero III, y su coronación internacional hasta noviembre de 2005 coincidiendo con estas fechas.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie