apertura Parlamento

Isabel II y la duquesa de Cornualles lucen sus joyas más significativas en la apertura del Parlamento

La monarca, acompañada de su hijo mayor y su esposa, ha presidido el primer acto público desde la muerte del duque de Edimburgo

por Raquel Barahona

La apertura del Parlamento británico que ha tenido lugar este martes en el Palacio de Westminster ha estado marcada por la ausencia del duque de Edimburgo, y por la primera ocasión en que la reina Isabel II se sienta sola en el altar. El evento, con un aforo reducido por las medidas impuestas ante la crisis sanitaria, ha sido el escenario para que algunos miembros de la Familia Real destaquen, a través de algunos elementos en su atuendo, el apoyo a la Corona inglesa en uno de sus momentos más delicados. La reina Isabel II junto a la duquesa de Cornualles han sido las grandes protagonistas de esta jornada, en la que han destacado el importante papel de sus joyas. La monarca ha lucido para este día su conjunto de broches aguamarina dispuestos en la parte izquierda de su traje. Estas dos piezas formadas por preciosas piedras con formas ovaladas y redondas de color azul pálido han estado presentes en su joyero desde antes de acceder al trono británico en 1952.

De hecho, tienen un significado conmovedor para la monarca ya que fueron un regalo de su padre, el rey Jorge VI, en 1944 con motivo de su 18 cumpleaños cuando todavía ostentaba el título de Princesa. Pero no es la primera vez que hemos visto a la Reina lucir estas gemas como un único broche. La última aparición que hizo con ellas fue en mayo de 2020 con motivo de la celebración del Día de la Victoria en Europa al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en la que la soberana dio un emotivo discurso desde el castillo de Windsor, donde se aisló por la pandemia de la Covid-19.

La duquesa de Cornualles acudía a la cita junto al príncipe Carlos con un elegante vestido y abrigo en color crema, un sombrero a juego y uno de sus zapatos favoritos: los clásicos Chanel blancos con la punta oscura. Camilla ha querido tener un conmovedor gesto con la reina de Inglaterra añadiendo a su indumentaria un significativo broche. La joya en particular es de cristal de roca y perteneció a la Reina Madre, aunque posteriormente fue entregado a la esposa del príncipe Carlos por la propia Isabel II como un obsequio que la Duquesa ha lucido como una bonita muestra de su apoyo en un día emotivo para la monarca. La parte posterior del broche es transparente por lo que consigue crear un efecto asombroso ya que adquiere el color de la prenda sobre la que se disponga. 

- Isabel II recuerda con orgullo la medalla que obtuvo por su mayor logro en la adolescencia

- El aniversario de boda más amargo de Carlos de Inglaterra y la duquesa de Cornualles

Los apoyos de la Reina

Isabel II ha hecho su primera aparición en un acto oficial desde que despidiera a su marido el pasado 17 de abril. Normalmente, la monarca acude a este tipo de actos con el traje tradicional conformado por la túnica de Estado de terciopelo carmesí y la corona del estado Imperial, que en esta ocasión, ha estado dispuesta sobre un cojín a lo largo de toda la ceremonia como ya ocurrió en 2019, cuando decidió llevar una joya más ligera. Muy fiel a su estilo, la soberana escogía un traje de Angela Kelly de color gris jacquard con motivos florales que combinaba con un sombrero a juego en el que reposaban algunas plumas y elementos florales, como de costumbre. El evento, ha estado marcado nuevamente por la presencia junto a Isabel II de su hijo mayor, el príncipe Carlos, heredero al trono británico. Ha sido él quien se ha mostrado junto a su madre a lo largo de la ceremonia como ya hizo en 2019 y también en junio de 2017.

Loading the player...

Haz click para ver el documental de Isabel II, su capítulo monográfico de la serie Royals. Puedes ver más en la nueva plataforma de vídeo ¡HOLA! PLAY, donde encontrarás programas de cocina, moda, decoración y documentales biográficos de ‘royals’ y ‘celebrities’. ¡No te lo pierdas!

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie