La inspiración y el simbolismo que se esconde detrás del anillo de Eugenia de York

La Casa Real británica celebrará dos bodas en el 2018

La inspiración y el simbolismo que se esconde detrás del anillo de Eugenia de York

La nieta de la Reina de Inglaterra se ha comprometido con Jack Brooksbank con el que comenzó su relación en el año 2010

por hola.com

Horas después de que los Duques de York anunciaran el compromiso de Eugenia de York con Jack Brooksbank, se han compartido las fotografías oficiales del compromiso. Unas imágenes que se han tomado este mismo lunes en el Palacio de Buckingham y en el que la Princesa presume de un anillo que recuerda al que su padre, el príncipe Andrés, diseñó para su madre, Sarah Ferguson.

La joya, símbolo de su amor y con el que Jack pidió la mano a Eugenia durante un viaje a Nicaragua, está compuesta por un zafiro padparadscha rodeado de diamantes, una piedra muy original de color amarillo-rosa y que debe su nombre al sánscrito en el que significa "color de loto", aludiendo al parecido del tono con el de las flores de loto. Se cree que el hermoso anillo, que también por su forma recuerda a una flor, podría estar inspirado en el anillo de compromiso que el príncipe Andrés regaló a la Duquesa de York, un rubí birmano rodeado de diamantes, de un estilo y color similar al que hoy luce su hija.

Las fotografías oficiales del compromiso de Eugenia de York y Jack Brooksbank

¿Quién es el prometido de Eugenia de York?

Fue el 19 de marzo de 1986 cuando el príncipe Andrés anunció su compromiso con Sarah Ferguson a la que había conocido durante la infancia y vuelto a coincidir en algunas citas deportivas. Entonces ella lució el espectacular anillo que había diseñado el propio Duque de York y que tenía como protagonista a ese impresionante rubí que tenía que hacer juego con el color del pelo de Sarah. 

VER GALERÍA

El príncipe Andrés y Sarah Ferguson, que se habían comprometido en Escocia, se casaron en la Abadía de Westminster el 23 de julio de 1986. Durante su matrimonio tuvieron dos hijas, Eugenia y Beatriz, y después de cuatro años de público distanciamiento anunciaron su divorcio en mayo de 1996. Entonces Sarah perdió su título de Alteza Real pero si conservó el de Duquesa de York, que perdería de contraer nuevas nupcias. Aunque la historia de amor entre ellos no tuvo el más feliz de los finales, lo cierto es que la familia ha permanecido muy unida y no sorprende ver a los Duques de York en compañía de sus hijas, incluso compraron juntos hace dos años una propiedad de Verbier, Suiza. Precisamente es estación de esquí uno de los lugares favoritos de la princesa Eugenia y en donde conoció a Jack Brooksbank con el que se casará en el otoño del 2018.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie