duquesa-bafta-cordon

Cinco razones por las que todas las miradas se volverán hacia la duquesa de Cambridge en los Bafta

Aunque faltan horas para que se entreguen los premios, la esposa del príncipe Guillermo se ha convertido en la auténtica protagonista de la gala

por hola.com

La expectación es máxima en Londres. Este domingo se entregan los premios de la Academia Británica de Cine y Televisión (BAFTA, por sus siglas en inglés) y los nominados no son los únicos protagonistas del evento. Hay una persona que acapara flashes y titulares incluso antes de que la gala se celebre. Se trata de la duquesa de Cambridge, cuya presencia en la ceremonia levanta pasiones ya sea por su estilismo, su elegancia o su saber estar. Esta edición, además, encierra varios motivos que hacen pensar que no será diferente y que la esposa del príncipe Guillermo volverá a brillar sobre la alfombra roja del Royal Albert Hall de Londres, como lo ha hecho en años anteriores.

VER GALERÍA

Embarazada de siete meses

La duquesa de Cambridge ha entrado en la recta final de su estado. Faltan sólo dos meses para que dé a luz a su tercer hijo y, por lo tanto, todas las miradas se dirigirán a su vientre, pues desde hace varias semanas se le nota ya la barriguita. En sus últimos actos, de hecho, la nuera del príncipe de Gales ha lucido orgullosa su embarazo, que parece que ahora le supone menos complicaciones que cuando se anunció la noticia, el pasado mes de septiembre. En aquel momento, el comunicado oficial informó de que la duquesa volvía a padecer hiperémesis gravídica y que las consiguientes náuseas matutinas que padecía le impedían acudir a algunos actos públicos. Esa etapa pasó y este domingo la esposa del príncipe Guillermo presumirá de curvas en la alfombra roja.

VER GALERÍA

Su vestido

Alexander McQueen es su gran apuesta cuando tiene que afrontar un acto de cierta envergadura. Así sucedió, por ejemplo, el día de su boda con el duque de Cambridge o, más recientemente, durante la cena de gala celebrada en su honor en Noruega, a principios de febrero. Curiosamente en aquel momento, Meghan Markle se encontraba en Londres en un evento al que acudió con un estilismo de la firma. La elección del vestuario de Catherine acaparará, una vez más, toda la atención de la gala de los premios Bafta, para los que también suele confiar en la citada marca. Es lo que ocurrió en la cena organizada en Los Ángeles por la Academia Británica de Cine y Televisión en el verano de 2011, cuando optó por un vaporoso vestido en tono lavanda claro, o en la edición pasada de los galardones, momento en el que se decantó por un traje negro de estampado floral al que modificó los tirantes para conseguir un cuello bardot.

Y la realeza llegó a Hollywood: la duquesa, como una estrella de cine sobre la alfombra roja

Las joyas reales... o no

Otra de las razones que explican el protagonismo de la duquesa de Cambridge en estos premios es, sin duda, las piezas del joyero que selecciona para el evento. Normalmente suele combinar las propias que nada tienen que ver con las que pertenecen a la Corona británica con otras que le presta la abuela de su marido, Isabel II. Eso mismo es lo que sucedía en 2017. Catherine lució para la edición pasada de los galardones tres piezas en total. La primera de ellas, unos aretes estilo chandelier con una gran piedra en forma de gota de color rosa en el centro, joya que no formaba parte de las que guarda la Reina.

En segundo lugar, escogió un gran brazalete que sí pertenece al joyero real y que incluye tres grandes diamantes en corte horizontal. Concretamente, se trataba de una pieza que la Monarca de Inglaterra recibió como regalo de bodas de su esposo y que estaba confeccionado a partir de una tiara de la madre de éste, que el duque de Edimburgo decidió convertir en varias joyas para que pudiera lucirlas Isabel II, entre las que se encontraba el anillo de compromiso. Por último, la duquesa de Cambridge llevó en su dedo anular el que le regaló su marido cuando se hizo oficial el anuncio de su boda.

VER GALERÍA

¿Apoyará al movimiento Time's Up?

Una de las cuestiones que tiene en vilo a la sociedad británica en los días previos a la entrega de los premios es si la esposa del príncipe Guillermo apoyará los movimientos Time's Up y #MeToo, que busca visibilizar y, sobre todo, combatir el acoso en la industria cinematográfica. Tanto en la presente edición de los Globos de Oro como en la de los Goya, la mayoría de actrices quiso reivindicar esta iniciativa y acudió con un vestido negro a la ceremonia, algo que se espera que vuelva a suceder este domingo.

Sin embargo, a los miembros de la Familia Real británica no se les permite manifestarse políticamente sobre ningún asunto, por lo que existe la duda de si, finalmente, la duquesa de Cambridge se solidarizará con la causa o cumplirá con el estricto protocolo de Buckingham. Según la prensa internacional, podría optar por una solución intermedia recurriendo a un look muy similar al del pasado año, cuando lució un vestido negro pero con estampado floral. En cualquier caso, su elección no pasará desapercibida, sea cual sea.

Su marido, sobre el escenario

El príncipe Guillermo es, desde el año 2010, presidente de la Academia. Su papel es destacado dentro de la ceremonia y la duquesa de Cambridge será, al igual que ha sucedido en ediciones anteriores, testigo de excepción del momento estelar de su marido. Éste tiene lugar cuando el nieto de Isabel II sube al escenario para hacer entrega del Bafta Fellowship, el galardón a la trayectoria profesional con el que se reconoce a todos aquellos que han contribuido de manera excepcional al mundo del cine, la televisión o los juegos. En 2017 el premio honorífico fue para el estadounidense Mel Brooks, del que el duque de Cambridge destacó su "talento sin igual". 

VER GALERÍA

Una de las anécdotas más divertidas y entrañables en este sentido tuvo lugar tres años antes. Entonces, el príncipe Guillermo hacía entrega del reconocimiento a la actriz Helen Mirren, quien había interpretado a su abuela, la reina Isabel II, en la gran pantalla. Al presentarla, el duque de Cambridge se refirió a ella como "una actriz extremadamente talentosa a la que probablemente debería llamar abuelita". Lo cierto es que no es la primera vez que Catherine ve cómo su marido despliega todo su talento en un evento público. Durante la gala White Winter a favor de la organización Centrepoint, el príncipe Guillermo se atrevió incluso a cantar al lado del rockero Jon Bon Jovi, protagonizando uno de sus momentos más memorables.

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie