diana-rojo

Todos los lugares (conocidos y desconocidos) en los que se rinde tributo a Diana de Gales

Como cada 31 de agosto, la icónica princesa ha tenido un hueco en la memoria individual y colectiva de un país que le ha hecho eterna

por S. Acosta

Pocas figuras a lo largo de la historia se pueden comparar con la de Diana de Gales. Ante los ojos del Reino Unido la Princesa se transformó y pasó de ser Lady Shy (como la llamó la prensa británica en los inicios por su timidez) a la mujer capaz de enfundarse en el “vestido de la venganza” (ese que llevó el día que Carlos de Inglaterra confirmó su relación con Camilla). Su vida, su legado y, sobre todo, su trágico final la convirtieron en un icono del siglo XX. Eso lo sabe el sector del entretenimiento que sigue generando libros, series, documentales o películas sobre ella, igual que lo sabe la Casa Real, que sigue apostando por Diana como reclamo para sus exposiciones, la última ha tenido lugar después de la pandemia y ha sido con el vestido con el bailó con John Travolta.

VER GALERÍA

Como cada año por estas fechas, cuando se cumplen 24 años de su muerte, se multiplican las muestras de cariño, igual que ocurre cada 1 de julio, cuando muchos celebran el cumpleaños de la que sigue siendo Princesa de Gales. Estos son los lugares en en los que se rinde homenaje a Diana:

  • Althorp House. En la señorial casa de la familia Spencer, una propiedad con más de 500 años de historia, las banderas ondean a media asta todos días 31 del mes de agosto. En la casa en la que pasó una infancia no demasiado feliz, marcada por el divorcio de sus padres, reposan los restos de la Princesa. Aunque la tumba, situada en una isla artificial dentro de la finca, no se puede visitar, sí que hay un monumento en el que depositar flores en su memoria en este lugar de Northamptonshire, a unos 120 kilómetros del centro de Londres. En algún momento han surgido voces que apuntan a que el lugar en el que descansa la princesa no se encuentra del todo bien conservado, sin embargo, se han hecho renovaciones en los últimos años.

VER GALERÍA

  • Palacio de Kensington. Igual que Diana fue Princesa de Gales hasta su fallecimiento, un título que todavía conserva (asunto que Harry ha querido dejar claro en alguna de sus intervenciones) el Palacio de Kensington fue su residencia oficial hasta el día de su muerte. Allí sus hijos construyeron un jardín blanco en su memoria cuando se cumplieron los 20 años de su fallecimiento, el lugar está abierto al público y fue el elegido por los duques de Sussex para el posado ante los medios para anunciar su compromiso. Situado en el corazón de la capital y rodeado por los jardines de Kensington este lugar es frecuentado por londinenses y visitantes. Algunos de ellos deciden dejar un ramo a las puertas de la que fue su casa. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

  • El Puente del Alma. Pocos visitantes que llegan al parisino Pont de l’Alma se marchan sin recordar lo que le ocurrió a la Princesa en la orilla norte del río Sena el 31 de agosto de 1997. Allí la exmujer del Heredero de la Corona británica perdió la vida en un accidente de tráfico, mil veces analizado, después de haber cenado en el Hotel Ritz junto a Dodi AlFayed. La llama de cobre dorado, que fue ofrecida a la ciudad en 1989 como símbolo de amistad entre los Estados Unidos y Francia y que es una réplica del mismo tamaño que la que sostiene en su mano la Estatua de la Libertad de Nueva York, ha sufrido una peculiar transformación en el imaginario colectivo. Muchos de los que llegan a ella piensan que fue puesta allí en memoria de Diana y es en su pedestal de mármol negro y gris en donde depositan flores, fotos y cartas. Lo que sí se hizo en su honor fue ponerle el nombre de Diana a la plaza en la que se encuentra.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

  • Parque infantil Diana de Gales. También ubicado en los jardines de Kensington se encuentra un enorme barco pirata rodeado de tipis indios que hacen las delicias de más de un millón de pequeños visitantes al año. Se inauguró en el verano del año 2000 y su construcción se inspiró en Peter Pan, escrita por el célebre James Matthew Barrie, ya que en ese mismo el dramaturgo británico llegó a financiar un parque en 1906. El parque en memoria de Diana fue uno de los primeros que se adaptó para niños con distintas capacidades.

VER GALERÍA

  • Caminata conmemorativa. Los más activos pueden optar por los once kilómetros del paseo que se señalizó en su memoria y que recorren los jardines de Kensington, Hyde Park, Green Park y los jardines de St. James. La caminata forma un ocho (o un símbolo del infinito para los más románticos) y se puede seguir gracias a las rosas heráldicas que se encuentran incrustadas en el suelo y en las que se puede leer el nombre de Diana.  Lo inauguró el entonces Primer Ministro Gordon Brown en el año 2000 y curiosamente no contó con la presencia de ningún miembro de la Familia Real.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie